Extraño lenguaje en la Iglesia a la Iglesia

 

Esto es tan llamativo que se escucha a sacerdotes, obispos, teólogos y cardenales hablar en estos términos. Más llamativo es esto cuando podemos traer a colación un ejemplo concreto, en este caso es la entrevista que diera siendo, en su momento, Rector de la Universidad Católica de Córdoba y actualmente Provincial de la Compañía de Jesús de la provincia argentino-uruguaya de la dicha Congregación religiosa, el padre Rafael Velasco SJ:

-¿Ha tocado fondo la Iglesia y de ahora en adelante tendrá que resurgir?

Creo que puede descender todavía más en fieles y en vocaciones. No es que la Iglesia se esté quedando sin fieles, sino que los fieles se van quedando sin Iglesia. Fieles hay, pero se van a otros lados. Por ejemplo nosotros los jesuitas estamos en un proceso de unificación. Brasil era cinco provincias, ahora va a ser una sola, España era cuatro provincias y ahora será una sola. Hay menos jesuitas porque hay menos vocaciones, hoy somos unos 16 mil en el mundo y calculamos que vamos a bajar hasta 14 mil y ahí se va a estabilizar. Pero llegamos a ser 36 mil jesuitas a mitad de la década de los ’60 con el Concilio Vaticano Segundo.

-¿Éste es un problema de los jesuitas o de toda la Iglesia?

-En general de toda la Iglesia. En los grupos de derecha las vocaciones crecen más, pero luego tienen muchas.

-¿Por ejemplo?

-El Verbo Encarnado, los lefebvristas.

-Benedicto XVI rehabilitó a los lefebvristas…

-Intentó traerlos de nuevo. Lo que hizo fue levantarles la excomunión a los cuatro obispos ordenados por monseñor Lefebvre. Luego hubo negociaciones para ver si formaban una prelatura. La Iglesia cedió mucho pero ellos no cedieron.

-Acá en Córdoba están los hermanos Espina…

-Esos se llaman sedevacantistas, declaran que la sede del Papa está vacante desde Pio XII está vacante. Que desde el Concilio Vaticano II todos los papas son unos impostores. Estos sedevacantistas creo que incluso están a la derecha de los lefebvristas.

-En la Iglesia, siempre hay algo más a la derecha…

-Si (risas). Siempre hay algo más, uno se puede sorprender muchísimo.

Ven? Está hablando de la falta de vocaciones en su congregación y en la iglesia en general, excepto en las congregaciones que él denomina “grupos de derechas” para terminar su “aporte” con la frase “siempre hay algo más a la derecha De la Iglesia.

Por otro lado venía escuchando al padre Santiago Martin fundador de los Franciscanos de María que me hacía notar un poco estas diferenciaciones en unas de sus alocuciones que llama “Actualidad Comentada” y que se publican semanalmente en Youtube. Pero lo que más me impulsó a hacer esta reflexión ha sido la siguiente carta de un seminarista que se la envió a un sacerdote y entre ambos le ha dado permiso al Blog Infovaticana para publicarlo. En esa carta les decía:

El motivo de mi consulta es su sincero consejo frente a una decisión importante en mi vida vocacional: mi seminario interno (o “noviciado”). Estos cuatro años de formación me han dado luces, y creo que Dios me llama a entregar mi vida por la salvación de las almas como sacerdote misionero. El seminario interno es un paso importante, ya que el implica una entrega más generosa a Dios mediante los primeros votos (pobreza, castidad, obediencia y estabilidad en nuestro caso) y el vínculo espiritual y jurídico con la congregación.

Luego hace una explicación de como durante su formación de niño y adolescente con los integrantes de otra congregación, que le inculcaron un el amor por la oración, la reverencia a la eucaristía, el servicio a los pobres, la santa modestia, etc. Estando en mi último año de bachillerato tuve una experiencia con los OMITIDO y me enamore por completo de la misión y de los más pobres. En mi se despertó poco a poco el deseo de consagrarme a la vida sacerdotal. Tuve un tiempo de discernimiento tanto con los Frailes Menores como los OMITIDO y la final decidí ingresar en el seminario con los OMITIDO.

Sin embargo Padre, el pensamiento y la práctica de nuestras comunidades son diametralmente opuestas cada día más.

Inicialmente veía algunas actitudes o gestos, posturas y decisiones que no entendía…las  dejaba pasar…no le prestaba atención. Lo veía como algo casual. Manifestaciones fortuitas. Pero el tiempo y la madurez me han empezado a alcanzar. A medida que avanzo en mi preparación como sacerdote, que estudio, que oro y me ejército en el apostolado;  puedo ver y conocer con mayor claridad las situaciones y el estado en que se encuentra mi provincia, y distinguir lo que corresponde al auténtico evangelio y lo que es simple ideología.

Parece ser que la misión del sacerdote para la gran mayoría (por no decir todos) de mis hermanos, tanto sacerdotes como de algunos seminaristas es ser “un político de la fe”, un caudillo revolucionario sin más, y donde la fe y la virtud parecen ser una mera formalidad de cortesía con los fieles.

Durante estos años, a pesar de mis tropiezos y faltas, he intentado ser fiel a este modelo de vida sacerdotal, el modelo que no es sólo de la Congregación de OMITIDO sino también de la iglesia.

Soy OMITIDO y me considero e intento vivir como tal, pero me es casi imposible hacerlo dentro de una comunidad que se dice OMITIDA. En nuestro seminario se vive actualmente una especie de dictadura, un pensamiento totalitario que no sé si puede seguir soportando Padre.

Aquel seminarista que va a la capilla temprano a orar, que no bebe ni fuma, que no se va de fiesta los domingos, que cumple con sus asignaciones y tareas, que se esfuerza por crecer en la virtud, en vivir una vida simple y modesta…es inmediatamente etiquetado como “tradicional”, “Conservador”  y es eliminado, porque no es un “auténtico misionero”.

Tuve un formador que inclusive me dijo que si “seguía orando tanto debía de irme del seminario, porque ese no era el estilo del misionero”, cuando lo único que hacía era llegar temprano a la capilla para tener mi espacio de meditación.

Nuestras comunidades parroquiales corren el riesgo de morir lentamente (espiritual y materialmente), por el acomodamiento de los padres, su falta de fe y caridad….y ante esto a nosotros se nos dice paradójicamente que es lo “natural” de la misión, y se nos impone además un modelo de misión, de iglesia y de ministerio en pro de la “liberación” de los pobres, el cual ha fracasado y es simplemente incompatible con nuestras propias reglas comunes y estatutos. A veces pienso que la misión de San OMITIDO se ha desvanecido. 

Es que me pregunto Padre…¿En dónde quedó aquel celo por las almas? ¿La sencillez? ¿La mortificación?….¿La verdad?

Hay días que rezo solo el breviario en la capilla, porque nadie va a la oración.Para confesarme tengo que ir a una parroquia lejos del seminario, porque según unos padres “¿Qué pecados tan serios para confesar podría tener un seminarista?.. eso no es necesario, con la bendición es suficiente”

Si un padre dice una plegaria eucarística completa, sin cambiarle nada a su antojo, es por obra y gracia de Dios.  Para la JMJ, tuve la osadía de ponerme mi sotana como cualquier seminarista…y ya se imaginara la reacción y los comentarios. Decir la palabra “transubstanciación”, “pecado” o “gracia”, raya en el insulto ante los ojos de mis formadores.

Mi director espiritual me anima a continuar con mi vida de fe, a resistir, pero a la vez considera que no son grandes estos problemas que le he expuesto.
Me duelen estas situaciones Padre. Como lo he manifestado, amo a la Congregación de OMITIDA. A veces me siento desanimado y pienso en retirarme, pero estoy consciente que sin la Cruz no hay resurrección.

Durante estos años he permanecido aquí, buscando la voluntad de Dios en mi vida, y se aproxima una etapa fundamental. 

En mi mente surgen muchas preguntas Padre: ¿Vale la pena continuar en una comunidad que parece ya no creen en la iglesia, en su misión, y ni siquiera en Jesucristo?¿Cómo podría llevar un ministerio sano en estas circunstancias?¿Estoy siendo demasiado exigente a caso? ¿Debería de ir a mi seminario interno? ¿Hay todavía espacio dentro de esta comunidad para mi?  ¿O en la iglesia para un seminarista que piense de esta forma?

Cuando uno lee esta carta ¿Acaso no se parece mucho a lo que se vive en cada comunidad parroquial? Cualquier, ya no digo sacerdote ni seminarista, cualquier laico que quiera llevar este tipo de vida ya es cuestionado y tratado como un retrógrado, un conservador, un antiguo. ¿O no? Vivir una vida cristiana a conciencia, con una búsqueda sincera de la santidad plantea estos mismos problemas a quien quiera llevarla a cabo ¿o es sólo mi impresión de laico extemporáneo?

Publicado en Actualidad eclesial, Uncategorized | Deja un comentario

Tercera Semana de Pascua – Año Par Del 6 al 11 de mayo de 2019

 

 

logodominicos

 

Evangelio
del día y comentarios a la Palabra diaria

Tercera
Semana de Pascua
– Año Par

Del
6 al 11 de mayo de 2019

Ir a: lunes
/ martes
/ miércoles / jueves / viernes / sábado

 Lunes 

6 de Mayo de 2019  

Trabajad
por el alimento que perdura para la vida eterna

Primera
Lectura

Lectura
del libro de los Hechos de los apóstoles 6, 8-15

En aquellos días, Esteban, lleno de gracia y poder, realizaba
grandes prodigios y signos en medio del pueblo. Unos
cuantos de la sinagoga llamada de los libertos, oriundos
de Cirene, Alejandría, Cilicia y Asia, se pusieron a
discutir con Esteban; pero no lograban hacer frente a la
sabiduría y al espíritu con que hablaba. Indujeron a
unos que asegurasen: – «Le hemos oído palabras blasfemas
contra Moisés y contra Dios.» Alborotaron al pueblo, a
los ancianos y a los escribas, agarraron a Esteban por
sorpresa y lo condujeron al Sanedrin, presentando
testigos falsos que decían: -«Este individuo no para de
hablar contra el templo y la Ley. Le hemos oído decir
que ese Jesús de Nazaret destruirá el templo y cambiará
las tradiciones que recibimos de Moisés.» Todos los
miembros del Sanedrin miraron a Esteban, y su rostro les
pareció el de un ángel.

Salmo

Sal
118, 23-24. 26-27. 29-30 R. Dichoso el que camina en la
voluntad del Señor.

Aunque los nobles se
sienten a murmurar de mí,

tu siervo medita tus leyes;

tus preceptos son mi delicia,

tus decretos son mis consejeros. R/.

Te expliqué mi camino, y
me escuchaste:

enséñame tus leyes;

instrúyeme en el camino de tus decretos,

y meditaré tus maravillas. R/.

Apártame del camino falso,

y dame la gracia de tu voluntad;

escogí el camino verdadero,

deseé tus mandamientos. R/.

Evangelio
de hoy

Lectura
del santo evangelio según san Juan 6,22-29

Después que Jesús hubo
saciado a cinco mil hombres, sus discípulos lo vieron
caminando sobre el lago. Al día siguiente, la gente que
se había quedado al otro lado del lago notó que allí no
habla habido más que una lancha y que Jesús no había
embarcado con sus discípulos, sino que sus discípulos se
habían marchado solos. Entretanto, unas lanchas de
Tiberíades llegaron cerca del sitio donde habían comido
el pan sobre el que el Señor pronunció la acción de
gracias. Cuando la gente vio que ni Jesús ni sus
discípulos estaban allí, se embarcaron y fueron a
Cafarnaún en busca de Jesús. Al encontrarlo en la otra
orilla del lago, le preguntaron: – «Maestro, ¿cuándo has
venido aquí?» Jesús les contestó: – «Os lo aseguro, me
buscáis, no porque habéis visto signos, sino porque
comisteis pan hasta saciaros. Trabajad, no por el
alimento que perece, sino por el alimento que perdura
para la vida eterna, el que os dará el Hijo del hombre;
pues a éste lo ha sellado el Padre, Dios.» Ellos le
preguntaron: – «Y, ¿qué obras tenemos que hacer para
trabajar en lo que Dios quiere?» Respondió Jesús: – «La
obra que Dios quiere es ésta: que creáis en el que él ha
enviado.»

Reflexión
del Evangelio del día

Esteban es uno de los
siete “diáconos” elegidos para atender a las necesidades
materiales de la primitiva comunidad cristiana, donde
parece que había una cierta discriminación. No obstante,
él no es sólo un buen administrador, sino un verdadero
apóstol, predicador “lleno de gracia y poder”. Como
Jesús, realiza “grandes prodigios y signos en medio del
pueblo”. Y, también como Jesús, selló con su vida sus
palabras. Fue su primer testigo.

Testigo
del mensaje de Jesús

El servicio, en la
Iglesia, no consiste solo en compartir bienes materiales
–siempre necesarios y muchas veces urgentes-, sino sobre
todo en anunciar la Palabra de Dios a todos. En hacerlo
de manera convincente y sin rehuir el debate, que a
veces puede ser vivo y conflictivo. En nuestro mundo,
que valora mucho el ejemplo de quien es consecuente con
su fe, hace falta también apoyar nuestras creencias en
razones de peso, que se dirijan con rigor no solo al
corazón, sino además a la inteligencia de quien desea
comprender. Ya dijo san Pedro que tenemos que ser
capaces de “dar razón de nuestra esperanza”.

Nacido en el judaísmo, el
mensaje de Jesús, que predicaba Esteban, iba más allá de
la ley y del templo. Se apoyaba en la larga tradición de
Israel, pero contemplada con ojos nuevos, asumida en la
perspectiva de un Dios de misericordia que dio su vida
por nosotros en la entrega de su Hijo por amor. Un Dios
al que podemos encontrar no sólo en el templo, sino en
cada ser humano, que lleva en sí la imagen de su Creador
y nos hace presente a Jesús cuando ejercemos con él la
misericordia.

Un mensaje así, proclamado
con pasión, puede conducirnos al enfrentamiento con los
criterios de este mundo que no acepta tales valores,
aunque los esté echando de menos sin saberlo. Nuestra
tarea es ser testigos de su validez y de su necesidad
para dar sentido a la vida humana sobre la tierra.

Un
mensaje que viene de arriba

A Jesús lo buscaba la
gente porque había saciado sus deseos materiales cuando
multiplicó el pan en una ocasión. Sin duda también
tenían hambre de otro pan más esencial, aunque no lo
sabían. Jesús reconoció que “andaban como ovejas sin
pastor”.

Es necesario mostrar a
nuestros contemporáneos esa necesidad superior, que con
frecuencia no se percibe a simple vista. Hace falta
trabajar “no por el alimento que perece, sino por el
alimento que perdura”, ocuparse “en los trabajos que
Dios quiere”. ¿Cómo hacerlo? Jesús mismo lo dice
claramente: “Este es el trabajo que Dios quiere: que
creáis en el que Él ha enviado”.

Puede parecer extraño que
Jesús hable de la fe como de “un trabajo”; ¿no es acaso
un don de Dios? Sin duda, así es, y Dios no lo niega a
nadie. Sin embargo, no todo el mundo tiene fe. ¿No será
que tenemos que “trabajarla” un poco? Es decir, primero,
descubrirla con interés: descubrirnos creyentes, “creer”
que creemos, convencernos de que aceptamos que existe
Dios, que Dios nos quiere, que es Jesús quien nos lo ha
revelado, porque ha venido de parte de Él para eso. Y
luego, vivir lo que creemos, llevar la fe a la vida,
iluminar desde “arriba” lo que hacemos por aquí abajo.
Esfuerzo laborioso, pero cien por cien gratificante.

¿Por qué crees que
tienes fe? ¿Y por qué tienes fe en lo que crees?

 

Emilio Fray
Emilio García Álvarez

Convento
de Santo Tomás de Aquino (Sevilla)


Enviar
comentario al autor/a

Volver
arriba

 

 Martes 

7 de Mayo de 2019  

Señor,
danos siempre de este pan

Hoy celebramos: Beato
Alberto de Bérgamo (7 de Mayo)

Primera
Lectura

Lectura
del libro de los Hechos de los apóstoles 7, 51-59

En aquellos días, Esteban
decía al pueblo, a los ancianos y a los escribas;
-«¡Duros de cerviz, incircuncisos de corazón y de oídos!
Siempre resistís al Espíritu Santo, lo mismo que
vuestros padres. ¿Hubo un profeta que vuestros padres no
persiguieran? Ellos mataron a los que anunciaban la
venida del justo, y ahora vosotros lo habéis traicionado
y asesinado; recibisteis la Ley por mediación de
ángeles, y no la habéis observado.» Oyendo estas
palabras, se recomían por dentro y rechinaban los
dientes de rabia. Esteban, lleno de Espíritu Santo, fijó
la mirada en el cielo, vio la gloria de Dios, y a jesús
de pie a la derecha de Dios, y dijo: -«Veo el cielo
abierto y al Hijo del hombre de pie a la derecha de
Dios.» Dando un grito estentóreo, se taparon los oídos;
y, como un solo hombre, se abalanzaron sobre él, lo
empujaron fuera de la ciudad y se pusieron a apedrearlo.
Los testigos, dejando sus capas a los pies de un joven
llamado Saulo, se pusieron también a apedrear a Esteban,
que repetía esta invocación: – «Señor Jesús, recibe mi
espíritu.» Luego, cayendo de rodillas, lanzó un grito: –
«Señor, no les tengas en cuenta este pecado.» Y, con
estas palabras, expiró. Saulo aprobaba la ejecución.

Salmo

Sal
30. 3cd-4. 6ab y 7b y 8a. 17 y 21 ab R. A tus manos,
Señor, encomiendo mi espíritu

Sé la roca de mi refugio,

un baluarte donde me salve,

tú que eres mi roca y mi baluarte;

por tu nombre dirígeme y guíame. R/.

A tus manos encomiendo mi
espíritu:

tú, el Dios leal, me librarás;

yo confío en el Señor.

Tu misericordia sea mi gozo y mi alegría. R/.

Haz brillar tu rostro
sobre tu siervo,

sálvame por tu misericordia.

En el asilo de tu presencia los escondes

de las conjuras humanas. R/.

Evangelio
de hoy

Lectura
del santo evangelio según san Juan 6, 30-35

En aquel tiempo, dijo la
gente a Jesús: – «¿Y qué signo vemos que haces tú, para
que creamos en ti? ¿Cuál es tu obra? Nuestros padres
comieron el maná en el desierto, como está escrito: “Les
dio a comer pan del cielo.”» Jesús les replicó: – «Os
aseguro que no fue Moisés quien os dio pan del cielo,
sino que es mi Padre el que os da el verdadero pan del
cielo. Porque el pan de Dios es el que baja del cielo y
da vida al mundo.» Entonces le dijeron: – «Señor, danos
siempre de este pan.» Jesús les contestó: – «Yo soy el
pan de la vida. El que viene a mí no pasará hambre, y el
que cree en mí nunca pasará sed.»

Reflexión
del Evangelio del día

Yo
soy el pan de vida

Uno de los siete diáconos
helenistas, llamado Esteban, pronuncia un discurso al
judaísmo de la diáspora y lo confunde. Eso le lleva a la
muerte, y se abre una gran persecución contra la Iglesia
de Jerusalén. Se abre, pues, la ruptura entre cristianos
y judíos. El cristianismo se irá separando cada vez más
de su origen judío.

La historia del pueblo
judío se ha caracterizado siempre por la oposición a los
guías designados por Dios, así como por la idolatría de
Israel en el desierto. Rechazó a su Dios y adoró de todo
corazón a los ídolos.

Esteban pasa ahora a
atacar directamente a los jefes de Israel, su renuncia a
cumplir su verdadera vocación.

El discurso de Esteban
comienza con el estilo de la retórica griega, pero se
convierte en un tejido de textos del AT, cuyo agente
principal es el Dios de la gloria; él lo verá
cuando sea lapidado.

Invocará el nombre del
Señor; y Lucas subraya la semejanza entre Esteban, en el
momento de morir, y Jesús en su pasión.

La muerte de Esteban sirve
para adelantar el relato de la difusión de la Palabra
desde Jerusalén hasta los confines de la tierra.

El Salmo recoge la
confianza sólida del orante y lo expresa con imágenes
inequívocas: su vida, su espíritu, los deposita en sus
manos porque es un Dios leal que, como siempre, hace
brillar su rostro sobre los que confían en Él.

Su misericordia es lugar y
asilo seguro frente a todas las conjuras humanas.

Tener
fe es más bien una obra

El día anterior la gente
había presenciado un milagro; Jesús multiplica los cinco
panes de cebada y los dos peces. Con tal sobreabundancia
que, después de saciados, recogieron sobras llenando
doce canastos.

Y desconcierta un poco que
hoy —al día siguiente de la multiplicación de los panes—
le digan ¿qué signos haces para que veamos y
creamos en ti? ¿Qué obra realizas?

El maná era considerado el
mayor milagro de cuantos realizó Moisés. Y ellos alegan
a la Escritura: Pan del cielo les dio a comer. La cita
de Juan no es traducción exacta de ningún pasaje del
Antiguo Testamento, ni de Éxodo 16, 4, ni Éxodo 16,15,
ni Salmo 78, 24, ni Sabiduría 16, 20.

Jesús les dice: No
interpretéis él como referido a Moisés, ni
leáis el pasado dio; en vez de esto,
interpretad él como referido al Padre, y leed
da.

Con la corrección de los
tiempos Jesús indica que el Antiguo Testamento se cumple
en su obra. El maná que dio Moisés no es el verdadero
pan del cielo, sino la doctrina de Jesús.

El discurso del pan de
vida se refiere a la revelación de Jesús, la fe es la
respuesta esencial a esa revelación de Jesús. Jesús
lleva a la multitud hacia un conocimiento más profundo
que el nivel superficial y material del alimento.

Pero la respuesta se
formula en términos de obras que se pueden realizar.
Jesús, por su parte, insiste en la fe.

