Evangelio del día – Semana del 30/07/2018 al 04/08/2018 (Decimoséptima semana del Tiempo Ordinario)

dominicos

Evangelio del día y comentarios a la Palabra diaria

Decimoséptima semana del Tiempo Ordinario – Año Par

Del 30

de julio al 4 de agosto de 2018

Ver en el navegador
Descargar PDF
Descargar ePub

Ir a: lunes / martes / miércoles / jueves / viernes / sábado

 Lunes   30 de Julio de 2018  

“Pondré de manifiesto cosas que han estado ocultas”

Primera Lectura

Lectura del libro de Jeremías 13, 1-11

Así me dijo el Señor: -«Vete y cómprate un cinturón de lino, y rodéate con él la cintura; pero que no toque el agua.» Me compré el cinturón, según me lo mandó el Señor, y me lo ceñí. Me volvió a hablar el Señor: -«Torna el cinturón que has comprado y llevas ceñido, levántate y ve al río Éufrates, y escóndelo allí, entre las hendiduras de las piedras. »Fui y lo escondí en el Éufrates, según me había mandado el Señor. Pasados muchos días, me dijo el Señor: -«Levántate, vete al río Éufrates y recoge el cinturón que te mandé esconder allí. » Fui al Éufrates, cavé, y recog1 el cinturón del sitio donde lo había escondido: estaba estropeado, no servía para nada. Entonces me vino la siguiente palabra del Señor: -«Así dice el Señor: De este modo consumiré la soberbia de Judá, la gran soberbia de Jerusalén. Este pueblo malvado que se niega a escuchar mis palabras, que se comporta con corazón obstinado y sigue a diosesextranjeros, para rendirles culto y adoración, será como ese cinturón, que ya no sirve para nada. Como se adhiere el cinturón a la cintura del hombre, así me adherí la casa de Judá y la casa de Israel -oráculo del Señor-, para que ellas fueran mi pueblo, mi fama, mi alabanza, mi ornamento; pero no me escucharon.»

Salmo

Salmo: Dt 32, 18-19. 20. 21 R. Despreciaste a la Roca que te engendró.

Despreciaste a la Roca que te engendró,y olvidaste al Dios que te dio a luz.Lo vio el Señor, e irritadorechazó a sus hijos e hijas. R.Pensando: «Les esconderé mi rostroy veré en qué acaban,porque son una generación depravada,unos hijos desleales.» R.«Ellos me han dado celos con un dios ilusorio,me han irritado con ídolos vacíos;pues yo les daré celos con un pueblo ilusorio,los irritaré con una nación fatua.» R.

Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Mateo 13, 31-35

En aquel tiempo, Jesús propuso esta otra parábola a la gente: -«El reino de los cielos se parece a un grano de mostaza que uno siembra en su huerta; aunque es la más pequeña de las semillas, cuando crece es más alta que las hortalizas; se hace un arbusto más alto que las hortalizas, y vienen los pájaros a anidar en sus ramas.» Les dijo otra parábola:-«El reino de los cielos se parece a la levadura; una mujer la amasa con tres medidas de harina, y basta para que todo fermente.»Jesús expuso todo esto a la gente en parábolas y sin parábolas no les exponía nada. Así se cumplió el oráculo del profeta: «Abriré mi boca diciendo parábolas, anunciaré lo secreto desde la fundación del mundo.»

Reflexión del Evangelio del día

El lenguaje de los símbolos

Las lecturas que nos regala la liturgia este lunes son especialmente gráficas, nos permiten imaginar con facilidad lo que relatan y captar su mensaje.  En la primera lectura, el profeta Jeremías narra un signo profético: el cinturón de lino.  Es usual que los profetas no sólo expongan su mensaje mediante la palabra, sino que utilicen también acciones simbólicas para reforzar lo transmitido.  El cinturón de lino deteriorado en el río, es como el pueblo de Israel que se deja deteriorar adorando los ídolos y alejándose de su Dios.

Es un Dios airado y herido en su amor al pueblo de sus entrañas que le es infiel, la imagen que transmite el profeta.  Y el tono es de desesperanza, la destrucción es inminente.  Quisiera resaltar una frase de este texto, cuando Jeremías busca donde había escondido el cinturón y lo saca: “ya estaba podrido y no servía para nada”.  Nos cuesta mucho aceptar el carácter definitivo de algunas situaciones y cosas en la vida.  Nos descoloca lo que ya no sirve, sea material o natural. 

