Las ofrendas de la Misa (III)

Seguimos avanzando para comprender mejor qué son las ofrendas de la Misa, qué contienen, qué se lleva al altar, qué se ofrece y porqué.
 
Ya vimos lo que establece al actual Misal, y por tanto es normativo para todos.
 
También hicimos una rápida incursión por la historia de la liturgia.
 
Ahora avanzamos en otra dirección.
 

 
 
 
 
3. El ejemplo comparado de otras familias litúrgicas
 
            Argumentemos, además, con dos ritos: el bizantino y nuestro rito hispano-mozárabe, porque la liturgia comparada puede ayudar a entender la nuestra y realizarla mejor, eliminando los añadidos, tan antropocéntricos, que la han distorsionado.
 
 
                        a) Divina Liturgia bizantina
 
            En la liturgia bizantina, la llamada “Divina Liturgia de san Juan Crisóstomo”, los dones son llevados en procesión por la nave de la iglesia, en manos del diácono y del sacerdote, hasta entrar por el iconostasio y llegar al altar.
 
 
            Esta procesión es solemnísima, con incensarios al paso de los dones, y los fieles lo veneran ya, no porque estén consagrados, sino porque van a ser consagrados: se inclinan, se santiguan, hacen reverencia. Ésta es una veneración “proléptica”, en vistas a lo que van a ser.
 

            Este rito tan solemne se llama “la Gran Entrada”. Va acompañado de un canto fijo, invariable, el “Querubicon”, que une esta liturgia terrena a la liturgia celestial:
 

“Nosotros, que místicamente representamos a los querubines y cantamos a la vivificante Trinidad el himno tres veces santo, depongamos todo mundano cuidado para recibir al rey del universo, invisiblemente escoltado por los escuadrones angélicos”.

 
 
                        b) El venerable rito hispano-mozárabe
 
 Nuestro rito hispano-mozárabe tiene resonancias muy orientales, y éste es uno de los momentos rituales que mejor lo muestran. Los fieles pueden llevar el pan y el vino hasta la sede –o “choros”- que está en la nave, no en el ábside (en la cabecera del presbiterio, según la costumbre romana). Esta procesión de los fieles tiene su parte de veneración –o prolepsis- como el rito bizantino: la encabeza la cruz procesional, ciriales, y uno o dos acólitos con incensarios, y después los fieles con el pan y el vino. Mientras se entona el canto llamado, muy significativamente, “Sacrificium”.
 
Las rúbricas actuales del Misal hispano-mozárabe (muy parcas, demasiado escuetas) señalan: 
 

“durante la procesión de los fieles al altar para presentar sus oblaciones y mientras los ministros preparan el pan y el vino y los colocan sobre el altar, el coro canta el Sacrificium. El Sacrificium corresponde por su función al canto que el rito romano llama Offertorium y el rito ambrosiano Offerenda. De hecho san Isidoro trataba del mismo todavía bajo el nombre de Offertorium… Justifican el nuevo título de Sacrificium los textos del repertorio que describen sacrificios ofrecidos por personajes bíblicos, en fases sucesivas de la Historia Sacra, los que tratan del altar y del servicio cultual en el templo, los que evocan la liturgia celeste que se celebra ante el Cordero inmolado” (Missale, 39-40).

 
 
            Por tanto, en nuestro rito hispano-mozárabe, esta procesión de los dones es solemne, sacrificial y profundamente eucarística:
 
            “La liturgia eucarística comienza, como en toda la tradición cristiana, con el rito de llevar las ofrendas de pan, vino y agua al altar, y no otras ofrendas. Este rito pueden realizarlo los fieles aunque generalmente lo realizan los ministros (acólitos, antiguamente los subdiáconos) desde el lugar donde se guardan los dones d elos fieles previos a la celebración (diaconion –capilla de la izquierda mirando al altar) al altar o desde la mesa auxiliar (credencia) al altar. Esta procesión va acompañada por el canto del “sacrificium” por parte del coro. Tal procesión tanto por el tenor de los “sacrificium” de las solemnidades como por la estructuración arquitectónica de las iglesias (presencia de grandes cruceros, reales –plantas de cruz-, o simulados –planta basilical cortada por arcos y cancelas) debía ser similar a la del evangelio. Los ministros acuden a recoger las ofrendas y con incienso, cruz de oro y ciriales las llevan hasta el altar donde los diáconos las colocan sobre el mismo”[1].
 

[1] FERRER GRESNECHE, Juan Miguel, “La Eucaristía en rito hispano-mozárabe. Gestualidad y ambiente para la celebración”: Toletana 1 (1999), 59-88.

from Últimas Noticias – religionenlibertad.com http://ift.tt/1QSTFxp
via IFTTT

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s