Conseguir la vida eterna
no es cuestión de obras, como si la fe no importara
nada; pero tampoco es cuestión de fe sin obras.

Tener fe es más bien una
obra. Es ciertamente la más importante de todas las
obras de Dios. No es una obra que realiza el hombre
únicamente, sino más bien la sumisión a la obra de Dios
realizada en Jesús. La mención de la fe hace que la
multitud adopte una postura poco amistosa y que ponga en
tela de juicio las pretensiones de Jesús.

Jesús asegura a la
multitud que sus esperanzas mesiánicas ya se han
cumplido. Que el verdadero pan del cielo es su
enseñanza, pero la gente no llega a entender en absoluto
el simbolismo y se queda en una idea completamente
material del pan.

Jesús, partiendo de esta
interpretación equivocada, inicia el gran discurso del
pan de vida que leeremos en días sucesivos.

 



Enviar
comentario al autor/a

Volver
arriba

 

 Miércoles 

8 de Mayo de 2019  

Y
yo lo resucitaré en el último día

Hoy celebramos: Patrocinio
de la Virgen María (8 de Mayo)

Primera
Lectura

Lectura
del libro de los Hechos de los apóstoles 8, l-8

Aquel día, se desató una
violenta persecución contra la Iglesia de Jerusalén;
todos, menos los apóstoles, se dispersaron por Judea y
Samaria. Unos hombres piadosos enterraron a Esteban e
hicieron gran duelo por él. Saulo se ensañaba con la
Iglesia; penetraba en las casas y arrastraba a la cárcel
a hombres y mujeres. Al ir de un lugar para otro, los
prófugos iban difundiendo el Evangelio. Felipe bajó a la
ciudad de Samaria y predicaba allí a Cristo. El gentío
escuchaba con aprobación lo que decía Felipe, porque
habían oído hablar de los signos que hacía, y los
estaban viendo: de muchos poseídos salían los espíritus
inmundos lanzando gritos, y muchos paralíticos y
lisiados se curaban. La ciudad se llenó de alegría.

Salmo

Sal
65, 1-3a. 4-5. 6-7a R. Aclamad al Señor, tierra entera

Aclamad al Señor, tierra
entera;

tocad en honor de su nombre,

cantad himnos a su gloria.

Decid a Dios: «¡Qué terribles son tus obras!» R/.

Que se postre ante ti la
tierra entera,

que toquen en tu honor,

que toquen para tu nombre.

Venid a ver las obras de Dios,

sus temibles proezas en favor de los hombres. R/.

Transformó el mar en
tierra firme,

a pie atravesaron el río.

Alegrémonos con Dios,

que con su poder gobierna enteramente. R/.

Evangelio
de hoy

Lectura
del santo evangelio según san Juan 6, 35-40

En aquel tiempo, dijo
Jesús a la gente: – «Yo soy el pan de la vida. El que
viene a mí no pasará hambre, y el que cree en mí nunca
pasará sed; pero, como os he dicho, me habéis visto y no
creéis. Todo lo que me da el Padre vendrá a mí, y al que
venga a mí no lo echaré afuera, porque he bajado del
cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del
que me ha enviado. Ésta es la voluntad del que me ha
enviado: que no pierda nada de lo que me dio, sino que
lo resucite en el último día. Esta es la voluntad de mi
Padre:’que todo el que ve al Hijo y cree en él tenga
vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día.»

Reflexión
del Evangelio del día

Los
dispersados iban…anunciando la Buena Nueva de la Palabra

La persecución de la
Iglesia de Jerusalén va haciendo realidad la promesa de
Jesús: seréis mis testigos en Jerusalén, en toda Judea y
Samaría y hasta el confín de la tierra (Hch 1,8) e
implica un cambio de dinamismo en la comunidad, una
Iglesia en Salida (EG 21) que anuncia la Buena Nueva de
la Palabra (Hch 8,4). El misionero en este caso, será
Felipe, ya conocido por el narrador por ser el segundo
de los siete diáconos (Hch 6,5), y del que más tarde se
dirá que era evangelista, tenía 4 hijas vírgenes y
profetisas y vivía en Cesárea del Mar, capital oficial
de Palestina (Hch 21, 8-9).

Felipe baja hasta Samaría
y allí predica a Cristo, al Mesías prometido. Los
habitantes de esta región, dentro de su heterodoxia,
también vivían a la expectativa de “un esperado”, por lo
que la palabra de Felipe provoca escucha atenta y se
convierte en alegría al ser confirmada con exorcismos y
curaciones, como hiciera el mismo Jesús (cf. Lc
4,31-37.40-41; 5,17-26).

Evangelizar es ofrecer la
alegre noticia de Reino de Dios que se ha inaugurado en
Jesús de Nazaret, y que trae la salvación a todo y a
todos los seres humanos, lo que provoca una inmensa
alegría en aquellos que la acogen: “La alegría del
evangelio llena el corazón y la vida entera de los que
se encuentran con Jesús. Quienes se dejan salvar por Él
son liberados del pecado, de la tristeza, del vacío
interior, del aislamiento. Con Jesucristo siempre nace y
renace la alegría”. (EG1)

Para que el mensaje de la
predicación llegue al corazón de los escuchantes y
puedan acogerlo como vida propia, palabras y signos han
de ir unidos en el predicador. La palabra ha de venir
corroborada con el testimonio de la vida y los signos de
la vida, explicados con las palabras. La coherencia
entre lo que se dice, se piensa y se hace ha de ser la
carta de presentación del predicador.  Como canta
brotes de Olivo, en “El alma del cantor”:

“No quiero cantar a Dios
si no hay brillo de Dios en mí.

Para cantar sin vivir
mejor que calle.

La fuerza de la voz y la
Palabra

está en la exigencia de
hacerlo vida…

…Si no vivo lo que pienso
¿para qué pensar?

Si no vivo lo que escribo
¿para qué escribir?

Si no vivo lo que canto
¿para qué cantar?

Si no vivo lo que siento
¿para qué sentir?”

Dios escribe derecho con
renglones torcidos. La persecución de la Iglesia
conllevara su dispersión, y con ella el anuncio de Jesús
a nuevas gentes. Desde los comienzos del camino de la
Iglesia, “Sangre de mártires, semilla de cristianos”
(Tertuliano).

El
que cree en Él “tiene” vida eterna

El evangelio de hoy nos
presenta unos versículos del profundo y denso discurso
del pan de vida. Tras el milagro de los panes y los
peces (Jn 6,1-15), Jesús pronuncia este discurso en la
sinagoga de Cafarnaúm. En él, el profeta de Nazaret,
relaciona el milagro realizado con el del maná dado en
el desierto por el Señor al pueblo de Israel (Ex
16,4ss), por lo que la gente le pide que le dé siempre
de ese pan (6,34). Jesús responde con una frase que los
deja atónitos: “Yo soy el pan de vida” (35a). ¿Pero, qué
quiere decir Jesús con esa expresión?

Al presentarse, con las
palabras “yo soy” está asumiendo su identidad divina,
puesto que así se presentaba Yahvé en el AT (Ex 3,14;
Cf  Gn 26,24; Ex 6,6; Lv 18,4-5). Pero además
cuando esta fórmula “yo soy” está seguida de un
sustantivo, Jesús nos muestra la misión encomendada por
el Padre, en este caso, el ser “pan de vida”. El profeta
de Nazaret se presenta como el auténtico alimento que
supera el maná dado por Moisés, o la sabiduría
veterotestamentaria de la que se dice: “Los que me comen
(dice la Sabiduría) tendrán más hambre y quienes me
beben aún sentirán más sed” (Eclo 24,21;  Is
49,10). Jesús es el pan de vida y los que coman de él,
ya no tendrán hambre y quien crea en él, no tendrá sed.
Las palabras, la vida de Jesús si satisfará las
necesidades e inquietudes más profundas del ser humano,
sus búsquedas, sus anhelos, sus expectativas, toda
hambre y toda sed (v. 35b).

Junto a esto, Jesús
promete al que crea en Él cree en él, la vida eterna, o
lo que es lo mismo la participación de la misma vida de
Dios (Jn 3, 16-18;36; 11,25). Esta empieza a realizase
aquí, en esta tierra, aunque será dada en plenitud en la
“otra vida” que es la “vida otra”. Jesús promete, por
tanto, la vida aquí ahora y luego, para
siempre. Él es “el pan de vida” que trae buena
y abundante vida para todos.  No podemos obviar
aquí la alusión al pan eucarístico. Cada eucaristía es
una oportunidad de nutrir y fortalecer en nosotros la
nueva vida que el Señor nos regala. Una vida donde el
ser humano sea el centro de las estructuras sociales y
políticas, donde se defienda la dignidad humana, donde
las relaciones interpersonales estén marcadas por
igualdad y fraternidad y en la que nuestro empeño sea
hacer habitable, para nosotros y las generaciones
venideras, esta “casa común”, que llamamos planeta
Tierra. En este día en que celebramos el Patrocinio de
la Orden, sintiéndonos bajo su manto, le pedimos a María
que nos ayude a hacer extensible esta vida nueva a todos
nuestros hermanos.

 

Mariela Hna.
Mariela Martínez Higueras O.P.

Congregación
de Santo Domingo


Enviar
comentario al autor/a

Volver
arriba

 

 Jueves 

9 de Mayo de 2019  

Os
lo aseguro: el que cree tiene vida eterna

Primera
Lectura

Lectura
del libro de los Hechos de los apóstoles 8, 26-40

En aquellos días, el ángel
del Señor le dijo a Felipe: – «Ponte en camino hacia el
Sur, por la carretera de Jerusalén a Gaza, que cruza el
desierto.» Se puso en camino y, de pronto, vio venir a
un etíope; era un eunuco, ministro de Candaces, reina de
Etiopía e intendente del tesoro, que había ido en
peregrinación a Jerusalén. Iba de vuelta, sentado en su
carroza, leyendo el profeta Isaías. El Espíritu dijo a
Felipe: – «Acércate y pégate a la carroza.» Felipe se
acercó corriendo, le oyó leer el profeta Isaías, y le
preguntó: – «¿Entiendes lo que estás leyendo?» Contestó:
– «-Y cómo voy a entenderlo, si nadie me guía?» Invitó a
Felipe a subir y a sentarse con él. El pasaje de la
Escritura que estaba leyendo era éste-‘ «Como cordero
llevado al matadero, como oveja ante el esquilador,
enmudecía y no abría la boca. Sin defensa, sin justicia
se lo llevaron, ¿quién meditó en su destino? Lo
arrancaron de los vivos.» El eunuco le preguntó a
Felipe: – «Por favor, ¿de quién dice esto el profeta?;
¿de él mismo o de otro?» Felipe se puso a hablarle y,
tomando pie de este pasaje, le anunció el Evangelio de
Jesús. En el viaje llegaron a un sitio donde había agua,
y dijo el eunuco: – «Mira, agua. ¿Qué dificultad hay en
que me bautice?» Mandó parar la carroza, bajaron los dos
al agua, y Felipe lo bautizó. Cuando salieron del agua,
el Espíritu del Señor arrebató a Felipe. El eunuco no
volvió a verlo, y siguió su viaje lleno de alegría.
Felipe fue a parar a Azoto y fue evangelizando los
poblados hasta que llegó a Cesarea.

Salmo

Sal
65, 8-9. 16-17. 20 R. Aclamad al Señor, tierra entera

Bendecid, pueblos, a
nuestro Dios,

haced resonar sus alabanzas,

porque él nos ha devuelto la vida

y no dejó que tropezaran nuestros pies. R/.

Fieles de Dios, venid a
escuchar,

os contaré lo que ha hecho conmigo:

a él gritó mi boca

y lo ensalzó mi lengua. R/.

Bendito sea Dios,

que no rechazó mi súplica

ni me retiró su favor. R/.

Evangelio
de hoy

Lectura
del santo evangelio según san Juan 6,44-51

En aquel tiempo, dijo
Jesús a la gente: – «Nadie puede venir a mí, si no lo
atrae el Padre que me ha enviado. Y yo lo resucitaré el
último día. Está escrito en los profetas: “Serán todos
discípulos de Dios.” Todo el que escucha lo que dice el
Padre y aprende viene a mí. No es que nadie haya visto
al Padre, a no ser el que procede de Dios: ése ha visto
al Padre. Os lo aseguro: el que cree tiene vida eterna.
Yo soy el pan de la vida. Vuestros padres comieron en el
desierto el maná y murieron: éste es el pan que baja del
cielo, para que el hombre coma de él y no muera. Yo soy
el pan vivo que ha bajado del cielo; el que coma de este
pan vivirá para siempre. Y el pan que yo daré es mi
carne para la vida del mundo.»

Reflexión
del Evangelio del día

Lo
arrancaron de los vivos

Un eunuco encuentra a
Felipe por el camino. Parece que un ángel le hubiera
dado una brújula a Felipe para que se encontrara con él.
Lo cierto es que Felipe no se fijó en la condición de
aquel hombre: ni en su condición de ministro, ni en su
condición de eunuco (hombre poco viril que gozaba de los
favores del rey).

La lectura del Profetas
Isaías del siervo de Yahvé le llevó al eunuco a
preguntarse sobre a quién se refería las palabras del
profeta. Felipe, se sienta a su lado, y le habla de lo
sucedido a Jesús de Nazaret. Le anunció el Evangelio de
Jesús, dice el texto. El anuncio condujo al eunuco a
querer bautizarse.

El anuncio de la vida,
muerte y resurrección de Jesús no está limitado a un
pueblo, ni tampoco limitado a un determinado tipo de
personas, todos somos destinatarios de la salvación. La
única condición es escuchar la palabra de Dios,
aceptarla, y querer comprometerse con la fe. Bautizarse
es morir con Cristo, y asumir la vida de Cristo. Nada
impide seguir a Cristo como discípulo si es capaz de
escuchar su evangelio y aceptarlo.

La pregunta por Jesús de
Nazaret no nos deja igual. Nos trastoca y nos transforma
todos nuestros proyectos y caminos. Sólo la docilidad a
sus palabras nos permitirá encontrar una respuesta
confiada de fe.

Todo
el que escucha lo que dice el padre y aprende viene a mí

No vale sólo con la
escucha, lo que conduce a Cristo es aprender de la
Palabra que escuchamos sobre Dios, en este caso del
Padre. Esta idea nos recuerda las palabras en la
teofanía del Bautismo de Jesús, en la que Dios Padre nos
anuncia: “Este es mi Hijo amado, Escuchadle”.

La escucha es el inicio
del camino del discipulado, pero es el compartir la
palabra, el compartir la vida, lo que dará experiencia a
cada discípulo y será la puerta abierta para el
aprendizaje.

Aprender las cosas de Dios
es toda una tarea comprometida. Supone la decisión
previa de creer en el proyecto de Jesús, de su programa
de misericordia. Supone proclamar cada día la
bienaventuranza de los desfavorecidos, ellos serán
dichosos porque Dios ha puesto en ellos su mirada.

Aprender las cosas de Dios
supone el abandono total y confiado a su voluntad,
comprender que los caminos son un recorrido vital para
la esperanza de que Dios siempre cumple su promesa de no
dejarnos solos.

Oremos para que cada día
encontremos al resucitado junto a nuestros pasos de fe,
y podamos llevar a los demás el evangelio de la vida.

 

Alexis Fr.
Alexis González de León O.P.

Convento
de San Pablo y San Gregorio (Valladolid)


Enviar
comentario al autor/a

Volver
arriba

 

 Viernes 

10 de Mayo de 2019  

El
que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida
eterna

Hoy celebramos: San
Juan de Ávila (10 de Mayo)

Primera
Lectura

Lectura
del libro de los Hechos de los apóstoles 9, 1-20

En aquellos días, Saulo
seguía echando amenazas de muerte contra los discípulos
del Señor. Fue a ver al sumo sacerdote y le pidió cartas
para las sinagogas de Damasco, autorizándolo a traerse
presos a Jerusalén a todos los que seguían el nuevo
camino, hombres y mujeres. En el viaje, cerca ya de
Damasco, de repente, una luz celeste lo envolvió con su
resplandor. Cayó a tierra y oyó una voz que le decía: –
«Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?» Preguntó él: –
«¿Quién eres, Señor?» Respondió la voz: – «Soy Jesús, a
quien tú persigues. Levántate, entra en la ciudad, y
allí te dirán lo que tienes que hacer.» Sus compañeros
de viaje se quedaron mudos de estupor, porque oían la
voz, pero no veían a nadie. Saulo se levantó del suelo
y, aunque tenía los ojos abiertos, no veía. Lo llevaron
de la mano hasta Damasco. Allí estuvo tres días ciego,
sin comer ni beber. Había en Damasco un discípulo, que
se llamaba Ananías. El Señor lo llamó en una visión: –
«Ananías.» Respondió él: – «Aquí estoy, Señor.» El Señor
le dijo: – «Ve a la calle Mayor, a casa de judas, y
pregunta por un tal Saulo de Tarso. Está orando, y ha
visto a un cierto Ananías que entra y le impone las
manos para que recobre la vista.» Ananías contestó: –
«Señor, he oído a muchos hablar de ese individuo y del
daño que ha hecho a tus santos en Jerusalén. Además,
trae autorización de los sumos sacerdotes para llevarse
presos a todos los que invocan tu nombre.» El Señor le
dijo: – «Anda, ve; que ese hombre es un instrumento
elegido por mí para dar a conocer mi nombre a pueblos y
reyes, y a los israelitas. Yo le enseñaré lo que tiene
que sufrir por mi nombre.» Salió Ananías, entró en la
casa, le impuso las manos y dijo: – «Hermano Saulo, el
Señor Jesús, que se te apareció cuando venías por el
camino, me ha enviado para que recobres la vista y te
llenes de Espíritu Santo.» Inmediatamente se le cayeron
de los ojos una especie de escamas, y recobró la vista.
Se levantó, y lo bautizaron. Comió, y le volvieron las
fuerzas. Se quedó unos días con los discípulos de
Damasco, y luego se puso a predicar en las sinagogas,
afirmando que Jesús es el Hijo de Dios.

Salmo

Sal
116, 1. 2 R. Id al mundo entero y proclamad el
Evangelio,

Alabad al Señor, todas las
naciones,

aclamadlo, todos los pueblos. R/.

Firme es su misericordia
con nosotros,

su fidelidad dura por siempre. R/.

Evangelio
de hoy

Lectura
del santo evangelio según san Juan 6, 52-59

En aquel tiempo,
disputaban los judíos entre sí: – «¿Cómo puede éste
darnos a comer su carne?» Entonces Jesús les dijo: – «Os
aseguro que si no coméis la carne del Hijo del hombre y
no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que
come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo
lo resucitaré en el último día. Mi carne es verdadera
comida, y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi
carne y bebe mi sangre habita en mí y yo en él. El Padre
que vive me ha enviado, y yo vivo por el Padre; del
mismo modo, el que me come vivirá por mí. Éste es el pan
que ha bajado del cielo: no como el de vuestros padres,
que lo comieron y murieron; el que come este pan vivirá
para siempre.» Esto lo dijo Jesús en la sinagoga, cuando
enseñaba en Cafarnaún.

Reflexión
del Evangelio del día

¿Por
qué me persigues?

La Conversión de San Pablo
es presentada por San Lucas como una auténtica teofanía,
porque el verdadero protagonista es Jesús, el Hijo de
Dios, el Resucitado, que irrumpe en la vida de Saulo y
en el de la propia comunidad cristiana que teme y
desconfía del hasta ahora implacable perseguidor. La fe
es así: Cristo entra en nuestra vida con su gracia y nos
enfrenta con la Verdad: la mía y la de Dios. La ceguera
pasajera nos indica un camino de preparación, de
purificación para entrar en la Luz del Evangelio y en la
comunidad del Espíritu que es la Iglesia.

Tendríamos que plantearnos
la pregunta que Jesús hace a Saulo… porque también nos
la hace a nosotros: ¿Por qué me persigues? Él, judío, no
sabía quién era Jesús, pero tenía sus prejuicios
equivocados sobre Él. Nosotros, bautizados, también
muchas veces pues preferimos la fe aprendida a nuestra
propia experiencia de encuentro con Cristo en la
oración, los sacramentos y… el hermano necesitado,
molesto… al que calumnio, persigo… en quien Él se hace
presente: “Yo soy Jesús, al que tú persigues”.

Este
es el pan bajado del cielo

El Evangelio de hoy
conserva todavía la radicalidad con que Juan nos relata
el discurso de Jesús en la sinagoga de Cafarnaún. Las
expresiones de “el pan que os daré es mi carne para la
vida del mundo” y de “comer mi carne” o “beber mi
sangre” constituyen un escándalo para los judíos que se
fijan en lo que consideran una blasfemia y no van más
allá de un Éxodo que ahora cobra todo su sentido. Jesús
no es solo el maná que alimenta el cuerpo. Es realmente
la carne y la sangre que dan la vida eterna, la
definitiva liberación del mal y de la muerte.

En la eucaristía adquiere
esta expresión todo su valor: comulgar a Cristo no es
solo aceptar el Evangelio, sino hacerlo plenamente vida,
es compartir, asimilar la propia vida del Señor con todo
lo que eso supone. Por eso, tras este discurso, San Juan
nos dice que muchos de sus discípulos se escandalizaron
y lo abandonaron. Y es que una cosa es aceptar la
Palabra, participar en los sacramentos incluso y otra
asumir que, como cristiano, Jesús está viviendo en mí,
amando en mí, muriendo y resucitando… Comer su carne,
beber su sangre es ser Cristo ante los hombres.
Probablemente, si lo aceptáramos de verdad, quizá muchos
no acudirían tan despreocupadamente a comulgar o
plantearíamos de otra manera las primeras comuniones.

El santo arzobispo de
Florencia San Antonino, dominico, fue un ejemplo de
comunión con Cristo en la atención a su feligresía,
sobre todo a los más necesitados. Es un ejemplo de
pastor que sabe dar su vida por sus ovejas. Es también
el caso de San Juan de Ávila, maestro de sacerdotes y de
San Damián de Molokai, el apóstol de los leprosos.