Las actitudes ante la vida, las decisiones que tomamos, los valores y criterios que elegimos para orientar nuestras relaciones, acciones y pensamientos, tienen consecuencias y efectos en nosotros, en los demás y en el mundo.  Lo mismo ocurre a nivel familiar, social, como colectivo, grupo, nación, comunidad. Y el profeta expresa cómo Dios muestra ira e indignación ante estas situaciones.  Dios no es un Dios impasible, sino que se conmueve, y parte esencial de la verdadera compasión es la ira que se despierta ante la crueldad, la injusticia y las malas decisiones.  El amor sufre con el mal del amado. Jeremías sabe leer la situación de aquel momento desde el corazón de su Dios y lo transmite a su pueblo.  También nosotros estamos llamados a leer la realidad y leernos a nosotros mismos y escuchar qué es lo que Dios nos quiere decir, lo que se despierta en El.

La sabiduría en las pequeñas cosas cotidianas

El texto evangélico de Mateo nos sumerge también con un lenguaje simbólico en la comprensión de qué es el Reino de Dios.  El mal del mundo no tiene la última palabra, Dios ha plantado la semilla de su Reino en nosotros, en la realidad, de una manera silenciosa y humilde pero fecunda y llena de vida.  Jesús explica con imágenes y comparaciones sencillas cómo es ese Reino que tanta expectación creaba, y también polémica.

Dios no desiste nunca en su empeño por hacernos comprender qué es lo que quiere de nosotros, cuáles son los valores que nos llevarán a la vida. “Abriré mi boca diciendo parábolas; anunciaré lo secreto desde la fundación del mundo”.  No es complicado su mensaje, es sencillo y claro como las pequeñas cosas de la vida cotidiana: una semilla pequeña que germina y se convierte en árbol, el trocito de levadura que es capaz de fermentar la masa.

Ni la semilla ni la levadura sirven de mucho si no se siembra o se mezcla con la harina, respectivamente. Tampoco el Reino de Dios se hará realidad si no ponemos en juego los talentos que Dios nos ha dado. Son claros los valores con los que Jesús nos invita a vivir para hacerlo posible: compartir, vivir la compasión, la justicia y el amor en el uso del dinero y lo material; la dignidad humana, relacionándonos desde la humildad, el respeto, la igualdad y fraternidad; la solidaridad, como valor social frente a la discriminación, los prejuicios, la superioridad, la exclusión; y el servicio, como forma de autoridad y poder frente a la dominación y el control.  Esas son las semillas que pueden parecer demasiado pequeñas e insignificantes, pero que germinarán en un mundo mucho más humano y fraterno donde todos puedan anidar en sus ramas. Esa es la levadura que hará fermentar un pan nuevo que alimente un ser humano nuevo.

Hna. Águeda Mariño Rico O.P.
Congregación de Santo Domingo
Enviar comentario al autor/a

Volver arriba

 Martes   31 de Julio de 2018  

“Así será el fin del tiempo”

Hoy celebramos: San Ignacio de Loyola (31 de Julio)

Primera Lectura

Lectura del profeta Jeremías 14,17-22:

Mis ojos se deshacen en lágrimas, día y noche no cesan: por la terrible desgracia de la Doncella de mi pueblo, una herida de fuertes dolores. Salgo al campo: muertos a espada; entro en la ciudad: desfallecidos de hambre; tanto el profeta como el sacerdote vagan sin sentido por el país. «¿Por qué has rechazado del todo a Judá? ¿Tiene asco tu garganta de Sión? ¿Por qué nos has herido sin remedio? Se espera la paz, y no hay bienestar, al tiempo de la cura sucede la turbación. Señor, reconocemos nuestra impiedad, la culpa de nuestros padres, porque pecamos contra ti. No nos rechaces, por tu nombre, no desprestigies tu trono glorioso; recuerda y no rompas tu alianza con nosotros. ¿Existe entre los ídolos de los gentiles quien dé la lluvia? ¿Soltarán los cielos aguas torrenciales? ¿No eres, Señor Dios nuestro, nuestra esperanza, porque tú lo hiciste todo?»

Salmo

Sal 78 R/. Líbranos, Señor, por el honor de tu nombre

No recuerdes contra nosotroslas culpas de nuestros padres;que tu compasión nos alcance pronto,pues estamos agotados. R/.Socórrenos, Dios salvador nuestro,por el honor de tu nombre;líbranos y perdona nuestros pecados,a causa de tu nombre. R/.Llegue a tu presencia el gemido del cautivo:con tu brazo poderoso salva a los condenados a muerte.Mientras, nosotros, pueblo tuyo, ovejas de tu rebaño,te daremos gracias siempre,contaremos tus alabanzas de generación en generación. R/.

Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Mateo 13,36-43

En aquel tiempo, Jesús dejó a la gente y se fue a casa. Los discípulos se acercaron a decirle: «Acláranos la parábola de la cizaña en el campo.»Él les contestó: «El que siembra la buena semilla es el Hijo del Hombre; el campo es el mundo; la buena semilla son los ciudadanos del Reino; la cizaña son los partidarios del Maligno; el enemigo que la siembra es el diablo; la cosecha es el fin del tiempo, y los segadores los ángeles. Lo mismo que se arranca la cizaña y se quema: así será el fin del tiempo: el Hijo del Hombre enviará a sus ángeles y arrancarán de su Reino a todos los corruptores y malvados y los arrojarán al horno encendido; allí será el llanto y el rechinar de dientes. Entonces los justos brillarán como el sol en el Reino de su Padre. El que tenga oídos, que oiga.»

Reflexión del Evangelio del día

Se espera la paz y no hay bienestar

Jeremías se enfrenta con el pueblo a una gran sequía.  Existe una gran devastación, la gente sufre desfallecida de hambre. Tanto el profeta como el sacerdote, aquellos quienes han de mantener la esperanza de un pueblo vagan sin sentido por el país. Hay una gran desorientación. ¿Quién se hará cargo de la situación? ¿Quién le mostrará al pueblo una salida?

Se espera la paz y no hay bienestar, al tiempo de la cura sucede la turbación. No hay tiempo para sanar las heridas. Todo es consecuencia de la impiedad, de la búsqueda de ídolos que no terminan de satisfacer la sed espiritual del ser humano. El ser humano rechaza al único Dios, pero no sabe qué hacer con su espiritualidad. ¿Quién cubre el espacio de Dios que es inmenso en la vida del ser humano? Por ello, ese espacio vital es llenado con múltiples ídolos, que no terminan de llenar el vacío existencial que cada persona siente en su interior.

Ante estas situaciones que Jeremías describe, el profeta pide a Dios que no rechace a su pueblo, que recuerde su alianza con ellos, porque él es el Dios de su esperanza.

Mientras el vacío existencial se llena de ídolos, la sequía no desaparece con sustitutos. Es en la carencia cuando nos acordamos de la alianza establecida con Dios. Y la carencia no nos permite ver la gran donación que Dios nos ofrece con la vida.

Así será el fin del tiempo

En el Evangelio de Mateo, los discípulos piden una explicación sobre la parábola de la cizaña en el campo. Jesús les explica que quien siembra la buena semilla es el Hijo del Hombre; el campo es el mundo; la buena semilla los ciudadanos del Reino; la cizaña los partidarios del Maligno; el enemigo que la siembra es el diablo; la cosecha es el fin del tiempo, y los segadores los ángeles.

Lo mismo que se arranca la cizaña y se quema, así será el fin del tiempo: el Hijo del Hombre enviará a sus ángeles y arrancarán de su Reino a todos los corruptores y malvados y los arrojarán al horno encendido.

Nadie puede adelantar en la historia un juicio definitivo que solo corresponde a Dios. Pese a la insistencia de Mateo en la necesidad de dar buenos frutos, incluye esta parábola en su evangelio para responder a quienes corren el peligro de convertir la comunidad en una secta de puros e impuros.

El juicio final le corresponde a Dios. No podemos vivir preocupados por el qué pasará entonces olvidando cómo y qué vivir ahora. Dios no es un Dios del futuro, es un Dios del presente.

No son pocos los ingenuos que viven preocupados por el futuro, y caen en manos de personajes que quieren hacer creer que predicen el futuro, como la gran maravilla que les sucederá queriendo satisfacer sus deseos de salvación, dejando sus planes económicos comprometidos en manos de usureros. ¿Qué nos sucede con el futuro que tanto nos preocupa? ¿Es la sed de felicidad? O más bien, ¿la confundimos con la sed de Dios?

Fr. Alexis González de León O.P.
Convento de San Pablo y San Gregorio (Valladolid)
Enviar comentario al autor/a

Volver arriba

 Miércoles   1 de Agosto de 2018  

“El reino de los cielos se parece a un tesoro escondido”

Hoy celebramos: San Alfonso Mª de Ligorio (1 de Agosto)

Primera Lectura

Lectura del profeta Jeremías 15,10.16-21:

Ay de mí, ¡madre mía!, ¿por qué me diste a luz? Soy hombre que trae líos y contiendas a todo el país. No les debo dinero, ni me deben; ¡pero todos me maldicen! Cuando me llegaban tus palabras, yo las devoraba. Tus palabras eran para mí gozo y alegría, porque entonces hacías descansar tu Nombre sobre mí, ¡oh Yavé Sabaot! Yo no me sentaba con otros para bromear, sino que, apenas tu mano me tomaba, yo me sentaba aparte, pues me habías llenado de tu propio enojo. ¿Por qué mi dolor no tiene fin y no hay remedio para mi herida? ¿Por qué tú, mi manantial, me dejas de repente sin agua?Entonces Yavé me dijo: «Si vuelves a mí, yo te haré volver a mi servicio. Separa el oro de la escoria si quieres ser mi propia boca. Tendrán que volver a ti, pero tú no volverás a ellos. Haré que tú seas como una fortaleza y una pared de bronce frente a ellos; y si te declaran la guerra, no te vencerán, pues yo estoy contigo para librarte y salvarte. Te protegeré contra los malvados y te arrancaré de las manos de los violentos.»

