El Evangelio del Día

From: noreply@evzo.org

Subject: El Evangelio del Día

First Attachment: http://ift.tt/19fNRe4 Date: December 31, 2014 at 10:28PM

jueves 01 Enero 2015

Solemnidad de Santa María, Madre de DiosSanta Madre de Dios

Leer el comentario del Evangelio por San Juan Pablo II :
Día de la Madre, día de la paz
Números 6,22-27.

El Señor
dijo a Moisés: Habla en estos términos a Aarón y a sus hijos: Así
bendecirán a los israelitas. Ustedes les dirán: Que el Señor te
bendiga y te proteja. Que el Señor haga brillar su rostro sobre ti y te
muestre su gracia. Que el Señor te descubra su rostro y te conceda la
paz. Que ellos invoquen mi Nombre sobre los israelitas, y yo los
bendeciré.

Salmo 67(66),2-3.5.6.8.

El Señor
tenga piedad y nos bendiga,
haga brillar su rostro sobre nosotros,para que en la tierra se
reconozca su dominio,
y su victoria entre las naciones.Que canten de alegría las
naciones,
porque gobiernas a los pueblos con justicia
y guías a las naciones de la tierra.¡Que los pueblos te
den gracias, Señor,
que todos los pueblos te den gracias!Que Dios nos bendiga,
y lo teman todos los confines de la tierra.

Pablo a los Gálatas 4,4-7.

Hermanos:
Cuando se cumplió el tiempo establecido, Dios envió a su Hijo, nacido
de una mujer y sujeto a la Ley, para redimir a los que estaban sometidos
a la Ley y hacernos hijos adoptivos. Y la prueba de que ustedes son
hijos, es que Dios infundió en nuestros corazones el Espíritu de su Hijo,
que clama a Dios llamándolo” ¡Abba!, es decir, ¡Padre! Así, ya no
eres más esclavo, sino hijo, y por lo tanto, heredero por la gracia de Dios.

Lucas 2,16-21.

Los
pastores fueron rápidamente y encontraron a María, a José, y al recién
nacido acostado en el pesebre. Al verlo, contaron lo que habían oído
decir sobre este niño, y todos los que los escuchaban quedaron
admirados de lo que decían los pastores. Mientras tanto, María
conservaba estas cosas y las meditaba en su corazón. Y los pastores
volvieron, alabando y glorificando a Dios por todo lo que habían visto y
oído, conforme al anuncio que habían recibido. Ocho días después,
llegó el tiempo de circuncidar al niño y se le puso el nombre de Jesús,
nombre que le había sido dado por el Angel antes de su concepción.

Extraído de la Biblia: Libro del Pueblo de Dios.

Leer el comentario del Evangelio por :

San Juan Pablo II (1920-2005), papa

Homilía del 1 de Enero de 1979 (trad. © copyright Libreria Editrice
Vaticana)

Día de la Madre, día de la paz

Hoy la Iglesia venera especialmente la Maternidad de María. Esta es como
un mensaje final de la octava de la Navidad del Señor. El nacimiento hace
referencia siempre a la que ha engendrado, a la que da la vida, a la que da al
mundo al Hombre. El primer día del año nuevo es el día de la Madre. La
vemos, pues, como en tantos cuadros y esculturas, con el Niño en brazos, con
el Niño en su seno. (…) No hay imagen más conocida y que hable de modo
más sencillo sobre el misterio del nacimiento del Señor, como la de la Madre
con Jesús en brazos. ¿Acaso no es esta imagen la fuente de nuestra confianza
singular? (…)
Pero hay aún otra imagen de la Madre con el Hijo en brazos. Y se
encuentra en esta basílica; es la “Piedad”, María con Jesús bajado de la
cruz, (…), y que después de la muerte vuelve a aquellos brazos que lo
ofrecieron en Belén cual Salvador del mundo.
Así, pues, quisiera unir hoy nuestra oración por la paz a esta
doble imagen. Quisiera enlazarla con esta Maternidad que la Iglesia venera de
modo particular en la octava del nacimiento del Señor. Por ello digo:
«Madre, que sabes lo que significa estrechar entre los brazos el cuerpo
muerto del Hijo, de Aquel a quien has dado la vida, ahorra a todas las madres
de esta tierra la muerte de sus hijos, los tormentos, la esclavitud, la
destrucción de la guerra, las persecuciones, los campos de concentración,
las cárceles. Mantén en ellas el gozo del nacimiento, del sustento, del
desarrollo del hombre y de su vida. En nombre de esta vida, en nombre del
nacimiento del Señor, implora con nosotros la paz y la justicia en el mundo.
Madre de la Paz, en toda la belleza y majestad de tu Maternidad que la
Iglesia exalta y el mundo admira, te pedimos: “Permanece con nosotros en
todo momento. Haz que este nuevo año sea año de paz en virtud del
nacimiento y la muerte de tu Hijo.” Amén».

Esta entrada fue publicada en Lecturas de la Misa del día y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s