¿Cómo ha sido mi
propio proceso de Conversión? ¿Soy capaz de “ver” a
Cristo en mis hermanos?

¿Qué significa para mí
comulgar el Cuerpo y la Sangre de Cristo?

¿Cómo valoro las
primeras comuniones y el comulgar masivo en las
eucaristías?

 

Carlos José D.
Carlos José Romero Mensaque, O.P.

Fraternidad
Fray Bartolomé de las Casas (Sevilla)


Enviar
comentario al autor/a

Volver
arriba

 

 Sábado 

11 de Mayo de 2019  

Señor,
¿a quién vamos a acudir?

Primera
Lectura

Lectura
del libro de los Hechos de los apóstoles 9, 31-42

En aquellos días, la
Iglesia gozaba de paz en toda Judea, Galilea y Samaria.
Se iba construyendo y progresaba en la fidelidad al
Señor, y se multiplicaba, animada por el Espíritu Santo.
Pedro recorría el país y bajó a ver a los santos que
residían en Lida. Encontró allí a un cierto Eneas, un
paralítico que desde hacia ocho años no se levantaba de
la camilla. Pedro le dijo: -«Eneas, Jesucristo te da la
salud; levántate y haz la cama.» Se levantó
inmediatamente. Lo vieron todos los vecinos de Lida y de
Sarán, y se convirtieron al Señor. Había en Jafa una
discípula llamada Tabita, que significa Gacela. Tabita
hacia infinidad de obras buenas y de limosnas. Por
entonces cayó enferma y murió. La lavaron y la pusieron
en la sala de arriba. Lida está cerca de Jafa. Al
enterarse los discípulos de que Pedro estaba allí,
enviaron dos hombres a rogarle que fuera a Jafa sin
tardar. Pedro se fue con ellos. Al llegar a Jafa, lo
llevaron a la sala de arriba, y se le presentaron las
viudas, mostrándole con lágrimas los vestidos y mantos
que hacía Gacela cuando vivía. Pedro mandó salir fuera a
todos. Se arrodilló, se puso a rezar y, dirigiéndose a
la muerta, dijo: – «Tabita, levántate.» Ella abrió los
ojos y, al ver a Pedro, se incorporó. Él la cogió de la
mano, la levantó y, llamando a los santos y a las
viudas, se la presentó viva. Esto se supo por todo Jafa,
y muchos creyeron en el Señor.

Salmo

Sal
115, 12-13. 14-15. 16-17 R. ¿Cómo pagaré al Señor todo
el bien que me ha hecho?

¿Cómo pagaré al Señor

todo el bien que me ha hecho?

Alzaré la copa de la salvación,

invocando su nombre. R/.

Cumpliré al Señor mis
votos

en presencia de todo el pueblo.

Mucho le cuesta al Señor

la muerte de sus fieles. R/.

Señor, yo soy tu siervo,
siervo tuyo,

hijo de tu esclava:

rompiste mis cadenas.

Te ofreceré un sacrificio de alabanza,

invocando tu nombre, Señor. R/.

Evangelio
de hoy

Lectura
del santo evangelio según san Juan 6, 60-69

En aquel tiempo, muchos
discípulos de Jesús, al oirlo, dijeron: -«Este modo de
hablar es duro, ¿quién puede hacerle caso?» Adivinando
Jesús que sus discípulos lo criticaban, les dijo: –
«¿Esto os hace vacilar?, ¿y si vierais al Hijo del
hombre subir a donde estaba antes? El Espíritu es quien
da vida; la carne no sirve de nada. Las palabras que os
he dicho son espíritu y vida. Y con todo, algunos de
vosotros no creen.» Pues Jesús sabía desde el principio
quiénes no creían y quién lo iba a entregar. Y dijo: –
«Por eso os he dicho que nadie puede venir a mí, si el
Padre no se lo concede.» Desde entonces, muchos
discípulos suyos se echaron atrás y no volvieron a ir
con él. Entonces Jesús les dijo a los Doce: – «¿También
vosotros queréis marcharos?» Simón Pedro le contestó: –
«Señor, ¿a quién vamos a acudir? Tú tienes palabras de
vida eterna; nosotros creemos y sabemos que tú eres el
Santo consagrado por Dios.»

Reflexión
del Evangelio del día

Muchos
creyeron en el Señor

Estamos en tiempo de
pascua, en tiempo después de la resurrección de Jesús.
Durante estos días, las primeras lecturas nos suele
hablar de la expansión de lo que hoy llamamos iglesia de
Cristo y cómo iba aumentando de día en día. Aumentó en
tiempo que sufrió persecución, donde San Pablo todavía
no cristiano, perseguía a los seguidores de Jesús. Pero
hoy san Lucas nos relata cómo también se expandía en
tiempo de paz. “En aquellos días, la Iglesia gozaba de
paz en toda Judea, Galilea y Samaría… y se multiplicaba
animada por el Espíritu Santo”.

En este contexto
encontramos a Pedro visitando diversas comunidades. Hoy
le vemos en Lida y Jafa donde realiza dos milagros. En
Lida cura a un paralítico, a Eneas, y en Jafa resucita a
Tabita. “Esto se supo en toda Jafa y muchos creyeron en
el Señor”.

Ya sea en tiempo de
persecución, en tiempo de paz, con ambiente favorable o
adverso, todos los Pedros y Pablos, todos los
predicadores del evangelio, que somos todos los
cristianos, con milagros o con la sola palabra de Dios,
nunca nos debemos predicar a nosotros mismos, sino solo
a Jesucristo muerto y resucitado, nuestro único
Salvador, para que se adentre en el corazón de nuestros
oyentes y les pueda conquistar por su gran amor.

Señor,
¿a quién vamos a acudir?

Jesús, en su intento de
acercarse a nosotros y decirnos quién es, no asegura:
“Si no coméis la carne del Hijo del hombre y no bebéis
su sangre, no tendréis vida en vosotros. El que come mi
carne y bebe mi sangre tiene la vida eterna y yo lo
resucitaré en el último día”.

Jesús quiere demostrarnos
que nos ama y nos ama hasta el extremo. Y el amor pide
unión con la persona amada. Sabe también que la unión
con él, la amistad con él, es un torrente de vida para
nosotros. Por todo ello, porque es Dios y tiene poder
para ello y porque nos ama, es capaz de inventar la
eucaristía, y hacer del pan y vino eucarísticos su
cuerpo y su sangre para que nosotros lo podemos comer y
beber. Y se produzca la intensa unión vital con él.

A algunos de sus oyentes
les pareció que Jesús se pasaba de la raya. No podían
creer lo que les decía. Sus palabras eran muy duras e
imposibles y dejaron de seguirle. Pero Jesús no se
volvió agrás de su sublime oferta amorosa del pan y vino
eucarísticos. Y tuvo la valentía de preguntar a los que
se quedaron con él si también se querían marchar.
“¿También vosotros queréis marcharos?”. Y Pedro, en
nombre de los seguidores de Jesús de todos los tiempos,
le respondió: “Señor, ¿a quién vamos a acudir. Tú tienes
Palabras de vida eterna; nosotros creemos y sabemos que
tú eres el Santo consagrado por Dios”.

 

Manuel Fray
Manuel Santos Sánchez

Convento
de Santo Domingo (Oviedo)


Enviar
comentario al autor/a

Volver
arriba
 

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Evangelio del día: Lunes, 29 De Abril

Ver evangelio en línea

Lunes, 29 De Abril

Lunes de la segunda semana de Pascua
Calendario ordinario
Ver el comentario abajo



Santa Catalina de Siena

,

San Roberto de Molesme
Más...

Libro de los Hechos de los Apóstoles 4,23-31.

Una vez en libertad, los Apóstoles regresaron adonde estaban sus hermanos, y les contaron todo lo que les habían dicho los sumos sacerdotes y los ancianos.
Al oírlos, todos levantaron la voz y oraron a Dios unánimemente: “Señor, tú hiciste el cielo y la tierra, el mar y todo lo que hay en ellos;
tú, por medio del Espíritu Santo, pusiste estas palabras en labios de nuestro padre David, tu servidor: ¿Por qué se amotinan las naciones y los pueblos hacen vanos proyectos?
Los reyes de la tierra se rebelaron y los príncipes se aliaron contra el Señor y contra su Ungido.
Porque realmente se aliaron en esta ciudad Herodes y Poncio Pilato con las naciones paganas y los pueblos de Israel, contra tu santo servidor Jesús, a quien tú has ungido.
Así ellos cumplieron todo lo que tu poder y tu sabiduría habían determinado de antemano.
Ahora, Señor, mira sus amenazas, y permite a tus servidores anunciar tu Palabra con toda libertad:
extiende tu mano para que se realicen curaciones, signos y prodigios en el nombre de tu santo servidor Jesús”.
Cuando terminaron de orar, tembló el lugar donde estaban reunidos; todos quedaron llenos del Espíritu Santo y anunciaban decididamente la Palabra de Dios.

 

Salmo 2,1-3.4-6.7-9.

¿Por qué se amotinan las naciones
y los pueblos hacen vanos proyectos?
Los reyes de la tierra se sublevan,
y los príncipes conspiran
contra el Señor y contra su Ungido:
«Rompamos sus ataduras,
librémonos de su yugo.»
El que reina en el cielo se sonríe;
el Señor se burla de ellos.
Luego los increpa airadamente
y los aterra con su furor:
«Yo mismo establecí a mi Rey
en Sión, mi santa Montaña.»
Voy a proclamar el decreto del Señor:
El me ha dicho: «Tú eres mi hijo,
yo te he engendrado hoy.»
«Pídeme, y te daré las naciones como herencia,
y como propiedad, los confines de la tierra.”
Los quebrarás con un cetro de hierro,
los destrozarás como a un vaso de arcilla»

 

Evangelio según San Juan 3,1-8.

Había entre los fariseos un hombre llamado Nicodemo, que era uno de los notables entre los judíos.
Fue de noche a ver a Jesús y le dijo: “Maestro, sabemos que tú has venido de parte de Dios para enseñar, porque nadie puede realizar los signos que tú haces, si Dios no está con él”.
Jesús le respondió: “Te aseguro que el que no renace de lo alto no puede ver el Reino de Dios. “
Nicodemo le preguntó: “¿Cómo un hombre puede nacer cuando ya es viejo? ¿Acaso puede entrar por segunda vez en el seno de su madre y volver a nacer?”.
Jesús le respondió: “Te aseguro que el que no nace del agua y del Espíritu no puede entrar en el Reino de Dios.
Lo que nace de la carne es carne, lo que nace del Espíritu es espíritu.
No te extrañes de que te haya dicho: ‘Ustedes tienen que renacer de lo alto’.
El viento sopla donde quiere: tú oyes su voz, pero no sabes de dónde viene ni adónde va. Lo mismo sucede con todo el que ha nacido del Espíritu”.

 

Extraído de la Biblia: Libro del Pueblo de Dios.


Bulle

San Juan de la Cruz (1542-1591)
carmelita descalzo, doctor de la Iglesia
Subida al Monte, libro 2, cap. 5, 5-7 (trad.Obras completas. Maximiliano Herráiz. Ed. Sígueme 1992)

 

«El que ha nacido del Espíritu, es Espíritu»

Porque, como el mismo san Juan dice en otra parte: El que no renaciere en Espíritu santo, no podrá ver este reino de Dios (3,5) que es el estado de perfección. Y renacer en Espíritu santo en esta vida, es tener un alma semejante a Dios en pureza, sin tener en sí alguna mezcla de imperfección, y así se puede hacer pura transformación por participación de unión, aunque no esencialmente.
Y para que se entienda mejor lo uno y lo otro, pongamos una comparación. Está el rayo de sol dando en una vidriera. Si la vidriera tiene algunos velos de manchas o nieblas, no la podrá esclarecer y transformar en su luz totalmente como si estuviera limpia de todas aquellas manchas y sencilla. Antes tanto menos la esclarecerá cuanto ella estuviere menos desnuda de aquellos velos y manchas, y tanto más cuanto más limpia estuviere. Y no quedará por el rayo, sino por ella; tanto, que, si ella estuviere limpia y pura del todo, de tal manera la transformará y esclarecerá el rayo, que parecerá el mismo rayo y dará la misma luz que el rayo. Aunque, a la verdad, la vidriera, aunque se parece al mismo rayo, tiene su naturaleza distinta del mismo rayo; más podemos decir que aquella vidriera es rayo o luz por participación.
Y así, el alma es como esta vidriera, en la cual siempre está embistiendo, o por mejor decir, en ella está morando esta divina luz del ser de Dios por naturaleza, que habemos dicho.
En dando lugar el alma, que es quitar de sí todo velo y mancha de criatura, lo cual consiste en tener la voluntad perfectamente unida con la de Dios, porque el amar es obrar en despojarse y desnudarse por Dios de todo lo que no es Dios, luego queda esclarecida y transformada en Dios.
Contact Faire un don Abonnement

Contactarnos

Hacer una donación

Mi suscripción
Si no deseas recibir más correos electrónicos Haz clic aquí.
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Lecturas 2da Semana del Tiempo Pascual

logodominicos

Evangelio del día y comentarios a la Palabra diaria

Segunda Semana de Pascua

Año Par
Del 29 de abril al 4 de mayo de 2019

Ver en el navegador
Descargar PDF
Descargar ePub
Ir a: lunes / martes / miércoles / jueves / viernes / sábado

 Lunes   29 de Abril de 2019  

Sois la luz del mundo

Hoy celebramos: Santa Catalina de Siena (29 de Abril)

Primera Lectura

Lectura de la primera carta del apóstol san Juan 1, 5-2, 2

Queridos hermanos: Os anunciamos el mensaje que hemos oído a Jesucristo: Dios es luz sin tiniebla alguna. Si decimos que estamos unidos a él, mientras vivimos en las tinieblas, mentimos con palabras y obras. Pero, si vivimos en la luz, lo mismo que él está en la luz, entonces estamos unidos unos con otros, y la sangre de su Hijo Jesús nos limpia los pecados. Sí decimos que no hemos pecado, nos engañamos y no somos sinceros. Pero, si confesamos nuestros pecados, él, que es fiel y justo, nos perdonará los pecados y nos limpiará de toda injusticia. Si decimos que no hemos pecado, lo hacemos mentiroso y no poseemos su palabra. Hijos míos, os escribo esto para que no pequéis. Pero, si alguno peca, tenemos a uno que abogue ante el Padre: a Jesucristo, el Justo. Él es víctima de propiciación por nuestros pecados, no sólo por los nuestros, sino también por los del mundo entero.

Salmo

Sal 102, 1-2. 3-4. 8-9. 13-14. 17-18a R. Bendice, alma mía, al Señor.

Bendice, alma mía, al Señor,
y todo mi ser a su santo nombre.
Bendice, alma mía, al Señor,
y no olvides sus beneficios. R.

Él perdona todas tus culpas
y cura todas tus enfermedades,
él rescata tu vida de la fosa
y te colma de gracia y de ternura. R.

El Señor es compasivo y misericordioso,
lento a la ira y rico en clemencia;
no está siempre acusando
ni guarda rencor perpetuo. R.

Como un padre siente ternura por sus hijos,
siente el Señor ternura por sus fieles;
porque él conoce nuestra masa,
se acuerda de que somos barro. R.

Pero la misericordia del Señor dura siempre,
su justicia pasa de hijos a nietos,
para los que guardan la alianza. R.

Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Mateo 11, 25-30

En aquel tiempo, exclamó Jesús: -«Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a la gente sencilla. Sí, Padre, así te ha parecido mejor. Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce al Hijo más que el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar. Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Cargad con mí yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso. Porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera.»

Reflexión del Evangelio del día

La sangre de su Hijo Jesús nos limpia los pecados

Terminada la octava de Pascua, en la que por ocho días hemos celebrado la Resurrección del Señor escuchando lo que los evangelistas nos dicen sobre lo ocurrido el primer día de la semana, las primeras experiencias vividas por los discípulos con el Resucitado, culminando con la aparición al anochecer del primer día de la semana en la que, según San Juan, comunica el Espíritu a los Once. La experiencia Pascual, que la Iglesia vive anualmente, expresa la sorprendente manifestación de un amor entregado que nos vincula a todos con la voluntad salvífica del Padre.

Hoy la Iglesia celebra a Santa Catalina de Siena, virgen laica de la Orden de Predicadores, doctora de la Iglesia y patrona de Europa. Y al recordar a esta mujer completamente entregada a Jesucristo y a su Iglesia,  reconocemos que desde la experiencia vivida por ella, somos animados a dejarnos iluminar por la Palabra y a tratar de vivir como hijos de la luz.

Vivir en la luz

El apóstol San Juan nos ha señalado en su primera carta, la necesidad de la coherencia entre lo que decimos y lo que vivimos. No estamos, ciertamente, en la plenitud de la perfección, sino en camino y por lo mismo en medio de los desalientos que pueden asaltarnos por las múltiples circunstancias adversas en que estamos insertos. El mensaje recibido: “Dios es luz sin ninguna oscuridad”, abre un acceso nuevo para todos los que lo acogen. En medio de las tinieblas ha brillado la luz de Jesucristo resucitado. Una luz que no deslumbra sino que capacita para mirar con ojos nuevos la realidad de todas las cosas, la creación nueva que ha comenzado a existir gracias a la muerte y resurrección de Cristo. Esta iluminación interior recibida mediante el bautismo por el que somos incorporados a la muerte y resurrección de Jesús, nos  vincula con él y establece la comunión de vida con los hermanos. Juan dirá: “entonces estamos unidos unos con otros y la sangre de Cristo nos limpia los pecados”.

Reconocer nuestra condición de pecadores y la necesidad de ser lavados en la sangre de Cristo es situarse en la verdad. Una verdad, la de Cristo, que produce la liberación interior y capacita e impulsa a vivir en la libertad de los hijos de Dios. Negar que somos pecadores nos aparta de Cristo y nos priva de participar como beneficiarios de la obra de la redención. ¡Oh, feliz culpa, que mereció tal redentor! cantamos en la noche santa de la Pascua. El jubiloso pregón pascual que aclama al Señor resucitado, vencedor de la muerte y dador de la plenitud de la gracia inunda de alegría y nos pone en misión para comunicar esta alegría de modo que contagie a los otros y sea notoria su causa: El Señor ha resucitado, por eso ¡alégrate!

Sois la luz del mundo

Mateo en el sermón de la montaña recoge esta afirmación de Jesús. Los discípulos son luz del mundo y sal de la tierra. Lo son porque han acogido su palabra, a él mismo que es la Palabra salida de la boca de Dios, en la que está la vida que ilumina a todo hombre que viene a este mundo. Sólo se puede iluminar desde la acogida de la Palabra y el deseo de estar en comunión con ella. Catalina de Siena se lo dirá a sus sobrinas en Montepulciano en cuyo monasterio dominicano vivían: “todo lo que se hace con santo deseo y amor de Dios es oración” o lo que es lo mismo: todo lo que se desea por el amor de Dios nos mantiene en comunión con El y si esto ocurre, no cabe duda que se acrecentará la comunión fraterna. No se puede separar esta vida de intimidad con Dios de la comunión en la que Cristo nos ha establecido. La entrega de su vida para reunir a los hijos de Dios dispersos genera la perfecta comunión a la que tenemos que aspirar.

La santa de Siena así lo vivió y trabajó hasta consumirse para que la Iglesia, Esposa de Cristo, superara todas las situaciones que empañaban esta calidad de vida y misión. Canta a la Sangre de Cristo en la que hemos sido redimidos. La invoca para que la Comunidad cristiana sea consciente de lo que ha recibido y administra en favor de todos los hombres.

Estamos en medio del mundo para ser luz del mundo. Se nos ha dicho por el Señor: “Alumbre así vuestra luz a los hombres para que vean vuestras buenas obras y den gloria a vuestro Padre que está en el cielo”. Por lo tanto ha de ser notorio para todos lo que hemos recibido y debemos considerar que esconderlo nos degrada y hace inútiles.

Santa Catalina en su tiempo actuó enérgicamente en todos los estamentos sociales y eclesiales, alertando a unos y otros para que se dejaran amar por Dios. Su compromiso con todos y en favor de todos nos alienta a los bautizados y a los que compartimos con  ella el carisma de la Predicación.

Antonio Fr. Antonio Bueno Espinar O.P.

Convento de Santa Cruz la Real (Granada)

Enviar comentario al autor/a

Volver arriba

 Martes   30 de Abril de 2019  

Tenéis que nacer de nuevo

Hoy celebramos: San Pio V (30 de Abril)

Primera Lectura

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 4, 32-37

En el grupo de los creyentes todos pensaban y sentían lo mismo: lo poseían todo en común y nadie llamaba suyo propio nada de lo que tenía. Los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús con mucho valor. Y Dios los miraba a todos con mucho agrado. Ninguno pasaba necesidad, pues los que poseían tierras o casas las vendían, traían el dinero y lo ponían a disposición de los apóstoles; luego se distribuía según lo que necesitaba cada uno. José, a quien los apóstoles apellidaron Bernabé, que significa Consolado, que era levita y natural de Chipre, tenía un campo y lo vendió; llevó el dinero y lo puso a disposición de los apóstoles.

Salmo

Sal 92, lab. 1c-2. 5 R. El Señor reina, vestido de majestad.

El Señor reina, vestido de majestad,
el Señor, vestido y ceñido de poder. R/.

Así está firme el orbe y no vacila.
Tu trono está firme desde siempre,
y tú eres eterno. R/.

Tus mandatos son fieles y seguros;
la santidad es el adorno de tu casa,
Señor, por días sin término. R/.

Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Juan 3, 5a. 7b-15

En aquel tiempo, dijo Jesús a Nicodemo: -«Tenéis que nacer de nuevo; el viento sopla donde quiere y oyes su ruido, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va. Así es todo el que ha nacido del Espíritu.» Nicodemo le preguntó: – «¿Cómo puede suceder eso?» Le contestó Jesús: – « Y tú, el maestro de Israel, ¿no lo entiendes? Te lo aseguro, de lo que sabemos hablamos; de lo que hemos visto damos testimonio, y no aceptáis nuestro testimonio. Si no creéis cuando os hablo de la tierra, ¿cómo creeréis cuando os hable del cielo? Porque nadie ha subido al cielo, sino el que bajó del cielo, el Hijo del hombre. Lo mismo que Moisés elevó la serpiente en el desierto, así tiene que ser elevado el Hijo del hombre, para que todo el que cree en él tenga vida eterna.»

Reflexión del Evangelio del día

Un solo corazón y una sola alma

La Pascua es la fiesta de la vida y el Evangelio nos dice que la vida eterna nos viene de Cristo elevado en la Cruz. Esta fiesta hemos de manifestarla con conductas similares a las de la primera comunidad de Jerusalén, presentarnos con conductas parecidas a las que tenían los apóstoles, ya que la comunidad es lugar de encuentro, de compartir la oración, de sintonizar con los sentimientos de Jesús.

El tema principal de estos versículos del Libro de los Hechos de los Apóstoles es el de la comunidad de bienes y aquí Lucas insiste en la renuncia efectiva de las riquezas. La primera lectura de hoy nos propone el ejemplo que vivía la comunidad apostólica y sus manifestaciones de fe como la unión fraterna, el compartir los bienes, la valentía de dar testimonio del Resucitado. Ahora continuamos “esta obra” cuando vivimos el mensaje de los apóstoles porque Cristo está con nosotros.

Los creyentes tenían un solo corazón y una sola alma, ideal de Dios para con los hombres y mujeres, reproduciendo sobre la tierra las relaciones de amor de la Trinidad. La fraternidad, la alegría, la comunión son aspiraciones de la humanidad y forman parte del plan de Dios con nosotros. La comunión espiritual, de alma y corazón, de pensamientos y sentimientos, son las formas de concretar nuestra unión, una unidad encarnada, un estilo de vida evangélica.

Conversando con el Hijo del hombre

Jesús dialoga con Nicodemo, conversan a medianoche, presentando cuestiones mutuamente uno a otro y con respuestas profundas. Nicodemo era fariseo, magistrado judío; Jesús le llama maestro en Israel y aun siendo “un sabio” para el pueblo no comprende lo que le quiere revelar, afirmando que nadie puede realizar los signos que Jesús realiza si Dios no está con Él. Estos versículos muestran nuestra incredulidad subrayando las reacciones humanas frente a las afirmaciones divinas y, mostrando la responsabilidad del que no cree cuando se afirma “no recibís mi testimonio”.

El Evangelio invita a descubrir la vida eterna que ofrece el Hijo de Dios a todos los que crean en Él. A través de la conversación de Jesús con Nicodemo somos invitados a creer por nuestra fe en Cristo, que habla de lo que sabe y de lo que ha visto.

En la Orden de Predicadores recordamos a un hermano nuestro, italiano, fraile dominico del siglo XVI, que siendo elegido Romano Pontífice mantuvo su nombre y el hábito dominicano: Pío V, Papa; (desde entonces el Santo Padre viste de blanco). Este santo dominico vivió en su misma vida el mensaje que nos comunican las lecturas: vivió en comunidad anunciando el Evangelio. Y parafraseando al salmista nos atrevemos a decir: “la santidad es el adorno de nuestra casa”.

Nosotros, ¿hablamos de lo que conocemos? ¿Damos testimonio de lo que hemos visto?

¿Somos capaces de pensar y sentir lo mismo, aceptando el testimonio de Jesús?

Solo se puede amar lo que se conoce. Viviendo en comunidad (familiar, eclesial, laboral) nos amamos fraternalmente. Y porque Jesucristo está en medio de nosotros, podemos seguir viviendo el mensaje apostólico. 

Dominicas Monjas Dominicas Contemplativas

Monasterio Stma. Trinidad y Sta. Lucía (Orihuela)

Enviar comentario al autor/a

Volver arriba

 Miércoles   1 de Mayo de 2019  

El que realiza la verdad se acerca a la luz

Primera Lectura

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 5, 17-26

En aquellos días, el sumo sacerdote y los de su partido -la secta de los saduceos-, llenos de envidia, mandaron prender a los apóstoles y meterlos en la cárcel común. Pero, por la noche, el ángel del Señor les abrió las puertas de la celda y los sacó fuera, diciéndoles: – «ld al templo y explicadle allí al pueblo íntegramente este modo de vida.» Entonces ellos entraron en el templo al amanecer y se pusieron a enseñar. Llegó entre tanto el sumo sacerdote con los de su partido, convocaron el Sanedrín y el pleno de los ancianos israelitas, y mandaron por los presos a la cárcel. Fueron los guardias, pero no los encontraron en la celda, y volvieron a informar: – «Hemos encontrado la cárcel cerrada, con las barras echadas, y a los centinelas guardando las puertas; pero, al abrir, no encontramos a nadie dentro.» El comisario del templo y los sumos sacerdotes no atinaban a explicarse qué había pasado con los presos. Uno se presentó, avisando: – «Los hombres que metisteis en la cárcel están ahí en el templo y siguen enseñando al pueblo.» El comisario salió con los guardias y se los trajo, sin emplear la fuerza, por miedo a que el pueblo los apedrease.

Salmo

Sal 33, 2-3. 4-5. 6-7. 8-9 R. Si el afligido invoca al Señor, él lo escucha.

Bendigo al Señor en todo momento,
su alabanza está siempre en mi boca;
mi alma se gloría en el Señor:
que los humildes lo escuchen y se alegren. R/.

Proclamad conmigo la grandeza del Señor,
ensalcemos juntos su nombre.
Yo consulté al Señor, y me respondió,
me libró de todas mis ansias. R/.

Contempladlo, y quedaréis radiantes,
vuestro rostro no se avergonzará.
Si el afligido invoca al Señor,
él lo escucha y lo salva de sus angustias. R/.

El ángel del Señor acampa en torno a sus fieles
y los protege.
Gustad y ved qué bueno es el Señor,
dichoso el que se acoge a él. R/.

Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Juan 3, 16-21

Tanto amó Dios al mundo que entregó a su Hijo único para que no perezca ninguno de los que creen en él, sino que tengan vida eterna. Porque Dios no mandó su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por él. El que cree en él no será juzgado; el que no cree ya está juzgado, porque no ha creído en el nombre del Hijo único de Dios. El juicio consiste en esto: que la luz vino al mundo, y los hombres prefirieron la tiniebla a la luz, porque sus obras eran malas. Pues todo el que obra perversamente detesta la luz y no se acerca a la luz, para no verse acusado por sus obras. En cambio, el que realiza la verdad se acerca a la luz, para que se vea que sus obras están hechas según Dios.

Reflexión del Evangelio del día

Palabras de vida

Aún impactados por los atentados en Sri Lanka y en el marco de las reivindicaciones de justicia económica y social propias del primero de Mayo, los textos que nos propone la liturgia adquieren vigencia e intensidad. Vigencia, porque las persecuciones a los cristianos causan, incluso, muchas más víctimas en nuestros tiempos, que en la época de las persecuciones a los primeros cristianos. Intensidad, porque las repercusiones de esta violencia religiosa, junto con la intolerancia y fanatismo que la genera, producen una sensación de inseguridad, desconcierto, sinrazón e impotencia muy fuertes.

El texto de los Hechos de los Apóstoles narra el encarcelamiento de los apóstoles por mandato del sumo sacerdote y los saduceos, por “un arrebato de celo”. Para los judíos más ortodoxos, fieles custodios de un fuerte monoteísmo, la doctrina cristiana de un Dios-hombre es una herejía intolerable. Y, frente a los romanos, debían también mantener el orden social suprimiendo cualquier peligro de sedición. Pero la fuerza de vida del Resucitado no se puede encerrar en ninguna cárcel. Va más allá de cualquier religión, política, institución, poder o interés. En la noche de las intrigas y el uso de la fuerza, “el ángel del Señor abrió las puertas de la cárcel”. Y aquel amanecer, en el templo mismo, los apóstoles se pusieron a enseñar, como el ángel les había dicho: “…explicad al pueblo todas estas palabras de vida”.

Aquellos que pensaron que podían encerrar fácilmente la vida nueva, se quedaron desconcertados. Ellos, que son quienes pretenden imponer la oscuridad de sus miedos y recelos a perder relevancia o poder a aquellos que sienten como amenaza, se desorientan cuando las cosas se salen de sus manos y de su lógica. Las palabras de vida  desconciertan al mal, lo mismo que el amor desconcierta al odio, el bien a la maldad. Las palabras de vida abren las puertas de la esperanza, el futuro, la justicia, las posibilidades de superar todo aquello que margina y roba la dignidad del ser humano.

Obras de la luz

El mal, cualquier mal, nunca tendrá la última palabra. Dios ya la ha dicho en Jesucristo, con su muerte. “La Palabra de Dios ya fue cumplida. El silencio de Dios está a la espera del amor de los hombres, y él quisiera que esa Palabra fuera recibida, y en comunión de amor por siempre fuera plenitud de su don que a todos diera”, reza el himno del Sábado Santo. El texto del Evangelio de Juan insiste en la misión salvadora de Jesucristo, Unigénito de Dios, la luz que ilumina la verdad, el bien, a los justos.

Hoy tenemos presente un hombre justo, el hombre que va a marcar el origen humilde y trabajador de Jesús. El contraste de la figura del carpintero José, en una lejana aldea, con la potente imagen del Hijo de Dios como luz y salvación, tiene su punto de encuentro en la expresión tan joánica de “obrar la verdad”. José es la imagen del hombre que obra según Dios. El amor sincero y leal, y la confianza en el Dios de la vida y la esperanza, marcaron su compromiso con aquella familia sobrevenida de lo alto. La dignidad de cada persona sencilla que vive y trabaja en lo cotidiano, comprometida con el bien de todos, ilumina con mucha claridad por dónde va eso de obrar la verdad.

No quiere luz quien obra mal. La lucha por la justicia, la igualdad, los derechos humanos, sociales y políticos, la dignidad en las condiciones de vida y trabajo para todos, el fin de la explotación de los seres humanos y la Tierra, no pueden ser temas ajenos a la fe. Son parte esencial de la misma, porque acoger la luz que es la Palabra, y no preferir la tiniebla que siembra el mal obrar en este mundo, implica comprometerse con las obras “hechas según Dios”.

Quiero terminar con una palabras del papa Francisco en su Encíclica “Lumen Fidei” n.50. “No se trata sólo de una solidez interior, una convicción firme del creyente; la fe ilumina también las relaciones humanas, porque nace del amor y sigue la dinámica del amor de Dios. El Dios digno de fe construye para los hombres una ciudad fiable”.

Águeda Hna. Águeda Mariño Rico O.P.

Congregación de Santo Domingo

Enviar comentario al autor/a

Volver arriba

 Jueves   2 de Mayo de 2019  

El que acepta su testimonio certifica la veracidad de Dios

Hoy celebramos: San Atanasio (2 de Mayo)

Primera Lectura

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 5,27-33

En aquellos días, los guardias condujeron a los apóstoles a presencia del Sanedrín, y el sumo sacerdote les interrogó: -«¿No os habíamos prohibido formalmente enseñar en nombre de ése? En cambio, habéis llenado Jerusalén con vuestra enseñanza y queréis hacernos responsables de la sangre de ese hombre.» Pedro y los apóstoles replicaron: – «Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres. El Dios de nuestros padres resucitó a Jesús, a quien vosotros matasteis, colgándolo de un madero. La diestra de Dios lo exaltó, haciéndolo jefe y salvador, para otorgarle a Israel la conversión con el perdón de los pecados. Testigos de esto somos nosotros y el Espíritu Santo, que Dios da a los que le obedecen.» Esta respuesta los exasperó, y decidieron acabar con ellos.

Salmo

Sal 33, 2 y 9. 17-18. 19-20 R. Si el afligido invoca al Señor, él lo escucha.

Bendigo al Señor en todo momento,
su alabanza está siempre en mi boca.
Gustad y ved qué bueno es el Señor,
dichoso el que se acoge a él. R/.

El Señor se enfrenta con los malhechores,
para borrar de la tierra su memoria.
Cuando uno grita, el Señor lo escucha
y lo libra de sus angustias. R/.

El Señor está cerca de los atribulados,
salva a los abatidos.
Aunque el justo sufra muchos males,
de todos lo libra el Señor. R/.

Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Juan 3, 31-36

El que viene de lo alto está por encima de todos. El que es de la tierra es de la tierra y habla de la tierra. El que viene del cielo está por encima de todos. De lo que ha visto y ha oído da testimonio, y nadie acepta su testimonio. El que acepta su testimonio certifica la veracidad de Dios. El que Dios envió habla las palabras de Dios, porque no da el Espíritu con medida. El Padre ama al Hijo y todo lo ha puesto en su mano. El que cree en el Hijo posee la vida eterna; el que no crea al Hijo no verá la vida, sino que la ira de Dios pesa sobre él.

Reflexión del Evangelio del día

Obedecer a Dios antes que a los hombres

Los apóstoles ante la autoridad del Sanedrín ponen por encima de ella la obediencia a Dios. Cumplir la voluntad de Dios es más importante que cualquier prohibición humana que ostente autoridad.

No pierden la ocasión de recordarles que ellos fueron los que mataron en un madero al autor de la vida. Y Dios lo resucitó, nombrándolo jefe y salvador para otorgarle a Israel la conversión con el perdón de los pecados.

Esta es una síntesis de la fe apostólica que sitúa a los apóstoles en una dimensión de testimonio por medio del Espíritu que Dios da a los que le obedecen.

Los Apóstoles han abandonado el miedo, todo tipo de sucesos milagrosos le están ocurriendo, nada impide su predicación, ni siquiera el hecho de haber sido encerrados impidió que predicasen en el templo.

El abandono del miedo es el origen de la superación, es el momento de la fe, de los actos de amor, de cómo afrontar cada acontecimiento de dolor. El abandono del miedo es el origen de la libertad, de la expresión libre de nuestra fe. El abandono del miedo nos sitúa en el testimonio de la vida, podemos dar testimonio de todo cuanto amamos porque ya no hay nada que coarte su expresión.

El abandono del miedo a veces nos conduce a enfrentamientos, porque supone un cambio personal importante, que confundirá a quienes van a impedir que esos cambios sucedan. Es lo que se llama la resistencia al cambio. La gente procurará verte siempre con la idea que tienen prefijada en su mente, y toda disonancia conducirá a una tensión.

El abandono del miedo nos introduce en el camino del coraje. Habrá cosas impensables para ti a las que hoy te atreves a contradecir. El coraje y la fuerza se mostrarán más contundentes a la hora de afrontar los problemas. Ya no hay parálisis, ahora todo es creatividad y camino por andar.

El que acepta su testimonio certifica la veracidad de Dios

Hay verdades en la vida en las que uno cae en la cuenta por el mero hecho de experimentar la caducidad de las promesas hechas por los hombres. A esas verdades nos aferramos como si fuera el único testimonio que existe.

Sin embargo, hay una verdad que brota de la fe, la que da testimonio de la vida de Dios, la que se expresa con el amor y el perdón, la que nunca renuncia a los gestos de misericordia, la verdad que expresa la bondad de Dios en la piel de aquellos que se desviven en los caminos de la pobreza y del abatimiento humano. Todo árbol caído encierra en él una esperanza. La esperanza de volver a levantarse. Así pasa con el ser humano. La fe que certifica la veracidad de Dios es aquella que es capaz de levantarse para vivir.

Dios nos llama a la vida, a una vida renovada, nos resucita en el aliento vital que nos ofreció en la creación. Nos revitaliza en la fe y en la esperanza con la resurrección.

Pidamos llenos de confianza para que cada día sepamos ver la contante vocación a la vida que el resucitado nos ofrece.

Alexis Fr. Alexis González de León O.P.

Convento de San Pablo y San Gregorio (Valladolid)

Enviar comentario al autor/a

Volver arriba

 Viernes   3 de Mayo de 2019  

Yo soy el camino, y la verdad, y la vida

Hoy celebramos: Santos Felipe y Santiago (3 de Mayo)

Primera Lectura

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios 15, 1-8

Os recuerdo, hermanos, el Evangelio que os proclamé y que vosotros aceptasteis, y en el que estáis fundados, y que os está salvando, si es que conserváis el Evangelio que os proclamé; de lo contrario, se ha malogrado vuestra adhesión a la fe.
Porque lo primero que yo os transmití, tal como lo había recibido, fue esto: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se le apareció a Cefas y más tarde a los Doce; después se apareció a más de quinientos hermanos juntos, la mayoría de los cuales viven todavía, otros han muerto; después se le apareció a Santiago, después a todos los apóstoles; por último, se me apareció también a mí.

Salmo

Sal 18, 2-3. 4-5 R. A toda la tierra alcanza su pregón

El cielo proclama la gloria de Dios,
el firmamento pregona la obra de sus manos:
el día al día le pasa el mensaje,
la noche a la noche se lo susurra. R.

Sin que hablen,
sin que pronuncien, s
in que resuene su voz,
a toda la tierra alcanza su pregón,
y hasta los límites del orbe su lenguaje. R.

Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Juan 14, 6-14

En aquel tiempo, dijo Jesús a Tomás:
-«Yo soy el camino, y la verdad, y la vida. Nadie va al Padre, sino por mí. Si me conocéis a mi, conoceréis también a mi Padre. Ahora ya lo conocéis y lo habéis visto.»
Felipe le dice:
-«Señor, muéstranos al Padre y nos basta.»
Jesús le replica:
-«Hace tanto que estoy con vosotros, ¿y no me conoces, Felipe? Quien me ha visto a mi ha visto al Padre. ¿Cómo dices tú: “Muéstranos al Padre” ? ¿No crees que yo estoy en el Padre, y el Padre en mí? Lo que yo os digo no lo hablo por cuenta propia. El Padre, que permanece en mí, hace sus obras, Creedme: yo estoy en el Padre, y el Padre en mí. Si no, creed a las obras. Os lo aseguro: el que cree en mí, también él hará las obras que yo hago, y aún mayores. Porque yo me voy al Padre; y lo que pidáis en mi nombre, yo lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo.
Si me pedís algo en mi nombre, yo lo haré. »

Reflexión del Evangelio del día

La Resurrección, nuestra razón de ser

Hoy San Pablo nos dice de manera rotunda cual es el pilar fundamental de nuestra Fe: que Cristo resucitó y vive. Así de claro, así de sencillo ¡Y así de grande! En su carta a los Corintios les recuerda lo que les había predicado cuando estuvo con ellos: la Pasión y muerte de Jesús y su Resurrección y que todo fue para el perdón de nuestros pecados. Les relata las personas que vieron al Maestro y dieron testimonio de que estaba vivo, como queriendo reforzar sus palabras, estamos en los primeros momentos de la Iglesia y muchos de los que fueron testigos del paso de Cristo por la tierra aún vivían.

Y el mismo San Pablo narra como también a él    se le apareció. El Apóstol ha sido testigo en primera persona de que Jesús está con nosotros. Y nos recuerda que es en eso precisamente en lo que se fundamenta nuestra Fe, en un Dios vivo, cercano y presente. Con esa confianza debemos abordar nuestras relaciones con Dios.

Nuestro cimiento es la fe

Tomás y Felipe nos dan la oportunidad de conocer un poco más a Jesús. Ellos le exponen sus dudas al Maestro y Él les da una respuesta que solo desde el corazón podemos entender: La unidad del Padre y el Hijo, “Quien me ha visto a mí, ha visto al Padre”. Y va más allá al decirles, al decirnos, que si no creemos en sus palabras creamos en las obras: “El Padre, que permanece en mí, hace sus obras. Creedme, yo estoy en el Padre y el Padre en mí. Si no, creed a las obras”. El Dogma de la Santísima Trinidad (muy presente en este pasaje, pienso que es el Espíritu Santo el que inspira a Jesús y mueve a Jesús) es muy difícil de entender por nosotros, pero basta con escuchar atentamente las palabras de Cristo para abandonarnos a su confianza y creer sin miedo y sin reservas.

Y una vez más Cristo nos anima a pedir con confianza, a orar con la seguridad de que seremos escuchados y atendidos: “…Y lo que pidáis en mi nombre, yo lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo” Es una prueba más del amor infinito que nos tiene Dios, de su Misericordia para con nosotros. Podemos no entender, podemos dudar, pero siempre tenemos que tener la certeza de que la mano tendida del Padre nos aguarda. Sé que son cosas difíciles de comprender, por eso os animo a que perseveréis en la Fe, que pidáis Fe a Cristo. La Fe es la roca fuerte en la que cimentar nuestra vida, la palanca que moverá nuestro corazón en el camino hacia a Dios y en nuestras relaciones con los demás.

“Yo soy el camino, la verdad y la vida” dice Jesús al inicio de este pasaje….” “Quien a Dios tiene, nada le falta” nos dirá Santa Teresa. Camino, Verdad y Vida ¿Qué más podemos necesitar?

Luis D. Luis Maldonado Fernández de Tejada, OP

Fraternidad Laical de Santo Domingo, de Almagro

Enviar comentario al autor/a

Volver arriba

 Sábado   4 de Mayo de 2019  

Soy yo, no temáis

Hoy celebramos: Beata Emilia Bichieri (4 de Mayo)

Primera Lectura

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 6, 1-7

En aquellos días, al crecer el número de los discípulos, los de lengua griega se quejaron contra los de lengua hebrea, diciendo que en el suministro diario no atendían a sus viudas. Los Doce convocaron al grupo de los discípulos y les dijeron: – «No nos parece bien descuidar la palabra de Dios para ocuparnos de la administración. Por tanto, hermanos, escoged a siete de vosotros, hombres de buena fama, llenos de espíritu y de sabiduría, y los encargaremos de esta tarea: nosotros nos dedicaremos a la oración y al ministerio de la palabra.» La propuesta les pareció bien a todos y eligieron a Esteban, hombre lleno de fe y de Espíritu Santo, a Felipe, Prócoro, Nicanor, Timón, Parmenas y Nicolás, prosélito de Antioquía, Se los presentaron a los apóstoles y ellos les impusieron las manos orando. La palabra de Dios iba cundiendo, y en Jerusalén crecía mucho el número de discípulos; incluso muchos sacerdotes aceptaban la fe.