Salmo

Sal 58,2-18 R/. Dios es mi refugio en el peligro

Líbrame de mi enemigo, Dios mío,protégeme de mis agresores;líbrame de los malhechores,sálvame de los hombres sanguinarios. R/.Mira que me están acechando y me acosan los poderosos.Sin que yo haya pecado ni faltado, Señor,sin culpa mía, avanzan para acometerme. R/.Estoy velando contigo, fuerza mía,porque tú, oh Dios, eres mi alcázar;que tu favor se adelante, oh Dios,y me haga ver la derrota del enemigo. R/.Yo cantaré tu fuerza,por la mañana aclamaré tu misericordia:porque has sido mi alcázary mi refugio en el peligro. R/.Y tañeré en tu honor, fuerza mía,porque tú, oh Dios, eres mi alcázar. R/.

Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Mateo 13,44-46

En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: «El Reino de los Cielos se parece a un tesoro escondido en el campo: el que lo encuentra, lo vuelve a esconder, y, lleno de alegría, va a vender todo lo que tiene y compra el campo. El Reino de los Cielos se parece también a un comerciante en perlas finas, que, al encontrar una de gran valor, se va a vender todo lo que tiene y la compra.»

Reflexión del Evangelio del día

Yo te pondré frente a este pueblo como muralla inexpugnable

Jeremías, para muchos sigue siendo sinónimo de llorón, y puede que tengan razón. Vive en una gran ciudad y Dios le ordena pregonar desgracias, afear conductas indecentes y anunciar males sin cuento si no media un arrepentimiento.

Los hombres y mujeres de aquel tiempo en poco se diferenciaban de los actuales. Vivimos como los israelitas en una civilización edonista, preocupada únicamente por el placer. Somos insolidarios envidiando al fuerte y despreciando al débil. Y frente a esta sociedad es necesario alzar la voz y pregonar que, si el hombre sigue alejándose de Dios, incumpliendo el principal de los mandamientos, alejándonos de una vida de amor y en el amor, estaremos construyendo una civilización destructiva; estaremos viviendo al borde del abismo, condenados a ser infelices y al final, tal como sucede a Jerusalén, terminaremos huyendo a Egipto y destruidos.

Frente a esta sociedad nuestra de hoy no hace falta mirar demasiado para encontrar lo insolidario, lo corrupto, Dios coloca a sus profetas “como muralla frente al pueblo”. Una sociedad así, como la que estamos construyendo, está abocada a su propia destrucción si no vuelve a vivir de una forma solidaria con el resto de la humanidad.

Puede que frente a esta sociedad tengamos que abrir la boca y gritar que es necesario volver a vivir en el amor, en la solidaridad, en la justicia, para que el hombre no pierda su humanidad, lo que de divino tiene dentro de sí, y viviendo una completa conversión vuelva a recuperar la seguridad y a encontrar la unidad, aunque este molesto anuncio nos traiga dificultades, persecuciones, difamaciones y otros males. Nosotros, puede que a pesar de nosotros mismos, debemos profetizar, anunciar que el Reino de Dios está cerca y es necesaria una conversión sincera.

El reino de los cielos se parece a un tesoro escondido

¿Cuál es nuestro tesoro? En las dos parábolas que leemos hoy Jesús nos habla de un gran tesoro. En el primer caso encontramos el tesoro de manera fortuita. No lo buscamos, pero aparece ante nosotros y ya no queremos perderlo. Dios está en nuestro camino y lo encontramos constantemente, aunque no lleguemos a vivir el encuentro porque nuestros ojos están empañados, pero si llegamos a encontrarlo, si descubrimos el Amor, el mayor de los tesoros, ya nada, ni nadie, será capaz de apartarnos de Él.

En el segundo caso, la perla de gran valor, el encuentro con Dios, es producto de la búsqueda del hombre. Dios está siempre a la vista y si nos dedicamos a buscarlo con el espíritu abierto a la escucha, llegaremos a encontrarlo.

