miércoles 27 Junio 2018 : Commentary Beato Columba Marmion

En toda alma, tres espíritus tienden a dominar. El espíritu de falsedad y de blasfemia que, desde el comienzo, sugiere siempre el contrario a lo que Dios sopla al oído. Está el espíritu del mundo, que nos hace inclinarnos a juzgar las cosas según las máximas se los sentidos y de la prudencia carnal. «La prudencia de este mundo es la locura ante Dios» (1Cor 3:19).

Está el Espíritu de Dios inspirándonos a siempre elevar nuestros corazones por encima de la naturaleza (“Sursum corda*”) y a vivir de la fe («Mi justo vive de la fe» He 10:38). Este Espíritu nos inclina sin cesar hacia una fe que ama simplemente, y que nos hace abandonarnos entre las Manos de Dios. Nos llena «del gozo y de la paz que da la fe» (Rm 15:13), y produce los frutos de los que habla san Pablo. Nuestro Señor ha dicho: «los reconocerán por sus frutos» que producen en su alma.

Les recomiendo una gran fidelidad a los movimientos del Espíritu Santo. Su bautismo, su confirmación lo han establecido como una fuente viva en sus almas. Escuchen sus murmullos, y ahuyenten las otras inspiraciones de un solo. Si guardan esta fidelidad, poco a poco ese Espíritu divino se convertirá en su guía, y los llevará consigo hasta el Seno de Dios.

*Sursum corda: «Elevemos nuestro corazón» introducción en el prefacio de la liturgia.

from EVANGELIO DEL DÍA https://ift.tt/Lm9VM1
via IFTTT

Esta entrada fue publicada en Lecturas de la Misa del día y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s