Salmo

Sal 32, 1-2. 4-5. 18-19 R. Que tu misericordia, Señor, venga sobre nosotros, como lo esperamos de ti.

Aclamad, justos, al Señor,
que merece la alabanza de los buenos.
Dad gracias al Señor con la cítara,
tocad en su honor el arpa de diez cuerdas. R/.

Que la palabra del Señor es sincera,
y todas sus acciones son leales;
él ama la justicia y el derecho,
y su misericordia llena la tierra. R/.

Los ojos del Señor están puestos en sus fieles,
en los que esperan en su misericordia,
para librar sus vidas de la muerte
y reanimarlos en tiempo de hambre.R/.

Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Juan 6, 16-21

Al oscurecer, los discípulos de Jesús bajaron al lago, embarcaron y empezaron a atravesar hacia Cafárnaún. Era ya noche cerrada, y todavía Jesús no los había alcanzado; soplaba un viento fuerte, y el lago se iba encrespando. Habían remado unos cinco o seis kilómetros, cuando vieron a Jesús que se acercaba a la barca, caminando sobre el lago, y se asustaron. Pero él les dijo: – «Soy yo, no temáis.» Querían recogerlo a bordo, pero la barca tocó tierra en seguida, en el sitio a donde iban.

Reflexión del Evangelio del día

La Palabra de Dios iba cundiendo

Ser cristiano lleva consigo fundamentalmente dos cosas: predicar, escuchar la Palabra de Dios y cumplir la Palabra predicada. Ya desde los primeros tiempos del cristianismo  hubo dificultades para llevar a cabo estas dos tareas. La primera lectura nos muestra un pequeño conflicto de convivencia entre los cristianos provenientes del judaísmo y los provenientes de los gentiles con la consecuencia de que las viudas de estos últimos no eran debidamente atendidas.

Se reunió “el grupo de los discípulos” y encontraron una solución, una solución cristiana, atendiendo tanto a la predicación de la Palabra como a sus consecuencias prácticas de atención a las viudas para lo que eligieron a siete hombres “de buena fama, llenos de espíritu de sabiduría”.

También los cristianos del siglo XXI debemos estar atentos para alimentar nuestra vida “devorando” la Palabra de Dios y viviendo todo lo que nos indica para que la ilusión y la esperanza aniden en nuestros corazones y todos los que nos rodean vean que es Cristo, el que es la Palabra, el que mueve nuestra existencia… y se animen a  aceptar nuestra fe.

Soy yo, no temáis

Mateo y Marcos amplían la versión de Juan de este pasaje. Después de la multiplicación de los panes y los peces, Jesús mandó a sus discípulos ir en la barca a la otra orilla del lago, mientras él despedía a la gente y se retiraba al monte a orar. Más tarde fue a su encuentro andando sobre las aguas de lago, que se había encrespado. Los discípulos no le reconocieron y pensaron que era un fantasma hasta que Jesús les serenó: “Soy yo, no temáis”. Y la paz volvió a sus corazones. Jesús no les había abandonado. Seguía con ellos.

Una lección más de Jesús  para sus seguidores de cualquier época, sobre todo, en tiempo de resurrección. Jesús resucitado está dispuesto a no abandonarnos nunca a lo largo de nuestra existencia terrena. Nada ni nadie será capaz de separarnos de su amor, de su presencia, de su ayuda. En momentos de zozobra y de oscuridad, él saldrá a nuestro encuentro para decirnos: “Soy yo, no temáis”, sigo con vosotros.

Manuel Fray Manuel Santos Sánchez

Convento de Santo Domingo (Oviedo)

Enviar comentario al autor/a

Volver arriba
¿Te ha gustado? Compártelo en: twitter
facebook
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

2do Domingo de Pascuas

logodominicos

Homilía II Domingo de Pascua

28 de abril de 2019 – Ciclo C

Paz a vosotros

Ver en el navegador
Descargar PDF
Descargar ePub

  Introducción

El haber experimentado el encuentro con el Señor, viéndolo vivo, en medio de la comunidad, en fraternidad cercana, dejándose ver y tocar, nos permite descubrir  que en la historia, todo ser humano es necesario. Nos debemos unos a otros para hacer verdad y encarnar la alegría del Evangelio en el momento presente.

Esta es nuestra fe, o su fruto. Vivir en la confianza de sabernos amados y descubrir que cada uno de los hermanos estamos llamados a compartir experiencias de Evangelio en la historia que nos toca vivir. Ante todo encarnar la misericordia que se nos ha dado.

Sin cerrarnos al miedo de lo que es distinto, diferente o desconocido.  Pues toda comunidad humana cerrada en sí misma, enrocada, aherrojada, narcisista tal vez. Necesita aires nuevos, los aires con olores distintos, de la multitud de personas que en su dignidad reclaman y necesitan del Señor Resucitado.

De éste Señor Misericordia infinita en la que nos distingue y conoce. Haciéndose hermano, hermana, padre o madre en cada necesidad humana. Devolviéndonos nuestro propio rostro. El rostro que, en cada uno de nosotros, el Padre descubre a su propio Hijo.

Carmelo D. Carmelo Lara Ginés O.P.

Parroquias de Abengibre y Casas Ibáñez (Albacete)

Enviar comentario al autor/a

Volver arriba

  Lecturas

Primera Lectura

Lectura de los Hechos de los Apóstoles 5, 12-16

Los Apóstoles hacían muchos signos y prodigios en medio del pueblo.
Los fieles se reunían de común acuerdo en el pórtico de Salomón; los demás no se atrevían a juntárseles, aunque la gente se hacía lenguas de ellos; más aún, crecía el número de los creyentes, hombres y mujeres, que se adherían al Señor. La gente sacaba los enfermos a la calle, y los ponía en catres y camillas, para que al pasar Pedro, su sombra por lo menos cayera sobre alguno.Mucha gente de los alrededores acudía a Jerusalén llevando enfermos y poseídos de espíritu inmundo, y todos se curaban.

Salmo

Sal 117, 2-4. 22-24. 25-27a R. Dad gracias al Señor porque es bueno, porque es eterna su misericordia.

Diga la casa de Israel:
eterna es su misericordia.
Diga la casa de Aarón:
eterna es su misericordia.
Digan los fieles del Señor:
eterna es su misericordia. R.

La piedra que desecharon los arquitectos,
es ahora la piedra angular.
Es el Señor quien lo ha hecho,
ha sido un milagro patente.
Este es el día en que actuó el Señor:
sea nuestra alegría y nuestro gozo. R.

Señor, danos la salvación,
Señor, danos prosperidad.
Bendito el que viene en nombre del Señor,
os bendecimos desde la casa del Señor;
el Señor es Dios: él nos ilumina. R.

Segunda Lectura

Lectura del libro del Apocalipsis 1, 9-11a. 12-13. 17-19

Yo, Juan, vuestro hermano y compañero en la tribulación,
en el reino y en la esperanza en Jesús,
estaba desterrado en la isla de Patmos,
por haber predicado la palabra de Dios
y haber dado testimonio de Jesús.
Un domingo caí en éxtasis
y oí a mis espaldas una voz potente, como una trompeta,
que decía:
Lo que veas escríbelo en un libro,
y envíaselo a las siete iglesias de Asia.
Me volví a ver quién me hablaba,
y al volverme, vi siete lámparas de oro,
y en medio de ellas una figura humana,
vestida de larga túnica
con un cinturón de oro a la altura del pecho.
Al verla, caí a sus pies como muerto.
El puso la mano derecha sobre mí y dijo:
–No temas: Yo soy el primero y el último,
yo soy el que vive.
Estaba muerto, y ya ves, vivo por los siglos de los siglos;
y tengo las llaves de la Muerte y del Infierno.
Escribe, pues, lo que veas:
lo que está sucediendo
y lo que ha de suceder más tarde.

Evangelio del día

Lectura del santo Evangelio según San Juan 20, 19-31

Al anochecer de aquel día, el día primero de la semana, estaban los discípulos en una casa con las puertas cerradas, por miedo a los judíos.
Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo:
–Paz a vosotros.
Y diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Y los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor. Jesús repitió:
–Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo.
Y dicho esto, exhaló su aliento sobre ellos y les dijo:
–Recibid el Espíritu Santo; a quienes les perdonéis los pecados les quedan perdonados; a quienes se los retengáis les quedan retenidos.
Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús. Y los otros discípulos le decían:
–Hemos visto al Señor.
Pero él les contestó:
–Si no veo en sus manos la señal de los clavos, si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en su costado, no lo creo.
A los ocho días, estaban otra vez dentro los discípulos y Tomás con ellos. Llegó Jesús, estando cerradas las puertas, se puso en medio y dijo:
–Paz a vosotros.
Luego dijo a Tomás:
–Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.
Contestó Tomás:
–¡Señor mío y Dios mío!
Jesús le dijo:
–¿Porque me has visto has creído? Dichosos los que crean sin haber visto.
Muchos otros signos, que no están escritos en este libro, hizo Jesús a la vista de los discípulos. Estos se han escrito para que creáis que Jesús es el Mesías, el Hijo de Dios, y para que, creyendo, tengáis vida en su Nombre.

Volver arriba

  Comentario bíblico

Comentario bíblico de: Fray Miguel de Burgos Núñez
También puede ver el de: Fr. Gerardo Sánchez Mielgo

La fe en la Resurrección no es puro personalismo

Iª Lectura: Hechos (5, 12-16).

Pertenece al conjunto llamado de los sumarios, en los que Lucas presenta una visión de conjunto de la vida de la comunidad primitiva y su crecimiento. El fragmento de hoy subraya especialmente el testimonio apostólico, sobre todo a través de signos y prodigios (como lo hacía Jesús) y la reacción de los que recibían el beneficio o de los que lo presenciaban.

Fuente: Gerardo Sánchez Mielgo, OP

IIª Lectura: Apocalipsis (1, 9-19).

El fragmento recoge la primera visión-vocación del profeta. El libro del Apocalipsis nos va a acompañar, como segunda lectura. durante toda la cincuentena pascual. Por eso es necesario recordar brevemente que este escrito pertenece a un género literario peculiar: a través de visiones, a veces desconcertantes y complejas en su interpretación, intenta afirmar algunas verdades fundamentales. Se recurre a ese modo de expresión para consolar en momentos difíciles y de persecución. El autor intenta mostrar o presentar al lector algunas verdades centrales: la Iglesia es perseguida como lo fue su Maestro y Señor (el Cordero degollado); en medio de la persecución es invitada a contemplar que el Cordero degollado está vivo ante el trono del Todopoderoso; por tanto, es posible mantener la fidelidad al Evangelio movidos por una gran esperanza.

Fuente: Gerardo Sánchez Mielgo, OP

IIIª Lectura (Jn 20, 19-31): ¡Señor mío! La resurrección se cree, no se prueba

III.1. El texto es muy sencillo, tiene dos partes (vv. 19-23 y vv. 26-27) unidas por la explicación de los vv. 24-25 sobre la ausencia de Tomás. Las dos partes inician con la misma indicación sobre los discípulos reunidos y en ambas Jesús se presenta con el saludo de la paz (vv. 19.26). Las apariciones, pues, son un encuentro nuevo de Jesús resucitado que no podemos entender como una vuelta a esta vida. Los signos de las puertas cerradas por miedo a los judíos y cómo Jesús las atraviesa, “dan que pensar”, como dice Ricoeur, en todo un mundo de oposición entre Jesús y los suyos, entre la religión judía y la nueva religión de la vida por parte de Dios. La “verdad” del texto que se nos propone, no es una verdad objetivable, empírica o física, como muchas veces se propone en una hermenéutica apologética de la realidad de la resurrección. Vivimos en un mundo cultural distinto, y aunque la fe es la misma, la interpretación debe proponerse con más creatividad.

III.2. El “soplo” sobre los discípulos recuerda acciones bíblicas que nos hablan de la nueva creación, de la vida nueva, por medio del Espíritu. Se ha pensado en Gn 2,7 o en Ez 37. El espíritu del Señor Resucitado inicia un mundo nuevo, y con el envío de los discípulos a la misión se inaugura un nuevo Israel que cree en Cristo y testimonia la verdad de la resurrección. El Israel viejo, al que temen los discípulos, está fuera de donde se reúnen los discípulos (si bien éstos tienen las puertas cerradas). Será el Espíritu del resucitado el que rompa esas barreras y abra esas puertas para la misión. En Juan, “Pentecostés” es una consecuencia inmediata de la resurrección del Señor. Esto, teológicamente, es muy coherente y determinante.

III.3. La figura de Tomás es solamente una actitud de “anti-resurrección”; nos quiere presentar las dificultades a que nuestra fe está expuesta; es como quien quiere probar la realidad de la resurrección como si se tratara de una vuelta a esta vida. Algunos todavía la quieren entender así, pero de esa manera nunca se logrará que la fe tenga sentido. Porque la fe es un misterio, pero también es relevante que debe tener una cierta racionalidad (fides quaerens intellectum), y en una vuelta a la vida no hay verdadera y real resurrección. Tomás, uno de los Doce, debe enfrentarse con el misterio de la resurrección de Jesús desde sus seguridades humanas y desde su soledad, porque no estaba con los discípulos en aquel momento en que Jesús, después de la resurrección, se les hizo presente, para mostrarse como el Viviente. Este es un dato que no es nada secundario a la hora de poder comprender el sentido de lo que se nos quiere poner de manifiesto en esta escena: la fe, vivida desde el personalismo, está expuesta a mayores dificultades. Desde ahí no hay camino alguno para ver que Dios resucita y salva.

III.4. Tomás no se fía de la palabra de sus hermanos; quiere creer desde él mismo, desde sus posibilidades, desde su misma debilidad. En definitiva, se está exponiendo a un camino arduo. Pero Dios no va a fallar ahora tampoco. Jesucristo, el resucitado, va a «mostrarse» (es una forma de hablar que encierra mucha simbología; concretamente podemos hablar de la simbología del “encuentro”) como Tomás quiere, como muchos queremos que Dios se nos muestre. Pero así no se “encontrará” con el Señor. Esa no es forma de “ver” nada, ni entender nada, ni creer nada.

III.5. Tomás, pues, debe comenzar de nuevo: no podrá tocar con sus manos las heridas de las manos del Resucitado, de sus pies y de su costado, porque éste, no es una “imagen”, sino la realidad pura de quien tiene la vida verdadera. Y es ante esa experiencia de una vida distinta, pero verdadera, cuando Tomás se siente llamado a creer como sus hermanos, como todos los hombres. Diciendo «Señor mío y Dios mío», es aceptar que la fe deja de ser puro personalismo para ser comunión que se enraíce en la confianza comunitaria, y experimentar que el Dios de Jesús es un Dios de vida y no de muerte.

Miguel Fray Miguel de Burgos Núñez

Maestro y Doctor en Teología. Licenciado en Sagrada Escritura

Enviar comentario al autor/a

Volver arriba
see Este comentario está incluido en el libro: Sedientos de su Palabra. Comentarios bíblicos a las lecturas de la liturgia dominical. Ciclos A, B y C. Editorial San Esteban, Salamanca 2009.

  Pautas para la homilía

Las puertas cerradas

En la vida, en nuestra vida de fe, atravesamos momentos de luz, sombras y oscuridad. No vemos nada claro. Mantenemos la duda. Nos acobardamos ante  aquello que nos parece insalvable y no encerramos, poniendo hasta cerrojos y trancas en el corazón y nos convertimos en seres casi irracionales. Todo se hace noche. Sin escapatoria y sin salida. Sin libertad. Desterrados de nosotros mismos. Incapaces  de analizar lo que experimentamos en medio de tanto sinsentido.

Volver a recobrar la confianza necesita de un levantarse y ponerse en camino hacia ese mundo de sueños y sombras. De muerte. Hay que poner luz. Hay que caminar hacia los fundamentos de nuestra propia persona.

Confiar, confiarnos a nuestra capacidad personal, sabiendo que somos mucho más que solo miedo. Hacer un camino interior que lleve a descubrir justamente que necesitamos “tocar” cada rincón de nuestra intimidad para ordenar e iluminar. Para poner vida.

Paz a vosotros. Como el Padre me ha enviado, así también os envío yo

Necesitamos  descubrir la verdad del Resucitado que vive en la comunidad y en cada uno.  Destruir todo cerrojo que impide abrirse a la historia presente en que viven las comunidades y que celebran  la presencia del Señor. Cada comunidad. Su vida,  es la referencia personal,  local y universal para cada uno de los seguidores del Señor.

Será imprescindible acoger la misión que el Señor nos entrega.  Ponerse en camino, en itinerancia, hasta la tierra de cumanos  cómo deseaba Domingo de Guzmán, hasta las fronteras de cualquier horizonte. Por caminos que son sagrados y que se han de hacer descalzos. Con humildad. Sabiendo que ni la Palabra ni los carismas del Espíritu Santo nos pertenecen, sino que han de entregarse. Con nosotros también lo hicieron.

Hemos visto al Señor

Por pura misericordia y compasión del Señor.  Él nos llamó a ser hermanos,  nos hizo partícipes de su amor, nos entregó la oración.

Hemos palpado su presencia,  tocado su persona.  En su misericordia gozamos del perdón. Nos ha dado en prenda su palabra. Nos ha abierto los ojos para ver, en los hermanos que sufren por cualquier causa, el verdadero rostro de Dios.   

Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente

Todo el programa del Evangelio se contiene en estas palabras del Señor. Tiene la absoluta confianza de que tanto Tomás como todos los cristianos, seremos capaces de responder con la generosidad y respeto que merecen sus heridas.

El Señor que hace presente el Reino de Dios sabe que su comunidad lo realizará desde la conversión del corazón, la fidelidad y el respeto que se debe a toda persona que sufre el descarte.  Se trata de vivir y convivir en la ley evangélica del amor.

Carmelo D. Carmelo Lara Ginés O.P.

Parroquias de Abengibre y Casas Ibáñez (Albacete)

enviarEnviar comentario al autor/a

Volver arriba
¿Te ha gustado? Compártelo en:
twitter
facebook

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Lecturas de la Octava de Pascua

 

 Lunes   22 de Abril de 2019  

Alegraos

Primera Lectura

Primera Lectura: Hechos 2,14.22-33

El día de Pentecostés, Pedro, de pie con los Once, pidió atención y les dirigió la palabra: “Judíos y vecinos todos de Jerusalén, escuchad mis palabras y enteraos bien de lo que pasa. Escuchadme, israelitas: Os hablo de Jesús Nazareno, el hombre que Dios acreditó ante vosotros realizando por su medio los milagros, signos y prodigios que conocéis. Conforme al designio previsto y sancionado por Dios, os lo entregaron, y vosotros, por mano de paganos, lo matasteis en una cruz. Pero Dios lo resucitó, rompiendo las ataduras de la muerte; no era posible que la muerte lo retuviera bajo su dominio, pues David dice, refiriéndose a él: “Tengo siempre presente al Señor, con él a mi derecha no vacilaré. Por eso se me alegra el corazón, exulta mi lengua, y mi carne descansa esperanzada. Porque no me entregarás a la muerte ni dejarás a tu fiel conocer la corrupción. Me has enseñado el sendero de la vida, me saciarás de gozo en tu presencia.” Hermanos, permitidme hablaros con franqueza: El patriarca David murió y lo enterraron, y conservamos su sepulcro hasta el día de hoy. Pero era profeta y sabía que Dios le había prometido con juramento sentar en su trono a un descendiente suyo; cuando dijo que “no lo entregaría a la muerte y que su carne no conocería la corrupción”, hablaba previendo la resurrección del Mesías. Pues bien, Dios resucitó a este Jesús, de lo cual todos nosotros somos testigos. Ahora, exaltado por la diestra de Dios, ha recibido del Padre el Espíritu Santo que estaba prometido, y lo ha derramado. Esto es lo que estáis viendo y oyendo.”

Salmo

Salmo Responsorial: 15 “Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti.”

Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti; yo digo al Señor: “Tú eres mi bien.” El Señor es el lote de mi heredad y mi copa; mi suerte está en tu mano. R.

Bendeciré al Señor, que me aconseja, hasta de noche me instruye internamente. Tengo siempre presente al Señor, con él a mi derecha no vacilaré. R.

Por eso se me alegra el corazón, se gozan mis entrañas, y mi carne descansa serena. Porque no me entregarás a la muerte, ni dejarás a tu fiel conocer la corrupción. R.

Me enseñarás el sendero de la vida, me saciarás de gozo en tu presencia, de alegría perpetua a tu derecha. R.

Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Mateo 28,8-15

En aquel tiempo, las mujeres se marcharon a toda prisa del sepulcro; impresionadas y llenas de alegría, corrieron a anunciarlo a los discípulos. De pronto, Jesús les salió al encuentro y les dijo: “Alegraos.” Ellas se acercaron, se postraron ante él y le abrazaron los pies. Jesús les dijo: “No tengáis miedo: id a comunicar a mis hermanos que vayan a Galilea; allí me verán.” Mientras las mujeres iban de camino, algunos de la guardia fueron a la ciudad y comunicaron a los sumos sacerdotes todo lo ocurrido. Ellos, reunidos con los ancianos, llegaron a un acuerdo y dieron a los soldados una fuerte suma, encargándoles: “Decid que sus discípulos fueron de noche y robaron el cuerpo mientras vosotros dormíais. Y si esto llega a oídos del gobernador, nosotros nos lo ganaremos y os sacaremos de apuros.” Ellos tomaron el dinero y obraron conforme a las instrucciones. Y esta historia se ha ido difundiendo entre los judíos hasta hoy.