Es el tesoro escondido; es la perla de gran valor, es Dios que sale a nuestro encuentro desde nuestro propio ser, y que una vez descubierto, una vez que los ojos de la fe llegan a experimentarlo, ya nada será bueno si no es Dios que se ha hecho el encontradizo y ha dejado que lo descubramos. Somos la imagen del campesino o del comerciante que una vez descubierto lo importante, Dios, ya no necesitan nada más que a Él para vivir. Solo Dios basta, que nos dirá Teresa de Ávila. Ese es el tesoro que buscamos o encontramos si queremos mirar dentro de nosotros mismos.

¿Seremos capaces de encontrar el tesoro, reconocerlo y hacerlo nuestro?

D. Félix García O.P.
Fraternidad de Laicos Dominicos de Viveiro (Lugo)
Enviar comentario al autor/a

Volver arriba

 Jueves   2 de Agosto de 2018  

“En manos del Alfarero”

Hoy celebramos: Beata Juana de Aza (2 de Agosto)

Primera Lectura

Lectura del libro de Jeremías 18,1-6:

Palabra del Señor que recibió Jeremías: «Levántate y baja al taller del alfarero, y allí te comunicaré mi palabra.» Bajé al taller del alfarero, que estaba trabajando en el torno. A veces, le salía mal una vasija de barro que estaba haciendo, y volvía a hacer otra vasija, según le parecía al alfarero. Entonces me vino la palabra del Señor: «¿Y no podré yo trataros a vosotros, casa de Israel, como este alfarero? –oráculo del Señor–. Mirad: como está el barro en manos del alfarero, así estáis vosotros en mi mano, casa de Israel.»

Salmo

Sal 145 R/. Dichoso a quien auxilia el Dios de Jacob

Alaba, alma mía, al Señor:alabaré al Señor mientras viva,tañeré para mi Dios mientras exista. R/.No confiéis en los príncipes,seres de polvo que no pueden salvar;exhalan el espíritu y vuelven al polvo,ese día perecen sus planes. R/.Dichoso a quien auxilia el Dios de Jacob,el que espera en el Señor, su Dios,que hizo el cielo y la tierra,el mar y cuanto hay en él. R/.

Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Mateo 13,47-53

En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: «El reino de los cielos se parece también a la red que echan en el mar y recoge toda clase de peces: cuando está llena, la arrastran a la orilla, se sientan, y reúnen los buenos en cestos y los malos los tiran. Lo mismo sucederá al final del tiempo: saldrán los ángeles, separarán a los malos de los buenos y los echarán al horno encendido. Allí será el llanto y el rechinar de dientes. ¿Entendéis bien todo esto?»Ellos les contestaron: «Sí.»Él les dijo: «Ya veis, un escriba que entiende del reino de los cielos es como un padre de familia que va sacando del arca lo nuevo y lo antiguo.»Cuando Jesús acabó estas parábolas, partió de allí.

Reflexión del Evangelio del día

En manos del Alfarero

El Señor, a través de Jeremías, quiere explicar cuáles son sus relaciones con su pueblo, Israel. “Como está el barro en manos del alfarero, así estáis vosotros en mi mano, casa de Israel”. Y si al alfarero le salía mal la vasija que estaba haciendo, la volvía  hacer… tal era el mimo que el alfarero ponía para que la vasija quedase bien. Así es Yahvéh  con su pueblo Israel. Las manos de Yahvéh son buenas manos, puede y quiere hacer una buena vasija. Lo lógico es que la vasija, el pueblo de Israel, se fíe de su Señor, se deje hacer, sea fiel al compromiso de la alianza de amor que su Señor ha hecho con él. Mal camino el ir detrás de otros dioses, caer en manos de otros dioses…siempre le irá peor.

Jesús supo poner su vida en manos de su Padre. “Yo estoy en el Padre y el Padre está en mí”. Y desde ahí vivió toda su existencia terrena. Cuando se vio ajusticiado injustamente y sufrió el abandono de los suyos, siguió poniendo su vida en Dios: “en tus manos, Padre, encomiendo mi espíritu”, y su Padre, no le abandonó, le rescató de la muerte.

Nosotros, los seducidos y emocionados por Jesús, queremos hacer lo mismo que él. Con mucho gusto, queremos poner nuestra vida, nuestros días, nuestros afanes, nuestros desvelos, nuestras luchas… nuestra persona en manos del mejor Alfarero del barro humano que es Dios, nuestro Padre, sabiendo que también a nosotros, al final, nos rescatará para siempre de la muerte.    