Reflexión del Evangelio del día

Pero Dios lo resucitó rompiendo las ataduras de la muerte

Primera intervención de un discípulo de Jesús ante los judíos. Consecuencia inmediata de la acción del Espíritu Santo. Es Pedro, quien empieza a actuar como el portavoz inicial de los apóstoles. En esa primera intervención, resume lo esencial de la persona de “Jesús Nazareno”, como le llama: Pasó por la vida realizando signos que manifestaban que Dios estaba de su parte, pero los judíos lo entregaron a los paganos, que acabaron con su vida; “pero Dios lo resucitó rompiendo las ataduras de la muerte”. Pedro se apoya en el testimonio de David. Él murió, pero, como profeta, anuncio al Mesías, del que Dios dijo “que no lo entregaría a la muerte y que su carne no conocería la corrupción”. El mensaje esencial de la fe cristiana era proclamado cuando los acontecimientos recientes hablaban con certeza de la muerte en la cruz, como un maldito, de ese Jesús Nazareno. Frente a esa verdad con testigos visuales, está el testimonio de unos compañeros suyos que aseguraban que lo habían visto vivo. ¿A quién creer? El testimonio era valiente, atrevido, pero impensable. En favor de la posibilidad de la resurrección como hace Pedro solo estaban los signos extraordinarios que Jesús había hecho, que mostraban que en él estaba la fuerza de Dios. Y, por lo tanto, el mismo Dios que le concedió realizar esos signos, pudo haberle resucitado. Bien está el valiente testimonio de los apóstoles; pero será la vida de Jesús, del Jesús histórico, lo que ayude a aceptar lo que es un misterio, su resurrección, es decir su triunfo sobre la muerte.

Las mujeres “impresionadas y llenas de alegría corrieron a anunciarlo a los discípulos”

El relato anterior a este texto impresiona: Son dos las mujeres, María la Magdalena y la otra María, las que fueron a ver el sepulcro. Tiembla la tierra y aparece un ángel, que mueve la piedra del sepulcro y se sienta en ella. Un ángel que Mateo lo describe como “un relámpago vestido de blanco como la nieve”. El ángel les anuncia la resurrección, les dice que comprueben que el sepulcro está vacío, “e id aprisa a decirles a sus discípulos . Es al ir a cumplir ese encargo del ángel cuando el mismo Jesús “les sale al encuentro”, y les ordena lo que habían oído del ángel… Las mujeres que no tienen mayor protagonismo en la vida de Jesús, como seguidoras de él, son las encargadas de comunicar a sus inmediatos discípulos, los apóstoles, su triunfo sobre la muerte, la verdad esencial de nuestra fe. El primer anuncio de la presencia de Jesús en nuestra historia, lo recibió María, la madre, que lo concibió. El primer anuncio de la resurrección lo recibieron María la Magdalena y la otra María, las amigas de Jesús. Serán las primeras testigos y las primeras que predican el triunfo sobre la muerte del Maestro.

Pudieron hacerlo centinelas que estaban vigilando el sepulcro. Pero lo que hicieron fue comunicar lo que presenciaron a los sumos sacerdotes. Estos no sólo no creyeron, tomaron medidas para que nadie creyera. Y apareció el dinero de nuevo, como en el caso de Judas, para traicionar la verdad.

Una simple reflexión: La fe exige estar dispuesto a creer. Cuando no interesa creer se utiliza el medio que sea para ello. Y se paga para que otros no crean, a base de comprar a los testigos que podían testimoniar la verosimilitud de la fe. El dinero tiene un gran poder. Lo tuvo. Lo tiene.

Juan José Fray Juan José de León Lastra

Convento de Ntra. Sra. de Atocha (Madrid)

Enviar comentario al autor/a

Volver arriba

 Martes   23 de Abril de 2019  

Mujer, ¿Por qué lloras?, ¿A quién buscas?

Primera Lectura

Primera lectura: Hechos de los Apóstoles 2,36-41

“El día de Pentecostés, decía Pedro a los judíos: Todo Israel esté cierto de que al mismo Jesús, a quien vosotros crucificasteis, Dios lo ha constituido Señor y Mesías. Estas palabras les traspasaron el corazón, y preguntaron a Pedro y a los demás apóstoles: ¿Qué tenemos que hacer, hermanos? Pedro les contestó: Convertíos y bautizaos todos en nombre de Jesucristo para que se os perdonen los pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo. Porque la promesa vale para vosotros y para vuestros hijos y, además, para todos los que llame el Señor, Dios nuestro, aunque estén lejos. Con estas y otras muchas razones les urgía, y los exhortaba diciendo: Escapad de esta generación perversa. Los que aceptaron sus palabras se bautizaron, y aquel día se les agregaron unos tres mil”.

Salmo

Sal 32, 4-5. 18-19. 20 y 22 R. La misericordia del Señor llena la tierra.

La palabra del Señor es sincera,
y todas sus acciones son leales;
él ama la justicia y el derecho,
y su misericordia llena la tierra. R/.

Los ojos del Señor están puestos en sus fieles,
en los que esperan en su misericordia,
para librar sus vidas de la muerte
y reanimarlos en tiempo de hambre. R/.

Nosotros aguardamos al Señor:
él es nuestro auxilio y escudo.
Que tu misericordia, Señor,
venga sobre nosotros,
como lo esperarnos de ti. R/.

Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Juan 20,11-18

“En aquel tiempo, fuera, junto al sepulcro, estaba María, llorando. Mientras lloraba, se asomó al sepulcro y vio dos ángeles vestidos de blanco, sentados, uno a la cabecera y otro a los pies, donde había estado el cuerpo de Jesús. Ellos le preguntan: Mujer, ¿por qué lloras? Ella les contesta: Porque se han llevado a mi Señor y no sé dónde lo han puesto. Dicho esto, da media vuelta y ve a Jesús, de pie, pero no sabía que era Jesús. Jesús le dice: Mujer, ¿por qué lloras?, ¿a quién buscas? Ella, tomándolo por el hortelano, le contesta: Señor, si tú te lo has llevado, dime dónde lo has puesto y yo lo recogeré. Jesús le dice: ¡María! Ella se vuelve y le dice: ¡Rabboni!, que significa: ¡Maestro! Jesús le dice: Suéltame, que todavía no he subido al Padre. Anda, ve a mis hermanos y diles: Subo al Padre mío y Padre vuestro, al Dios mío y Dios vuestro. María Magdalena fue y anunció a los discípulos: He visto al Señor y ha dicho esto”.

Reflexión del Evangelio del día

¿Qué tenemos que hacer hermanos?

Nos encontramos con un texto muy duro y a la vez revelador para todos aquellos que escucharon a Pedro en aquella predicación. Y es que Pedro no se anda con rodeos, culpa a todos los judíos de la  muerte de Jesús. Y ante una acusación de esta índole cabe reaccionar de dos modos distintos: o de forma violenta y desmintiendo esas acusaciones, o acogiendo con el corazón abierto nuestra parte de culpa en esas acusaciones que se están vertiendo sobre nosotros, o sobre el grupo de personas al que nosotros pertenecemos.

Al encontrarnos con personas con una sensibilidad religiosa especial y estar abiertos a esa realidad divina que de algún modo pocos días antes se les ha puesto de manifiesto con la vida y muerte de Cristo, los oyentes de Pedro reaccionan de una  forma abierta al Espíritu y a la voluntad de Dios para con sus vidas. Se sienten necesitados de ayuda y con sencillez les piden a los apóstoles que les digan qué deben hacer, arrepentidos de sus actos, pensamientos y sentimientos contrarios a Jesús, Hijo de Dios, que ha vivido entre ellos y no han sabido reconocerle. Y nada más lejos de acciones de castigo o preceptos: “Convertíos y bautizaos todos en  nombre de Jesucristo para que se os perdonen los pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo.” Conversión, volved el corazón y la vida a Dios, hoy, ayer y siempre. Acoged y tened a Dios en medio de nuestra vida y nuestros quehaceres y desde ahí está todo iluminado, fortalecido y con la seguridad de caminar en el sendero del bien y del amor. Y sigue el texto: “Porque la promesa sirve para vosotros y para vuestros hijos y, además, para todos los que llame el Señor, Dios nuestro, aunque estén lejos”. Estas palabras nos liberan y  a la vez nos dan la tarea de todo cristiano bautizado en nombre del Resucitado: anunciar la Buena Noticia a otros, comenzando por los de nuestra propia familia y también a los más lejanos. Todos los hombres deben llegar a escuchar hablar de Cristo, para que tengan la oportunidad de una vida plena, de una vida con Dios.

Mujer, ¿Por qué lloras?, ¿A quién buscas?

Nuestra vida es una continua búsqueda, y muchas veces nos encontramos junto a un sepulcro (problema o situación que para nosotros no tiene solución y nos causa un gran dolor, una gran pérdida). Anhelamos muchas cosas, pero nos topamos con la muerte, con la fría y desnuda roca. Todos somos Magdalena, que seguimos a Jesús hasta el sepulcro; allí llevamos todo lo que somos y todo lo que late en nuestro interior. Pero Cristo no está entre los muertos, nuestra vida no es una vida muertos, sino de plenitud. En la debilidad más terrible es donde Dios se hace presente y viene a resucitarnos, a llamarnos por nuestro nombre, “María”, para que sintamos su cercanía para con  nosotros en nuestro sufrir y en nuestras alegrías.

Pero en este texto debemos dar un paso más al cual el mismo Cristo resucitado invita a Magdalena y es a no  retenerlo, es decir, a no querer a manejar a Dios a nuestro antojo. Muchas veces el supuesto amor que sentimos hacia los hermanos o incluso hasta el mismo Dios nos hace acercarnos a Él en la oración con un listado de cuáles son las cosas que deben suceder o no, de lo que necesitamos (como la lista de la compra) y es en ese momento cuando Dios nos dice, como en  el texto evangélico de hoy: “Suéltame…”, déjame ser Dios en tu vida, que es mucho más de lo que tu puedas pensar o soñar. Eres un ser creado y yo el Dios infinito…, déjame ser Dios en tu vida, mi amado hijo. Y a la vez de ese dejar a Dios ser Dios, nace nuestra vocación, “Ve y mis hermanos y diles…” La persona que encuentra su vocación y la lleva a cabo no sin dificultades pero sí con todas sus fuerzas, ese vive en la Resurrección de Cristo, hace de su vida una predicación, un canto de alabanza al Dios que se hizo hombre, vivió, murió y resucitó por puro amor nuestro.

Monasterio None Monasterio Sta. María la Real – MM. Dominicas

Bormujos (Sevilla)

Enviar comentario al autor/a

Volver arriba

 Miércoles   24 de Abril de 2019  

Se les abrieron los ojos y le reconocieron

Primera Lectura

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 3,1-10:

En aquellos días, subían al templo Pedro y Juan, a la oración de media tarde, cuando vieron traer a cuestas a un lisiado de nacimiento. Solían colocarlo todos los días en la puerta del templo llamada «Hermosa», para que pidiera limosna a los que entraban. Al ver entrar en el templo a Pedro y a Juan, les pidió limosna.
Pedro, con Juan a su lado, se le quedó mirando y le dijo: «Míranos.»
Clavó los ojos en ellos, esperando que le darían algo. Pedro le dijo: «No tengo plata ni oro, te doy lo que tengo: en nombre de Jesucristo Nazareno, echa a andar.»
Agarrándolo de la mano derecha lo incorporó. Al instante se le fortalecieron los pies y los tobillos, se puso en pie de un salto, echó a andar y entró con ellos en el templo por su pie, dando brincos y alabando a Dios. La gente lo vio andar alabando a Dios; al caer en la cuenta de que era el mismo que pedía limosna sentado en la puerta Hermosa, quedaron estupefactos ante lo sucedido.

Salmo

Sal 104, 1-2. 3-4. 6-7. 8-9 R. Que se alegren los que buscan al Señor.

Dad gracias al Señor, invocad su nombre,
dad a conocer sus hazañas a los pueblos.
Cantadle al son de instrumentos,
hablad de sus maravillas. R/.

Gloriaos de su nombre santo,
que se alegren los que buscan al Señor.
Recurrid al Señor y a su poder,
buscad continuamente su rostro. R/.

¡Estirpe de Abrahán, su siervo;
hijos de Jacob, su elegido!
El Señor es nuestro Dios,
él gobierna toda la tierra. R/.

Se acuerda de su alianza eternamente,
de la palabra dada, por mil generaciones;
de la alianza sellada con Abrahán,
del juramento hecho a Isaac. R/.

Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Lucas 24,13-35

Dos discípulos de Jesús iban andando aquel mismo día, el primero de la semana, a una aldea llamada Emaús, distante unas dos leguas de Jerusalén; iban comentando todo lo que había sucedido. Mientras conversaban y discutían, Jesús en persona se acercó y se puso a caminar con ellos. Pero sus ojos no eran capaces de reconocerlo.
Él les dijo: «¿Qué conversación es esa que traéis mientras vais de camino?»
Ellos se detuvieron preocupados.
Y uno de ellos, que se llamaba Cleofás, le replicó: «¿Eres tú el único forastero en Jerusalén, que no sabes lo que ha pasado allí estos días?»
Él les preguntó: «¿Qué?»
Ellos le contestaron: «Lo de Jesús el Nazareno, que fue un profeta poderoso en obras y palabras, ante Dios y ante todo el pueblo; como lo entregaron los sumos sacerdotes y nuestros jefes para que lo condenaran a muerte, y lo crucificaron. Nosotros esperábamos que él fuera el futuro liberador de Israel. Y ya ves: hace ya dos días que sucedió esto. Es verdad que algunas mujeres de nuestro grupo nos han sobresaltado: pues fueron muy de mañana al sepulcro, no encontraron su cuerpo, e incluso vinieron diciendo que habían visto una aparición de ángeles, que les habían dicho que estaba vivo. Algunos de los nuestros fueron también al sepulcro y lo encontraron como habían dicho las mujeres; pero a él no lo vieron.»
Entonces Jesús les dijo: «¡Qué necios y torpes sois para creer lo que anunciaron los profetas! ¿No era necesario que el Mesías padeciera esto para entrar en su gloria?»
Y, comenzando por Moisés y siguiendo por los profetas, les explicó lo que se refería a él en toda la Escritura.
Ya cerca de la aldea donde iban, él hizo ademán de seguir adelante; pero ellos le apremiaron, diciendo: «Quédate con nosotros, porque atardece y el día va de caída.»
Y entró para quedarse con ellos. Sentado a la mesa con ellos, tomó el pan, pronunció la bendición, lo partió y se lo dio. A ellos se les abrieron los ojos y lo reconocieron. Pero él desapareció.
Ellos comentaron: «¿No ardía nuestro corazón mientras nos hablaba por el camino y nos explicaba las Escrituras?»
Y, levantándose al momento, se volvieron a Jerusalén, donde encontraron reunidos a los Once con sus compañeros, que estaban diciendo: «Era verdad, ha resucitado el Señor y se ha aparecido a Simón.»
Y ellos contaron lo que les había pasado por el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan.

Reflexión del Evangelio del día

No tengo plata ni oro, pero te doy lo que tengo: en nombre de Jesucristo Nazareno, echa a andar

En esta fiesta de Pascua, prolongada a lo largo de toda la semana, acogemos la alegría de la Resurrección y su fuerza transformadora a través de los testigos de la primera hora.

Pedro y Juan, miembros de la primera comunidad cristiana, participan todavía de las tradiciones judías: el templo de Jerusalén sigue siendo referente para su oración litúrgica; pero la experiencia de la Resurrección les ha trastocado. La Vida Nueva, el tesoro escondido, la Salvación tiene un nombre: Cristo. Todo lo demás, adquiere un valor relativo.

Se les abrieron los ojos y le reconocieron

A la puerta del templo, hay un hombre paralítico de nacimiento: expresión en ese tiempo de una situación de limitación, carencia, pobreza y marginación. La sociedad le deja en las puertas del templo para que se busque la vida mediante limosna; él, probablemente no tenga otra salida, o quizás se haya acostumbrado a vivir así.

Jesús de Nazareth, en su misión, había curado a muchos enfermos; ahora, sus discípulos continúan su obra liberadora; su gesto, en línea con el estilo de Jesús, no se dirige a aliviar momentáneamente una necesidad física, sino a reconstruir a aquel hombre, ponerlo en pie, devolverle su dignidad y su capacidad de ser dueño de su historia, frente a un mundo que lo excluye y posiblemente también del que se autoexcluye. No le entregan ni oro ni plata, pero sí la riqueza que poseen: la persona de Cristo, capaz de trasformar la vida en vida plena.

La gente se admira, y el paralítico, ya sanado, se levanta y se pone a caminar alabando a Dios; es decir, se convierte en discípulo y seguidor de Cristo.

Que podamos contemplar en este día, los signos de la presencia transformadora de Cristo en medio de nuestro mundo, en tanta gente y realidades que nos rodean.

Se les abrieron los ojos y le reconocieron

El Evangelio de hoy es una auténtica catequesis sobre el proceso de crecimiento en la fe; un proceso en el que siempre estamos, y que en cada etapa de la vida, en cada situación, adquiere unos tonos distintos.

El camino de Emaús, es experiencia de encuentro con el Resucitado; y como tal, significa paso de la muerte a la vida; del miedo a la libertad, de los muros a los puentes; del aislamiento a la vuelta a la comunidad.

Por eso, atrevámonos a recorrer, junto a los discípulos, nuestro camino de Emaús hoy. Esto significa mirar a fondo nuestra realidad, tomarnos el pulso a nivel personal y comunitario, poner nombre a nuestras decepciones actuales y a nuestras preguntas, no para instalarnos en la queja y en el escepticismo sino para dejarnos acompañar por aquel que siempre tiene una Palabra de Luz y de Vida; una Palabra que calienta el corazón y lo hace arder.

Y esta Palabra ¡parece tan evidente, tan clara! sin embargo, los discípulos no pueden acogerla ni entenderla; dice el Evangelio que sus ojos estaban ofuscados. Pero el Señor, con paciencia, caminando a su ritmo, les va explicando la Escrituras.

Junto con la Palabra, el gesto del amor que la traduce y permite el reconocimiento del Resucitado: el pan bendecido, partido y compartido que no es sino la vida que se bendice y se abraza, se parte y se entrega a los demás.

Pero para poder ser testigos de este gesto que les va a abrir los ojos, permitiéndoles recuperar el sentido, la esperanza, la alegría y la ilusión y posibilitándoles andar el camino de vuelta a la comunidad, los discípulos han tenido que realizar, a su vez, un pequeño gesto de hospitalidad, de abrir las puertas de su vida y de su casa al extraño, al que ha caminado con ellos.

Que el Señor nos regale en este tiempo litúrgico y en este momento de la historia la capacidad para cultivar el encuentro, que pasa por la escucha y el diálogo paciente; escucharnos entre nosotros y escuchar la Palabra que ilumina y orienta las nuestras. Cultivar también la hospitalidad de corazón con aquellos que van compartiendo camino con nosotros o que quieren hacerlo. Sólo entonces le reconoceremos y nuestro corazón, siempre inquieto pero a veces desorientado y perdido, recobrará la alegría del Evangelio y la pasión de una vida desde Él.

María Hna. María Ferrández Palencia, OP

Congregación Romana de Santo Domingo

Enviar comentario al autor/a

Volver arriba

 Jueves   25 de Abril de 2019  

¿Por qué surgen dudas en vuestro interior?

Hoy celebramos: San Marcos Evangelista (25 de Abril)

Primera Lectura

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 3, 11-26

En aquellos días, mientras el paralítico curado seguía aún con Pedro y Juan, la gente, asombrada, acudió corriendo al pórtico de Salomón, donde ellos estaban. Pedro, al ver a la gente, les dirigió la palabra: – «Israelitas, ¿por qué os extrañáis de esto? ¿Por qué nos miráis como si hubiéramos hecho andar a éste con nuestro propio poder o virtud? El Dios de Abrahán, de Isaac y de Jacob, el Dios de nuestros padres, ha glorificado a su siervo Jesús, al que vosotros entregasteis y rechazasteis ante Pilato, cuando había decidido soltarlo. Rechazasteis al santo, al justo, y pedisteis el indulto de un asesino; matasteis al autor de la vida, pero Dios lo resucitó de entre los muertos, y nosotros somos testigos. Como éste que veis aquí y que conocéis ha creído en su nombre, su nombre le ha dado vigor; su fe le ha restituido completamente la salud, a vista de todos vosotros. Sin embargo, hermanos, sé que lo hicisteis por ignorancia, y vuestras autoridades lo mismo; pero Dios cumplió de esta mane-ra lo que había predicho por los profetas, que su Mesías tenía que padecer. Por tanto, arrepentíos y convertíos, para que se borren vuestros pecados; a ver si el Señor manda tiempos de consuelo, y envía a Jesús, el Mesías que os estaba destinado. Aunque tiene que quedarse en el cielo hasta la restauración universal que Dios anunció por boca de los santos profetas antiguos. Moisés dijo: “El Señor Dios sacará de entre vosotros un Profeta como yo: escucharéis todo lo que os diga; y quien no escuche al profeta será excluido del pueblo.” Y, desde Samuel, todos los profetas anunciaron también estos días. Vosotros sois los hijos de los profetas, los hijos de la alianza que hizo Dios con vuestros padres, cuando le dijo a Abrahán: “Tu descendencia será la bendición de todas las razas de la tierra.” Dios resucitó a su siervo y os lo envía en primer lugar a vosotros, para que os traiga la bendición, si os apartáis de vuestros pecados.»

Salmo

Sal 8, 2a y 5. 6-7. 8-9 R. Señor, dueño nuestro, ¡qué admirable es tu nombre en toda la tierra!

Señor, dueño nuestro,
¿qué es el hombre,
para que te acuerdes de él,
el ser humano, para darle poder? R/.

Lo hiciste poco inferior a los ángeles,
lo coronaste de gloria y dignidad,
le diste el mando sobre las obras de tus manos,
todo lo sometiste bajo sus pies. R/.

Rebaños de ovejas y toros,
y hasta las bestias del campo,
las aves del cielo, los peces del mar,
que trazan sendas por el mar. R/.

Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Lucas 24, 35-48

En aquel tiempo, contaban los discípulos lo que les había pasado por el camino y cómo habían reconocido a Jesús al partir el pan. Estaban hablando de estas cosas, cuando se presenta Jesús en medio de ellos y les dice: – «Paz a vosotros.» Llenos de miedo por la sorpresa, creían ver un fantasma. Él les dijo: – «¿Por qué os alarmáis;” ¿por qué surgen dudas en vuestro interior? Mirad mis manos y mis pies: soy yo en persona. Palpadme y daos cuenta de que un fantasma no tiene carne y huesos, como veis que yo tengo.» Dicho esto, les mostró las manos y los pies. Y como no acababan de creer por la alegría, y seguían atónitos, les dijo: – «¿Tenéis ahí algo de comer?» Ellos le ofrecieron un trozo de pez asado. Él lo tomó y comió delante de ellos. Y les dijo: – «Esto es lo que os decía mientras estaba con vosotros: que todo lo escrito en la ley de Moisés y en los profetas y salmos acerca de mí tenía que cumplirse.» Entonces les abrió el entendimiento para comprender las Escrituras. Y añadió: – «Así estaba escrito: el Mesías padecerá, resucitará de entre los muertos al tercer día y en su nombre se predicará la conversión y el perdón de los pecados a todos los pueblos, comenzando por Jerusalén. Vosotros sois testigos de esto.»

Reflexión del Evangelio del día

Hay un himno del Oficio Divino, en tiempos de Pascua (Ofrezcan los cristianos), que pone en boca de María Magdalena la siguiente frase: “resucitó de veras, mi amor y mi esperanza”. Es un gran anuncio en esta semana de octava de Pascua que resume todo nuestro credo, nuestro modo de ser y nuestro modo de esperar.

Y su nombre le ha dado vigor

Los Hechos de los Apóstoles nos relata cómo Pedro y Juan curan a un paralítico en nombre de Cristo Resucitado, y ante la extrañeza de los presentes que estaban en el templo, les explica que no ha sido curado ni por sus fuerzas, ni por sus virtudes.

Pedro aprovecha esa extrañeza para explicar que fue en nombre de aquel que fue rechazado: el santo, el justo. Y les recuerda que fueron quienes mataron al autor de la vida.

Sin embargo, Pedro da importancia a la fe de quien antes estaba postrado y ahora camina, del paralítico: éste ha creído en su nombre, y su nombre le ha dado vigor”.

La fe en Jesús Resucitado, da vigor, fortaleza. Dice el texto de ayer que se le fortalecieron las piernas y pudo andar. Y es que, en momentos de debilidad, de enfermedad, de sufrimiento hemos de llenarnos de un sentido nuevo en la fe, para fortalecernos cada día más, y poder caminar dando gloria a Dios.

La fe no es sólo pedirle a Dios que nos cure por medio de un milagro, más bien es pedirle que en la fe robustezca nuestras piernas para andar en medio del sufrimiento, robustezca nuestra mente para comprenderlo mejor, y unirnos al sufrimiento de Jesús en la cruz, que ofreció el perdón a todos.

La fe se renueva al caminar con el resucitado, Pedro ha perdido el sabor de la traición y como un hombre nuevo predica a los judíos cómo Cristo el Mesías esperado tenía que resucitar de entre los muertos, y que nosotros resucitaremos con él.

La enfermedad nos asusta, el sufrimiento nos da miedo, y la muerte nos llena de temor ante un desaparecer. Pero la muerte no es el final. Es el inicio de una nueva vida. Es el cumplimiento de nuestra esperanza: Dios nos llama a su presencia.

Pero también nos da miedo los cambios, la novedad, nos resistimos a ellos, los rechazamos porque desconocemos a donde nos conducen. Sin embargo, la fe sobre todo es un camino de confianza, no hemos de temer al último paso porque Dios nos lleva de la mano, como Pedro y Juan le dieron la mano al paralítico para que se levantara. Dios nos llama para incorporarnos a la paz de Cristo, nos llama para brindarnos la plenitud, nos llama para participar de su vida.

“Las puertas de la Nueva Ciudad se abren para ti” muchas veces hemos cantado en algún funeral. Y hemos escuchado en algún entierro esta oración de despedida:

“Al paraíso te lleven los ángeles,

 a tu llegada te reciban los mártires
y te introduzcan en la ciudad santa de Jerusalén.
El coro de los ángeles te reciba
y junto con Lázaro, pobre en esta vida,
tengas descanso eterno”.

¿Por qué os alarmáis? ¿por qué surgen dudas en vuestro interior?

El encuentro con el resucitado provoca miedo en los discípulos “parecían ver un fantasma”, sin embargo, Jesús resucitado les muestra los signos de la cruz y le da una prueba de vida. Comparte la mesa con ellos, y les explica las escrituras. Los discípulos no acaban de creer por la alegría.

No siempre la alegría es motivo de confianza, necesita del compartir la presencia, la mesa, la palabra para llegar a creer. Por eso, hemos de alimentarnos en la fe con gestos de oración, con los sacramentos, con la lectura pausada de los textos sagrados para llegar a comprender qué es lo que Dios quiere de nosotros.

FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN.

Alexis Fr. Alexis González de León O.P.

Convento de San Pablo y San Gregorio (Valladolid)

Enviar comentario al autor/a

Volver arriba

 Viernes   26 de Abril de 2019  

… y aquella noche no cogieron nada

Hoy celebramos: San Isidoro (26 de Abril)

Primera Lectura

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 4, 1-12

En aquellos días, mientras hablaban al pueblo Pedro y Juan se les presentaron los sacerdotes, el comisario del templo y lo saduceos, indignados de que enseñaran al pueblo y anunciaran la resurrección de los muertos por el poder de Jesús. Le echaron mano y, como ya era tarde, los metieron en la cárcel hasta el día siguiente. Muchos de los que habían oído el discurso, unos cinco mil hombres, abrazaron la fe. Al día siguiente, se reunieron en Jerusalén los jefes del pueblo, los ancianos y los escribas; entre ellos el sumo sacerdote Anás, Caifás y Alejandro, y los demás que eran familia de sumos sacerdotes. Hicieron comparecer a Pedro y a Juan y los interrogaron: – «¿Con qué poder o en nombre de quién habéis hecho eso?» Pedro, lleno de Espíritu Santo, respondió: – «Jefes del pueblo y ancianos: Porque le hemos hecho un favor a un enfermo, nos interrogáis hoy para averiguar qué poder ha curado a ese hombre; pues, quede bien claro a todos vosotros y a todo Israel que ha sido el nombre de Jesucristo Nazareno, a quien vosotros crucificasteis y a quien Dios resucitó de entre los muertos; por su nombre, se presenta éste sano ante vosotros. Jesús es la piedra que desechasteis vosotros, los arquitectos, y que se ha convertido en piedra angular; ningún otro puede salvar; bajo el cielo, no se nos ha dado otro nombre que pueda salvarnos.»

Salmo

Sal 117, 1-2 y 4. 22-24. 25-27a R. La piedra que desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular.

Dad gracias al Señor porque es bueno,
porque es eterna su misericordia.
Diga la casa de Israel:
eterna es su misericordia.
Digan los fieles del Señor:
eterna es su misericordia. R/.

La piedra que desecharon
los arquitectos es ahora la piedra angular.
Es el Señor quien lo ha hecho,
ha sido un milagro patente.
Éste es el día en que actuó el Señor:
sea nuestra alegría y nuestro gozo. R/.

Señor, danos la salvación;
Señor, danos prosperidad.
Bendito el que viene en nombre del Señor,
os bendecimos desde la casa del Señor;
el Señor es Dios, él nos ilumina. R/.

Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Juan 21, 1-14

En aquel tiempo, Jesús se apareció otra vez a los discípulos junto al lago de Tiberíades. Y se apareció de esta manera: Estaban juntos Simón Pedro, Tomás apodado el Mellizo, Natanael el de Caná de Galilea, los Zebedeos y otros dos discí-pulos suyos. Simón Pedro les dice: – «Me voy a pescar.» Ellos contestan: – «Vamos también nosotros contigo.» Salieron y se embarcaron; y aquella noche no cogieron nada. Estaba ya amaneciendo, cuando Jesús se presentó en la orilla; pero los discípulos no sabían que era Jesús. Jesús les dice: – «Muchachos, ¿tenéis pescado?» Ellos contestaron: – «No.» Él les dice: – «Echad la red a la derecha de la barca y encontraréis.» La echaron, y no tenían fuerzas para sacarla, por la multitud de peces. Y aquel discípulo que Jesús tanto quería le dice a Pedro: – «Es el Señor.» Al oír que era el Señor, Simón Pedro, que estaba desnudo, se ató la túnica y se echó al agua. Los demás discípulos se acercaron en la barca, porque no distaban de tierra más que unos cien metros, remolcando la red con los peces. Al saltar a tierra, ven unas brasas con un pescado puesto encima y pan. Jesús les dice: – «Traed de los peces que acabáis de coger.» Simón Pedro subió a la barca y arrastró hasta la orilla la red repleta de peces grandes: ciento cincuenta y tres. Y aunque eran tantos, no se rompió la red. Jesús les dice: – «Vamos, almorzad.» Ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle quién era, porque sabían bien que era el Señor. Jesús se acerca, toma el pan y se lo da, y lo mismo el pescado. Esta fue la tercera vez que Jesús se apareció a los discípulos, después de resucitar de entre los muertos.

Reflexión del Evangelio del día

No hay salvación en ningún otro

Puede que tengamos que revisar un poco nuestra religiosidad. Creo que Pedro es claro y tajante: No hay salvación en ninguno otro fuera de Cristo.

Con frecuencia asisto a actos en los que se pregona, y lo que es peor, se predica, que el santo tal o cual hace muchos milagros y hay que acudir a él, para solucionar los problemas. La salvación parece depender del “enchufe” que el santo tenga con Dios y a Cristo le dejamos un poco, o totalmente, al margen. Olvidamos que nadie hay en la tierra o en el cielo que pueda salvarnos, sino Cristo, el único Señor, el único con línea directa con el Padre.

Pedro y Juan sanan a un tullido y no se atribuyen el mérito de la curación, sino que la ponen en las manos de Cristo. Es una forma de decir: nosotros no somos nadie para hacer milagros; es el nombre de Jesús el que cura.

La religiosidad popular, la forma de vivir la relación con Dios, no puede reducirse a rezos, novenas y peregrinaciones para pedir. No creo que Dios esté esperando que llegue el “enchufe”, la recomendación del santo correspondiente para conceder alguna petición. Menos aún para someterse al chantaje. Hace unos días he leído: “Tienes que encender una vela, pedir tres cosas, besar el pie de la imagen y una se te va a conceder”. Hace ya un par de años, asistiendo a la misa dominical en una parroquia próxima, vi a una señora encender una vela ante una imagen de la Virgen situada a la izquierda del presbiterio. Otra señora muy piadosa, se acercó rauda y oí que decía: “A esa no, que no sirve para nada; la que hace los milagros es aquella” y señalaba otra imagen de Santa María situada a la derecha. Sin escuchar que “bajo el cielo no se ha dado a los hombres otro nombre por el que podamos salvarnos.”

… y aquella noche no cogieron nada

El hombre brega y brega, todo el día, toda la noche, y no logra pescar nada. ¿Me suena de algo esta situación?

En efecto, creo que los cristianos que nos creemos pescadores de hombres, con mucha frecuencia, tratamos de pescar en nuestras aguas, con nuestras redes, desde nuestra barca. No llegamos a creer que no somos muy útiles por nosotros mismos para ser útiles a la pesca de hombres o mujeres: niños, jóvenes o ancianos, y asistimos al despoblamiento de nuestros templos, cada día menos ocupados porque los asistentes vamos estando en edad de caducidad y cada poco tiempo asistimos al acto final de algún hermano o hermana.

Somos Pedro y sus compañeros empeñados en pescar con nuestras fuerzas, tratando de poner en valor nuestras ideas, olvidando que somos solamente pescadores del Señor. No terminamos de creer que seguir las enseñanzas de Jesús, trabajar en su nombre, con su mensaje (que puede contradecir el que nos gustaría transmitir), implica que nosotros desaparezcamos, pasemos desapercibidos, para que el mundo que nos escucha le vea a Él.

Es necesario que el Señor Resucitado nos indique cómo y dónde deberíamos echar las redes -sus redes- para que nuestros templos se llenen de nuevo.

Félix D. Félix García O.P.

Fraternidad de Laicos Dominicos de Viveiro (Lugo)

Enviar comentario al autor/a

Volver arriba

 Sábado   27 de Abril de 2019  

Jesús, resucitado al amanecer del primer día de la semana…

Hoy celebramos: Beata Hosanna de Kotor (27 de Abril)

Primera Lectura

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles 4, 13-21

En aquellos días, los jefes del pueblo, los ancianos y los escribas, viendo la seguridad de Pedro y Juan, y notando que eran hombres sin letras ni instrucción, se sorprendieron y descubrieron que habían sido compañeros de Jesús. Pero, viendo junto a ellos al hombre que habían curado, no encontraban respuesta. Les mandaron salir fuera del Sanedrín, y se pusieron a deliberar: – «¿Qué vamos a hacer con esta gente? Es evidente que han hecho un milagro: lo sabe todo Jerusalén, y no podemos negarlo; pero, para evitar que se siga divulgando, les prohibiremos que vuelvan a mencionar a nadie ese nombre.» Los llamaron y les prohibieron en absoluto predicar y enseñar en nombre de Jesús. Pedro y Juan replicaron: -«¿Puede aprobar Dios que os obedezcamos a vosotros en vez de a él? juzgadlo vosotros. Nosotros no podemos menos de contar lo que hemos visto y oído.» Repitiendo la prohibición, los soltaron. No encontraron la manera de castigarlos, porque el pueblo entero daba gloria a Dios por lo sucedido.

Salmo

Sal 117,1 y 14-15.16-18.19-21 R. Te doy gracias, Señor, porque me escuchaste.

Dad gracias al Señor porque es bueno,
porque es eterna su misericordia.
El Señor es mi fuerza y mi energía,
él es mi salvación. Escuchad:
hay cantos de victoria en las tiendas de los justos. R/.

La diestra del Señor es excelsa,
la diestra del Señor es poderosa.
No he de morir, viviré para contar las hazañas del Señor.
Me castigó, me castigó el Señor,
pero no me entregó a la muerte. R/.

Abridme las puertas del triunfo,
y entraré para dar gracias al Señor.
Esta es la puerta del Señor:
los vencedores entrarán por ella.
Te doy gracias porque me escuchaste
y fuiste mi salvación. R/.

Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Marcos 16, 9-15

Jesús, resucitado al amanecer del primer día de la semana, se apareció primero a María Magdalena, de la que había echado siete demonios. Ella fue a anunciárselo a sus compañeros, que estaban de duelo y llorando. Ellos, al oírle decir que estaba vivo y que lo había visto, no la creyeron. Después se apareció en figura de otro a dos de ellos que iban caminando a una finca. También ellos fueron a anunciarlo a los demás, pero no los creyeron. Por último, se apareció Jesús a los Once, cuando estaban a la mesa, y les echó en cara su incredulidad y dureza de corazón, porque no habían creído a los que lo habían visto resucitado. Y les dijo: – «ld al mundo entero y proclamad el Evangelio a toda la creación.»

Reflexión del Evangelio del día

No podemos menos de contar lo que hemos visto y oído

Curiosa la actitud de “los sumos sacerdotes, los ancianos y los letrados”. Después de haber conseguido la muerte de Jesús, quieren prolongar su muerte. Quieren que nadie del pueblo le recuerde y menos aún que le consideren vivo y le sigan. Ya pueden los apóstoles, empezando por Pedro y Juan, proclamar que Jesús ha resucitado y se les ha aparecido, ya pueden curar en nombre de Jesús resucitado a un lisiado… nada les hará cambiar de actitud ante Jesús.

Llamaron a Pedro y Juan y “les prohibieron en absoluto predicar y enseñar en nombre de Jesús”, pensando que, desde su reconocida autoridad, les iban a hacer caso. Pero los dos apóstoles, “hombres sin letras y sin instrucción”, aunque con la convicción profunda de haber sido testigos no solo de la vida, muerte y predicación de Jesús, sino también de su resurrección, alegan una autoridad mayor que la de estos letrados, la autoridad de Jesús, el Hijo de Dios, y la autoridad “de lo que hemos visto y oído”. No pueden callarse y seguirán predicando a Jesús y todo lo que él les mandó que predicasen.

Jesús, resucitado al amanecer del primer día de la semana…

Jesús se lo había anunciado a sus apóstoles antes de su muerte varias veces y de distintas maneras. Ahora, antes de mostrarse a ellos directamente les da la noticia por medio de María Magdalena y “otros dos”. Pero ni a una ni a los otros les creyeron la noticia de que había resucitado. Tuvo que acercarse a ellos para que cayesen en la cuenta de que verdaderamente había resucitado.

A partir de ese momento, los apóstoles son otros. De estar medio escondidos, con el miedo en el cuerpo y en alma en una casa por temor a los judíos y sus autoridades, Jesús resucitado, su Maestro y Señor, va a llenar sus corazones de alegría y de valentía para predicar el “evangelio a toda la creación”.

Era verdad. Todo lo de Jesús era verdad, se podían fiar de él. Dios Padre le había respaldado devolviéndole a la vida. Había vencido a la muerte. Ahora les pedía a sus apóstoles que extendiesen esta buena noticia por todo el mundo, capaz de alegrar el corazón de cualquier hombre y mujer. La vida humana tiene sentido. No acaba en la muerte, en el vacío, en el fracaso. Acaba en la vida y en la vida de completa felicidad y para siempre. “Yo soy la resurrección y la vida, el que cree en mí aunque muera vivirá y vivirá para siempre”.

Manuel Fray Manuel Santos Sánchez

Convento de Santo Domingo (Oviedo)

Enviar comentario al autor/a

Volver arriba
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

“Id al mundo entero y proclamad el evangelio a toda la creación”

Evangelio del día
¿Señor, a quién iremos?. Tú tienes palabras de vida eterna. Jn 6, 68

Ver evangelio en línea – Calendario ordinario
https://evangeliodeldia.org/SP/gospel?utm_source=newsletter

Sábado, 27 De Abril

Sábado de la Octava de Pascua

LA VIRGEN DE MONTSERRAT  PATRONA DE CATALUÑA

LA VIRGEN DE MONTSERRAT  PATRONA DE CATALUÑA

Más… https://evangeliodeldia.org/SP/saints/04-27?utm_source=newsletter

——————————————-

Libro de los Hechos de los Apóstoles (4,13-21.)
Los miembros del Sanedrín estaban asombrados de la seguridad con que Pedro y Juan hablaban, a pesar de ser personas poco instruidas y sin cultura. Reconocieron que eran los que habían acompañado a Jesús,
pero no podían replicarles nada, porque el hombre que había sido curado estaba de pie, al lado de ellos.
Entonces les ordenaron salir del Sanedrín y comenzaron a deliberar,
diciendo: “¿Qué haremos con estos hombres? Porque no podemos negar que han realizado un signo bien patente, que es notorio para todos los habitantes de Jerusalén.
A fin de evitar que la cosa se divulgue más entre el pueblo, debemos amenazarlos, para que de ahora en adelante no hablen de ese Nombre”.
Los llamaron y les prohibieron terminantemente que dijeran una sola palabra o enseñaran en el nombre de Jesús.
Pedro y Juan les respondieron: “Juzguen si está bien a los ojos del Señor que les obedezcamos a ustedes antes que a Dios.
Nosotros no podemos callar lo que hemos visto y oído”.
Después de amenazarlos nuevamente, los dejaron en libertad, ya que no sabían cómo castigarlos, por temor al pueblo que alababa a Dios al ver lo que había sucedido.

Salmo (118(117),1.14-15.16ab-18.19-21.)
¡Den gracias al Señor, porque es bueno,
porque es eterno su amor!
El Señor es mi fuerza y mi protección;
él fue mi salvación.
Un grito de alegría y de victoria
resuena en las carpas de los justos.

“La mano del Señor hace proezas,
La mano del Señor es sublime,
la mano del Señor hace proezas.
No, no moriré:
viviré para publicar lo que hizo el Señor.
El Señor me castigó duramente,

pero no me entregó a la muerte.
«Abran las puertas de la justicia
y entraré para dar gracias al Señor.»
«Esta es la puerta del Señor:
sólo los justos entran por ella.»
Yo te doy gracias porque me escuchaste

y fuiste mi salvación.

Evangelio según San Marcos (16,9-15.)
Jesús, que había resucitado a la mañana del primer día de la semana, se apareció primero a María Magdalena, aquella de quien había echado siete demonios.
Ella fue a contarlo a los que siempre lo habían acompañado, que estaban afligidos y lloraban.
Cuando la oyeron decir que Jesús estaba vivo y que lo había visto, no le creyeron.
Después, se mostró con otro aspecto a dos de ellos, que iban caminando hacia un poblado.
Y ellos fueron a anunciarlo a los demás, pero tampoco les creyeron.
En seguida, se apareció a los Once, mientras estaban comiendo, y les reprochó su incredulidad y su obstinación porque no habían creído a quienes lo habían visto resucitado.
Entonces les dijo: “Vayan por todo el mundo, anuncien la Buena Noticia a toda la creación.”

Extraído de la Biblia: Libro del Pueblo de Dios.