Lo mismo sucederá al final del tiempo

Jesús, en su intento de ser bien entendido, instruye a sus oyentes con una escena sacada de la vida diaria de aquella sociedad, donde muchos eran pescadores. El punto fuerte de esta parábola está en la selección de la pesca. Los peces buenos se recogen en cestos y los malos se tiran.

Así será al final del tiempo. Lo malo no va a tener cabida. Cuando “Dios sea todo en todos”, lo que se opone a Dios, el mal y todos sus hijos, serán echados fuera. Jesús nos pide a sus seguidores que, eso que se va a realizar plenamente al final, luchemos para que sea ya una realidad en nuestra tierra. Que trabajemos para extirpar el mal de nuestros corazones y de la sociedad en la que vivimos. Que el reino de Dios, Dios reinando en nuestro corazón, empiece a ser una realidad en nuestra tierra antes de llegar a su plena realización después de nuestra resurrección. 

La Beata Juana de Aza es la madre de Santo Domingo de Guzmán, fundador de los dominicos. Los escasos trazos que han quedado de Juana, resaltan en ella la compasión para los necesitados, generosidad y, sobre todo, profunda piedad. Rasgos que heredó y vivió su hijo Domingo.

Fray Manuel Santos Sánchez
Convento de Santo Domingo (Oviedo)
Enviar comentario al autor/a

Volver arriba

 Viernes   3 de Agosto de 2018  

“No hizo milagros porque les faltaba fe”

Hoy celebramos: Beato Agustín Kazotic (3 de Agosto)

Primera Lectura

Lectura de la profecía de Jeremías 26,1-9:

Al comienzo del reinado de Joaquín, hijo de Josías, rey de Judá, vino esta palabra del Señor a Jeremías: «Así dice el Señor: Ponte en el atrio del templo y di a todos los ciudadanos de Judá que entran en el templo para adorar, las palabras que yo te mande decirles; no dejes ni una sola. A ver si escuchan y se convierte cada cual de su mala conducta, y me arrepiento del mal que medito hacerles a causa de sus malas acciones. Les dirás: Así dice el Señor: Si no me obedecéis, cumpliendo la ley que os di en vuestra presencia, y escuchando las palabras de mis siervos, los profetas, que os enviaba sin cesar (y vosotros no escuchabais), entonces trataré a este templo como al de Silo, a esta ciudad la haré fórmula de maldición para todos los pueblos de la tierra.»Los profetas, los sacerdotes y el pueblo oyeron a Jeremías decir estas palabras, en el templo del Señor. Y, cuando terminó Jeremías de decir cuanto el Señor le había mandado decir al pueblo, lo agarraron los sacerdotes y los profetas y el pueblo, diciendo: «Eres reo de muerte. ¿Por qué profetizas en nombre del Señor que este templo será como el de Silo, y esta ciudad quedará en ruinas, deshabitada?»Y el pueblo se juntó contra Jeremías en el templo del Señor.

Salmo

Sal 68 R/. Que me escuche tu gran bondad, Señor.

Más que los pelos de mi cabezason los que me odian sin razón;más duros que mis huesos,los que me atacan injustamente.¿Es que voy a devolver lo que no he robado? R/.Por ti he aguantado afrentas,la vergüenza cubrió mi rostro.Soy un extraño para mis hermanos,un extranjero para los hijos de mi madre;porque me devora el celo de tu templo,y las afrentas con que te afrentan caen sobre mí. R/.Pero mi oración se dirige a ti,Dios mío, el día de tu favor;que me escuche tu gran bondad,que tu fidelidad me ayude. R/.

Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Mateo 13,54-58

En aquel tiempo fue Jesús a su ciudad y se puso a enseñar en la sinagoga. La gente decía admirada: «¿De dónde saca éste esa sabiduría y esos milagros? ¿No es el hijo del carpintero? ¿No es su madre María, y sus hermanos, Santiago, José, Simón y Judas? ¿No viven aquí todas sus hermanas? Entonces, ¿de dónde saca todo eso?» Y aquello les resultaba escandaloso.Jesús les dijo: «Sólo en su tierra y en su casa desprecian a un profeta.» Y no hizo allí muchos milagros, porque les faltaba fe.