——————————————-

Papa Francisco

Exhortación apostólica “La alegría del evangelio / Evangelii Gaudium” §19-23 (trad. © copyright Libreria Editrice Vaticana)

“Id al mundo entero y proclamad el evangelio a toda la creación”

La evangelización obedece al mandato misionero de Jesús: “Id y haced que todos los pueblos sean mis discípulos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a observar todo lo que os he mandado” (Mt 28,19-20). En estos versículos se presenta el momento en el cual el Resucitado envía a los suyos a predicar el Evangelio en todo tiempo y por todas partes, de manera que la fe en Él se difunda en cada rincón de la tierra.
En la Palabra de Dios aparece permanentemente este dinamismo de “salida” que Dios quiere provocar en los creyentes. Abraham aceptó el llamado a salir hacia una tierra nueva (cf. Gn 12,1-3). Moisés escuchó el llamado de Dios: “Ve, yo te envío” (Ex 3,10), e hizo salir al pueblo hacia la tierra de la promesa (cf. Ex 3,17). A Jeremías le dijo: “Adondequiera que yo te envíe irás” (Jr 1,7)… y todos somos llamados a esta nueva “salida” misionera. Cada cristiano y cada comunidad discernirá cuál es el camino que el Señor le pide, pero todos somos invitados a aceptar este llamado: salir de la propia comodidad y atreverse a llegar a todas las periferias que necesitan la luz del Evangelio.
La alegría del Evangelio que llena la vida de la comunidad de los discípulos es una alegría misionera. La experimentan los setenta y dos discípulos, que regresan de la misión llenos de gozo (cf. Lc 10,17). La vive Jesús, que se estremece de gozo en el Espíritu Santo… Esa alegría es un signo de que el Evangelio ha sido anunciado y está dando fruto. Pero siempre tiene la dinámica del éxodo y del don, del salir de sí, del caminar y sembrar siempre de nuevo, siempre más allá. El Señor dice: “Vayamos a otra parte, a predicar también en las poblaciones vecinas, porque para eso he salido” (Mc 1,38)… Fiel al modelo del Maestro, es vital que hoy la Iglesia salga a anunciar el Evangelio a todos, en todos los lugares, en todas las ocasiones, sin demoras, sin asco y sin miedo. La alegría del Evangelio es para todo el pueblo, no puede excluir a nadie.

Si no deseas recibir más correos electrónicos https://evangeliodeldia.org/SP/settings/subscription?utm_source=newsletter.

Publicado en Lecturas de la Misa del día

«Pedro arrastró la red hasta la orilla»

Evangelio del día
¿Señor, a quién iremos?. Tú tienes palabras de vida eterna. Jn 6, 68

Ver evangelio en línea – Calendario ordinario
https://evangeliodeldia.org/SP/gospel?utm_source=newsletter

Viernes, 26 De Abril

Viernes de la Octava de Pascua

Beato Estanislao Kubista

Beato Estanislao Kubista

Más… https://evangeliodeldia.org/SP/saints/04-26?utm_source=newsletter

——————————————-

Libro de los Hechos de los Apóstoles (4,1-12.)
Mientras los Apóstoles hablaban al pueblo, se presentaron ante ellos los sacerdotes, el jefe de los guardias del Templo y los saduceos,
irritados de que predicaran y anunciaran al pueblo la resurrección de los muertos cumplida en la persona de Jesús.
Estos detuvieron a los Apóstoles y los encarcelaron hasta el día siguiente, porque ya era tarde.
Muchos de los que habían escuchado la Palabra abrazaron la fe, y así el número de creyentes, contando sólo los hombres, se elevó a unos cinco mil.
Al día siguiente, se reunieron en Jerusalén los jefes de los judíos, los ancianos y los escribas,
con Anás, el Sumo Sacerdote, Caifás, Juan, Alejandro y todos los miembros de las familias de los sumos sacerdotes.
Hicieron comparecer a los Apóstoles y los interrogaron: “¿Con qué poder o en nombre de quién ustedes hicieron eso?”.
Pedro, lleno del Espíritu Santo, dijo: “Jefes del pueblo y ancianos,
ya que hoy se nos pide cuenta del bien que hicimos a un enfermo y de cómo fue curado,
sepan ustedes y todo el pueblo de Israel: este hombre está aquí sano delante de ustedes por el nombre de nuestro Señor Jesucristo de Nazaret, al que ustedes crucificaron y Dios resucitó de entre los muertos.
El es la piedra que ustedes, los constructores, han rechazado, y ha llegado a ser la piedra angular.
Porque no existe bajo el cielo otro Nombre dado a los hombres, por el cual podamos salvarnos”.

Salmo (118(117),1-2.4.22-24.25-27a.)
¡Den gracias al Señor, porque es bueno,
porque es eterno su amor!
Que lo diga el pueblo de Israel:
¡es eterno su amor!

Que lo digan los que temen al Señor:
¡es eterno su amor!
La piedra que desecharon los constructores
es ahora la piedra angular.

Esto ha sido hecho por el Señor
y es admirable a nuestros ojos.
Este es el día que hizo el Señor:
alegrémonos y regocijémonos en él.

Sálvanos, Señor, asegúranos la prosperidad.
¡Bendito el que viene en nombre del Señor!
Nosotros los bendecimos desde la Casa del Señor:
el Señor es Dios, y él nos ilumina».

Evangelio según San Juan (21,1-14.)
Jesús se apareció otra vez a los discípulos a orillas del mar de Tiberíades. Sucedió así:
estaban juntos Simón Pedro, Tomás, llamado el Mellizo, Natanael, el de Caná de Galilea, los hijos de Zebedeo y otros dos discípulos.
Simón Pedro les dijo: “Voy a pescar”. Ellos le respondieron: “Vamos también nosotros”. Salieron y subieron a la barca. Pero esa noche no pescaron nada.
Al amanecer, Jesús estaba en la orilla, aunque los discípulos no sabían que era él.
Jesús les dijo: “Muchachos, ¿tienen algo para comer?”. Ellos respondieron: “No”.
El les dijo: “Tiren la red a la derecha de la barca y encontrarán”. Ellos la tiraron y se llenó tanto de peces que no podían arrastrarla.
El discípulo al que Jesús amaba dijo a Pedro: “¡Es el Señor!”. Cuando Simón Pedro oyó que era el Señor, se ciñó la túnica, que era lo único que llevaba puesto, y se tiró al agua.
Los otros discípulos fueron en la barca, arrastrando la red con los peces, porque estaban sólo a unos cien metros de la orilla.
Al bajar a tierra vieron que había fuego preparado, un pescado sobre las brasas y pan.
Jesús les dijo: “Traigan algunos de los pescados que acaban de sacar”.
Simón Pedro subió a la barca y sacó la red a tierra, llena de peces grandes: eran ciento cincuenta y tres y, a pesar de ser tantos, la red no se rompió.
Jesús les dijo: “Vengan a comer”. Ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle: “¿Quién eres”, porque sabían que era el Señor.
Jesús se acercó, tomó el pan y se lo dio, e hizo lo mismo con el pescado.
Esta fue la tercera vez que Jesús resucitado se apareció a sus discípulos.

Extraído de la Biblia: Libro del Pueblo de Dios.

——————————————-

San Gregorio Magno (c. 540-604)

papa y doctor de la Iglesia

Homilías sobre el Evangelio, nº 24 (traducido de Le Barrou, rev.; src©Evangelizo.org)

«Pedro arrastró la red hasta la orilla»

Después de haber pescado tan gran cantidad de peces «Simón Pedro subió a la barca y arrastró la red hasta la orilla» Supongo que habrán comprendido por qué fue Pedro quien arrastró la red hasta la orilla. En efecto, es a él a quien se confió la santa Iglesia, es a él a quien se dijo personalmente: «Simón, hijo de Juan, ¿me amas? Apacienta mis ovejas». Así, lo que fue anunciado en palabras una segunda vez, es primero significado por una acción.
Es el predicador de la Iglesia el que nos separa del oleaje de este mundo, es entonces necesario que Pedro guíe hasta tierra la red llena de peces. Él en persona ha arrastrado los peces hasta la tierra firme de la orilla porque, por su santa predicación, ha hecho conocer a los fieles la inmutabilidad de la patria eterna. Lo ha hecho tanto por sus palabras como por sus epístolas y lo sigue haciendo cada día con sus milagros. Cada vez que nos lleva al amor del descanso eterno, cada vez que nos hace dejar el tumulto de las cosas de este mundo ¿no somos, acaso, como peces pescados por las redes de la fe, que él arrastra hasta la orilla?

Si no deseas recibir más correos electrónicos https://evangeliodeldia.org/SP/settings/subscription?utm_source=newsletter.

Publicado en Lecturas de la Misa del día

«Él mismo estaba allí, en medio de ellos, y les dijo: ‘La paz sea con ustedes’»

Evangelio del día
¿Señor, a quién iremos?. Tú tienes palabras de vida eterna. Jn 6, 68

Ver evangelio en línea – Calendario ordinario
https://evangeliodeldia.org/SP/gospel?utm_source=newsletter

Jueves, 25 De Abril

Jueves de la Octava de Pascua

San Giovanni Piamarta

San Giovanni Piamarta

Más… https://evangeliodeldia.org/SP/saints/04-25?utm_source=newsletter

——————————————-

Libro de los Hechos de los Apóstoles (3,11-26.)
Como el paralítico que había sido curado no soltaba a Pedro y a Juan, todo el pueblo, lleno de asombro, corrió hacia ellos, que estaban en el pórtico de Salomón.
Al ver esto, Pedro dijo al pueblo: “Israelitas, ¿de qué se asombran? ¿Por qué nos miran así, como si fuera por nuestro poder o por nuestra santidad, que hemos hecho caminar a este hombre?
El Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, el Dios de nuestros padres, glorificó a su servidor Jesús, a quien ustedes entregaron, renegando de él delante de Pilato, cuando este había resuelto ponerlo en libertad.
Ustedes renegaron del Santo y del Justo, y pidiendo como una gracia la liberación de un homicida,
mataron al autor de la vida. Pero Dios lo resucitó de entre los muertos, de lo cual nosotros somos testigos.
Por haber creído en su Nombre, ese mismo Nombre ha devuelto la fuerza al que ustedes ven y conocen. Esta fe que proviene de él, es la que lo ha curado completamente, como ustedes pueden comprobar.
Ahora bien, hermanos, yo sé que ustedes obraron por ignorancia, lo mismo que sus jefes.
Pero así, Dios cumplió lo que había anunciado por medio de todos los profetas: que su Mesías debía padecer.
Por lo tanto, hagan penitencia y conviértanse, para que sus pecados sean perdonados.”
Así el Señor les concederá el tiempo del consuelo y enviará a Jesús, el Mesías destinado para ustedes.
El debe permanecer en el cielo hasta el momento de la restauración universal, que Dios anunció antiguamente por medio de sus santos profetas.
Moisés, en efecto, dijo: El Señor Dios suscitará para ustedes, de entre sus hermanos, un profeta semejante a mí, y ustedes obedecerán a todo lo que él les diga.
El que no escuche a ese profeta será excluido del pueblo.
Y todos los profetas que han hablado a partir de Samuel, anunciaron también estos días.
Ustedes son los herederos de los profetas y de la Alianza que Dios hizo con sus antepasados, cuando dijo a Abraham: En tu descendencia serán bendecidos todos los pueblos de la tierra.
Ante todo para ustedes Dios resucitó a su Servidor, y lo envió para bendecirlos y para que cada uno se aparte de sus iniquidades”.

Salmo (8,2a.5.6-7.8-9.)
¡Señor, nuestro Dios,
¿Qué es el hombre para que pienses en él,
el ser humano para que lo cuides?
Lo hiciste poco inferior a los ángeles,

lo coronaste de gloria y esplendor;
le diste dominio sobre la obra de tus manos.
Todo lo pusiste bajo sus pies.
Todos los rebaños y ganados,

y hasta los animales salvajes;
las aves del cielo, los peces del mar
y cuanto surca los senderos de las aguas.

Evangelio según San Lucas (24,35-48.)
Los discípulos, por su parte, contaron lo que les había pasado en el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan.
Todavía estaban hablando de esto, cuando Jesús se apareció en medio de ellos y les dijo: “La paz esté con ustedes”.
Atónitos y llenos de temor, creían ver un espíritu,
pero Jesús les preguntó: “¿Por qué están turbados y se les presentan esas dudas?
Miren mis manos y mis pies, soy yo mismo. Tóquenme y vean. Un espíritu no tiene carne ni huesos, como ven que yo tengo”.
Y diciendo esto, les mostró sus manos y sus pies.
Era tal la alegría y la admiración de los discípulos, que se resistían a creer. Pero Jesús les preguntó: “¿Tienen aquí algo para comer?”.
Ellos le presentaron un trozo de pescado asado;
él lo tomó y lo comió delante de todos.
Después les dijo: “Cuando todavía estaba con ustedes, yo les decía: Es necesario que se cumpla todo lo que está escrito de mí en la Ley de Moisés, en los Profetas y en los Salmos”.
Entonces les abrió la inteligencia para que pudieran comprender las Escrituras,
y añadió: “Así estaba escrito: el Mesías debía sufrir y resucitar de entre los muertos al tercer día,
y comenzando por Jerusalén, en su Nombre debía predicarse a todas las naciones la conversión para el perdón de los pecados.
Ustedes son testigos de todo esto.”

Extraído de la Biblia: Libro del Pueblo de Dios.

——————————————-

San Pedro Crisólogo (c. 406-450)

obispo de Ravenna, doctor de la Iglesia

Sermón 81 (frm trad.evangelizo.org©)

«Él mismo estaba allí, en medio de ellos, y les dijo: ‘La paz sea con ustedes’»

La Judea en rebelión había ahuyentado la paz de la tierra…y sumido el universo en su caos primordial…Entre los discípulos, también persistía la guerra; la fe y la duda tenían una furiosa confrontación entre ellas…Los corazones, lugar en el que la tormenta desplegaba su rabia, no podían encontrar ningún remanso de paz, ningún puerto en calma.
Frente a ese espectáculo, Cristo, quién sondea los corazones, quién ordena a los vientos, quién domina las tempestades y quién por medio de un solo signo cambia la tormenta en un cielo sereno, los fortaleció de su paz diciendo: “¡La paz sea con ustedes! Soy yo; no teman nada. Soy yo, el crucificado, el muerto, el sepultado. Soy yo, su Dios que por ustedes se volvió hombre. Soy yo, vivo entre los muertos, venido del cielo al corazón de los infiernos. Soy yo. No un espíritu revestido de un cuerpo, sino la verdad misma hecha hombre. Soy yo y la muerte me huyó, los infiernos me temieron. En su espanto, el infierno me proclamó Dios. No tengas miedo Pedro, tú que me negaste, ni tú Juan que huiste, ni todos ustedes que me abandonaron, que sólo pensaron en traicionarme, y que aun viéndome todavía no creen en mí. No teman, soy yo. Los he llamado por la gracia, los he escogido por el perdón, los he sostenido por mi compasión, los he llevado en mi amor, y los tomo en este día por mi bondad.”

Si no deseas recibir más correos electrónicos https://evangeliodeldia.org/SP/settings/subscription?utm_source=newsletter.

Publicado en Lecturas de la Misa del día

“Quédate con nosotros”

Evangelio del día
¿Señor, a quién iremos?. Tú tienes palabras de vida eterna. Jn 6, 68

Ver evangelio en línea – Calendario ordinario
https://evangeliodeldia.org/SP/gospel?utm_source=newsletter

Miércoles, 24 De Abril

Miércoles de la Octava de Pascua

Santa Elizabeth Hesselblad

Santa Elizabeth Hesselblad

Más… https://evangeliodeldia.org/SP/saints/04-24?utm_source=newsletter

——————————————-

Libro de los Hechos de los Apóstoles (3,1-10.)
En una ocasión, Pedro y Juan subían al Templo para la oración de la tarde.
Allí encontraron a un paralítico de nacimiento, que ponían diariamente junto a la puerta del Templo llamada “la Hermosa”, para pedir limosna a los que entraban.
Cuando él vio a Pedro y a Juan entrar en el Templo, les pidió una limosna.
Entonces Pedro, fijando la mirada en él, lo mismo que Juan, le dijo: “Míranos”.
El hombre los miró fijamente esperando que le dieran algo.
Pedro le dijo: “No tengo plata ni oro, pero te doy lo que tengo: en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y camina”.
Y tomándolo de la mano derecha, lo levantó; de inmediato, se le fortalecieron los pies y los tobillos.
Dando un salto, se puso de pie y comenzó a caminar; y entró con ellos en el Templo, caminando, saltando y glorificando a Dios.
Toda la gente lo vio camina y alabar a Dios.
Reconocieron que era el mendigo que pedía limosna sentado a la puerta del Templo llamada “la Hermosa”, y quedaron asombrados y llenos de admiración por lo que le había sucedido.

Salmo (105(104),1-2.3-4.6-7.8-9.)
¡Den gracias al Señor, invoquen su Nombre,
hagan conocer entre los pueblos sus proezas;
canten al Señor con instrumentos musicales,
pregonen todas sus maravillas!

¡Gloríense en su santo Nombre,
alégrense los que buscan al Señor!
¡Recurran al Señor y a su poder,
busquen constantemente su rostro!

Descendientes de Abraham, su servidor,
hijos de Jacob, su elegido:
el Señor es nuestro Dios,
en toda la tierra rigen sus decretos.

El se acuerda eternamente de su alianza,
de la palabra que dio por mil generaciones,
del pacto que selló con Abraham,
del juramento que hizo a Isaac.

Evangelio según San Lucas (24,13-35.)
Ese mismo día, dos de los discípulos iban a un pequeño pueblo llamado Emaús, situado a unos diez kilómetros de Jerusalén.
En el camino hablaban sobre lo que había ocurrido.
Mientras conversaban y discutían, el mismo Jesús se acercó y siguió caminando con ellos.
Pero algo impedía que sus ojos lo reconocieran.
El les dijo: “¿Qué comentaban por el camino?”. Ellos se detuvieron, con el semblante triste,
y uno de ellos, llamado Cleofás, le respondió: “¡Tú eres el único forastero en Jerusalén que ignora lo que pasó en estos días!”.
“¿Qué cosa?”, les preguntó. Ellos respondieron: “Lo referente a Jesús, el Nazareno, que fue un profeta poderoso en obras y en palabras delante de Dios y de todo el pueblo,
y cómo nuestros sumos sacerdotes y nuestros jefes lo entregaron para ser condenado a muerte y lo crucificaron.
Nosotros esperábamos que fuera él quien librara a Israel. Pero a todo esto ya van tres días que sucedieron estas cosas.
Es verdad que algunas mujeres que están con nosotros nos han desconcertado: ellas fueron de madrugada al sepulcro
y al no hallar el cuerpo de Jesús, volvieron diciendo que se les habían aparecido unos ángeles, asegurándoles que él está vivo.
Algunos de los nuestros fueron al sepulcro y encontraron todo como las mujeres habían dicho. Pero a él no lo vieron”.
Jesús les dijo: “¡Hombres duros de entendimiento, cómo les cuesta creer todo lo que anunciaron los profetas!
¿No era necesario que el Mesías soportara esos sufrimientos para entrar en su gloria?”
Y comenzando por Moisés y continuando con todos los profetas, les interpretó en todas las Escrituras lo que se refería a él.
Cuando llegaron cerca del pueblo adonde iban, Jesús hizo ademán de seguir adelante.
Pero ellos le insistieron: “Quédate con nosotros, porque ya es tarde y el día se acaba”. El entró y se quedó con ellos.
Y estando a la mesa, tomó el pan y pronunció la bendición; luego lo partió y se lo dio.
Entonces los ojos de los discípulos se abrieron y lo reconocieron, pero él había desaparecido de su vista.
Y se decían: “¿No ardía acaso nuestro corazón, mientras nos hablaba en el camino y nos explicaba las Escrituras?”.
En ese mismo momento, se pusieron en camino y regresaron a Jerusalén. Allí encontraron reunidos a los Once y a los demás que estaban con ellos,
y estos les dijeron: “Es verdad, ¡el Señor ha resucitado y se apareció a Simón!”.
Ellos, por su parte, contaron lo que les había pasado en el camino y cómo lo habían reconocido al partir el pan.

Extraído de la Biblia: Libro del Pueblo de Dios.

——————————————-

San Juan Pablo II (1920-2005)

papa

Carta apostólica «Mane nobiscum Domine» §19

“Quédate con nosotros”

        Cuando los discípulos de Emaús le pidieron que se quedara “con” ellos, Jesús contestó con un don mucho mayor. Mediante el sacramento de la Eucaristía encontró el modo de quedarse “en” ellos. Recibir la Eucaristía es entrar en profunda comunión con Jesús. “Permaneced en mí, y yo en vosotros” (Jn 15,4). Esta relación de íntima y recíproca “permanencia” nos permite anticipar en cierto modo el cielo en la tierra. ¿No es quizás éste el mayor anhelo del hombre? ¿No es esto lo que Dios se ha propuesto realizando en la historia su designio de salvación? Él ha puesto en el corazón del hombre el «hambre» de su Palabra (Am 8,11), un hambre que sólo se satisfará en la plena unión con Él. Se nos da la comunión eucarística para “saciarnos” de Dios en esta tierra, a la espera de la plena satisfacción en el cielo.
        Pero la especial intimidad que se da en la “comunión” eucarística no puede comprenderse adecuadamente ni experimentarse plenamente fuera de la comunión eclesial… La Iglesia es el cuerpo de Cristo: se camina “con Cristo” en la medida en que se está en relación «con su cuerpo». Para crear y fomentar esta unidad Cristo envía el Espíritu Santo. Y Él mismo la promueve mediante su presencia eucarística. En efecto, es precisamente el único Pan eucarístico el que nos hace un solo cuerpo. El apóstol Pablo lo afirma: “Un solo pan y un solo cuerpo somos, pues todos participamos de un solo pan”(1 Co 10,17).

Si no deseas recibir más correos electrónicos https://evangeliodeldia.org/SP/settings/subscription?utm_source=newsletter.

Publicado en Lecturas de la Misa del día