Reflexión del Evangelio del día

El pueblo se juntó contra Jeremías

Murió Josías, el rey que unificó el culto en el templo de Jerusalén y, ante su ausencia, el  pueblo no oculta su desconcierto. Le sucede Joaquín, pero nadie sabe las prioridades de su reinado. Y en éstas, Jeremías hace oír su voz que pone en tela de juicio el valor del templo; advierte que puede ocurrirles lo mismo que con el templo de Silo, y entonces se volverá a las andadas. El culto que se debe dar en el templo de Jerusalén tiene que tener la fuerza de un verdadero talismán para el pueblo, donde la obediencia a la ley de Dios y la justicia como forma de vivir el pueblo sean unas constantes. Al parecer, las palabras de Jeremías molestaron no poco a sus oyentes, y más cuando no sabían qué iba a suceder tras la unificación del culto que llevó a cabo Josías. Y tanto molestaron estas palabras del profeta que lo consideraron blasfemo y reo de muerte. Estamos en el inicio de la carrera profética de Jeremías, y este conflicto que nos sirve nuestro texto vendrá a ser una constante en su biografía donde no faltan persecuciones en las que el mismo pueblo jugará un papel protagónico. ¿Cuál será, entonces, la defensa de Jeremías? La de todo verdadero profeta: ser y conducirse como el enviado del Señor, quién no dejará que se pierda ninguno de los suyos, aunque las apariencias digan lo contrario.

No hizo milagros porque les faltaba fe

El evangelista cierra con nuestro texto el relato de las andanzas de Jesús en Galilea. ¿Narración de un fracaso o contraste con la admiración que otros muestran ante la actividad del Maestro? Los paisanos de Jesús no disimulan su desconcierto pues no se explican cómo el hijo de un carpintero atesora tanta sabiduría y tanto saber estar para comunicar su saludable mensaje con la autoridad con la que él lo hace y, además, realizar signos o milagros. Sus paisanos se preguntan con cierta reticencia y no ocultan su desconfianza y un claro rechazo hacia Jesús de Nazaret. Saben sus antecedentes familiares, conocen el mundo al que pertenece… y parece que tales premisas no dan para tanto. La tímida defensa de Jesús consiste en un dicho sobre lo mal visto que es un profeta en su patria, si bien lo fundamental es que sus paisanos se cierran a acoger su palabra y no se atreven a leer con mejores ojos sus signos curadores y compasivos. Abandonado su pueblo, a partir de ahora Jesús se ocupará de iniciar a sus discípulos en el mensaje del Reino de Dios y a acoger a los paganos que le demuestran tener más fe que sus paisanos y, por tanto, acreditan acoger el pan de la Buena Noticia. 

¿Hace valer la comunidad sus orígenes no tanto en razones socioculturales cuanto en experiencia de Dios y en vivencia de su Espíritu?

Fr. Jesús Duque O.P.
Convento de Santo Domingo de Scala-Coeli (Córdoba)
Enviar comentario al autor/a

Volver arriba

 Sábado   4 de Agosto de 2018  

“Estos hombres son profetas”

Hoy celebramos: San Juan María Vianney (4 de Agosto)

Primera Lectura

Lectura de la profecía de Jeremías 26,11-16.24:

En aquellos días, los sacerdotes y los profetas dijeron a los príncipes y al pueblo: «Este hombre es reo de muerte, porque ha profetizado contra esta ciudad, como lo habéis oído con vuestros oídos.»Jeremías respondió a los príncipes y al pueblo: «El Señor me envió a profetizar contra este templo y esta ciudad las palabras que habéis oído. Pero, ahora, enmendad vuestra conducta y vuestras acciones, escuchad la voz del Señor, vuestro Dios; y el Señor se arrepentirá de la amenaza que pronunció contra vosotros. Yo, por mi parte, estoy en vuestras manos: haced de mí lo que mejor os parezca. Pero, sabedlo bien: si vosotros me matáis, echáis sangre inocente sobre vosotros, sobre esta ciudad y sus habitantes. Porque ciertamente me ha enviado el Señor a vosotros, a predicar a vuestros oídos estas palabras.»Los príncipes del pueblo dijeron a los sacerdotes y profetas: «Este hombre no es reo de muerte, porque nos ha hablado en nombre del Señor, nuestro Dios.» Entonces Ajicán, hijo de Safán, se hizo cargo de Jeremías, para que no lo entregaran al pueblo para matarlo.

Salmo

Sal 68 R/. Escúchame, Señor, el día de tu favor

Arráncame del cieno, que no me hunda;líbrame de los que me aborrecen,y de las aguas sin fondo.Que no me arrastre la corriente,que no me trague el torbellino,que no se cierre la poza sobre mí. R/.Yo soy un pobre malherido;Dios mío, tu salvación me levante.Alabaré el nombre de Dios con cantos,proclamaré su grandeza con acción de gracias. R/.Miradlo, los humildes, y alegraos,buscad al Señor, y revivirá vuestro corazón.Que el Señor escucha a sus pobres,no desprecia a sus cautivos. R/.

Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Mateo 14,1-12

En aquel tiempo oyó el virrey Herodes lo que se contaba de Jesús, y dijo a sus ayudantes: «Ese es Juan Bautista que ha resucitado de entre los muertos, y por eso los Poderes actúan en él.» Es que Herodes había mandado prender a Juan y lo había metido en la cárcel encadenado por motivo de Herodías, mujer de su hermano Felipe, porque Juan le decía que no le estaba permitido vivir con ella. Quería mandarlo matar, pero tuvo miedo de la gente, que lo tenía por profeta. El día del cumpleaños de Herodes, la hija de Herodías danzó delante de todos, y le gustó tanto a Herodes, que juró darle lo que pidiera. Ella, instigada por su madre, le dijo: «Dame ahora mismo en una bandeja la cabeza de Juan Bautista.» El rey lo sintió; pero, por el juramento y los invitados, ordenó que se la dieran; y mandó decapitar a Juan en la cárcel. Trajeron la cabeza en una bandeja, se la entregaron a la joven, y ella se la llevó a su madre. Sus discípulos recogieron el cadáver, lo enterraron y fueron a contárselo a Jesús.

Reflexión del Evangelio del día

Estos hombres son profetas

Celebramos la fiesta de San Juan Mª Vianney, un santo apóstol de Francia en el siglo XIX, Patrono de los Sacerdotes. Tuvo que superar muchas dificultades para llegar a ser sacerdote; vivió santamente como párroco de Ars con su predicación, la mortificación, la oración y la caridad.

La Liturgia que la Iglesia nos regala este día contiene grandes testimonios que se asemejan a la vida de Jesús. El texto de Jeremías se corresponde con el proceso de Jesús cuando se dice “Este hombre merece la muerte”; Jeremías es figura de Cristo; es un profeta enviado de Dios y es Dios quien habla por su boca. Juan Bautista es Precursor del Señor; fue anunciador de Jesucristo y no se adueñó de la profecía sino que se convirtió en imitador de Jesucristo; el Evangelio nos narra su muerte. Tanto Jeremías como Juan son enviados al pueblo a profetizar, se les juzga y se les condena a muerte. También el cura de Ars sufrió humillaciones por decir la verdad, que de alguna manera es una muerte. Todos son profetas, anuncian las palabras de Dios, condenan las injusticias que acaecen a su alrededor y son juzgados por ello. Estos hombres entendieron bien que “la vida se acrecienta dándola”. Hemos de saber que toda persona que sufre por la justicia, participa del Misterio de la Pasión de Jesús, porque “en cualquier lugar donde sufre un hombre o una mujer, es Jesús quien sufre”.

El salmista clama al Señor pidiendo ser escuchado. El Salmo 68 es un Salmo mesiánico, ya que el Nuevo Testamento lo cita en varias ocasiones. Es una lamentación compuesta de quejas seguidas de una oración; es la voz del fiel, es el grito de angustia del que es víctima. Es, en fin, “la palabra orada” del que sufre.

El Señor me ha enviado a vosotros

Jesús ha sido enviado por Dios para dar testimonio de la Verdad y sus palabras son una llamada del Señor para nosotros. Toda la liturgia es una invitación a la conversión; invitación a mejorar los caminos por dónde caminamos y revisar nuestras obras y conductas.

Dice el Papa Francisco: “La fe comporta elegir a Dios como criterio-base de la vida, y Dios no es neutro”, como el Evangelio que “toma posición” por el hecho de defender una cierta idea del hombre, se compromete por la verdad, la justicia, la moral. “Después de que Jesús vino al mundo no se puede actuar como si no le conociéramos. Dios tiene un rostro concreto, tiene un nombre: Dios es misericordia, Dios es fidelidad, es vida que se dona a todos nosotros”. Que el Señor nos conceda anunciar con nuestro ejemplo y nuestra vida, la maravilla de ser amigo de Jesús.

Monjas Dominicas Contemplativas
Monasterio Stma. Trinidad y Sta. Lucía (Orihuela)
Enviar comentario al autor/a

Volver arriba

¿Te ha gustado? Compártelo en:

twitter
facebook

Estás suscrito al servicio del Evangelio del día del portal de los dominicos (Orden de Predicadores).

Este email se ha enviado a tu correo manuelalc@gmail.com. ¿Por qué lo he recibido?

Si no deseas seguir recibiendo estos correos, puedes darte de baja cancelando la suscripción.

También puedes actualizar las preferencias de suscripción.

No respondas a este correo. Esta dirección de email no admite respuestas.

Puedes ponerte en contacto con nosotros para cualquier duda o sugerencia a través del formulario de contacto.

dominicos
Dominicos · c/ Juan de Urbieta, 51 · Madrid, Madrid 28007 · Spain

Enviado a través de:

Esta entrada fue publicada en Predicación Dominicos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s