Preparación de homilías – Santo Domingo de Guzmán – 08/08/2018

dominicos

Homilía Santo Domingo de Guzmán

8 de agosto de 2018 – Ciclo B

“Sal y luz”

Ver en el navegador
Descargar PDF
Descargar ePub

Ir a: Introducción / Lecturas
/ Comentario bíblico / Pautas para la homilía

  Introducción  

La Familia Dominicana, llena de alegría y de un profundo sentimiento de acción de gracias al Señor, celebra hoy la solemnidad de N. P. Santo Domingo, luz de la Iglesia y predicador de la gracia.

El 6 de agosto de 1221, Santo Domingo moría exhausto en Bolonia junto a sus frailes, como él deseaba. Había dado hasta el último aliento de su vida por el Evangelio. Recorrió los caminos de Europa llevando, por todas partes, la Buena Nueva del Señor y extendiendo la obra que el Espíritu Santo le había inspirado: la Orden de Predicadores.

Santo Domingo nos ha dejado un legado extraordinario, del que somos depositarios para la Iglesia los dominicos y dominicas de hoy. Un legado que perdura ochocientos años después y que ha dejado una estela luminosa de amor y servicio al Evangelio, en sintonía con la misión de la Iglesia.

Domingo de Guzmán vivió consagrado con pasión a la Verdad, que es Jesucristo. Dócil al Espíritu Santo, supo mirar la realidad con ojos contemplativos, advirtiendo así las necesidades de la sociedad y de la Iglesia de su tiempo, para dar una respuesta acertada a las mismas. A la fragilidad, carencias, desorientación del ser humano de entonces, Domingo respondió acercando a todos a la “entrañable misericordia de nuestro Dios” con su palabra elocuente y con su vida intachable. Mucho podemos aprender de él hoy en esta “nueva etapa evangelizadora”. Instituyendo una familia de Predicadores, Domingo contribuyó a renovar y reactivar en la Iglesia la fuerza testimonial del Evangelio. Y enseñando que tal predicación, en cuanto testimonio vivo del Señor, debía ser cultivada en la oración, nutrida por el estudio y alentada por la experiencia del amor fraterno.

 “Todos cabían en la inmensidad de su corazón”… “A todos amaba, de todos era amado”… “Solo hablaba con Dios o de Dios…”  Estas frases sobre Santo Domingo, escritas por alguien que le conoció muy bien: el Beato Jordán de Sajonia, nos muestran la madurez de vida y la intensidad espiritual de su experiencia de Dios. Dicha experiencia se fortaleció también con su delicado amor filial a la Virgen María, Madre de los Predicadores.

Nos cabe acudir hoy, una vez más, a su amor paternal, solidario e intercesor, para recordarle lo que nos dijo en su lecho de muerte: “No lloréis, os seré más útil desde el Cielo…” ¡Cumple, Padre Domingo, lo que prometiste, socórrenos con tus plegarias!

Fray Juan Carlos González del Cerro O.P.

Real Convento de Santo Domingo (Jerez de la Frontera)

Enviar comentario al autor/a

Volver arriba

  Lecturas  

Primera Lectura

Lectura del libro de Isaías 52, 7-10

¡Qué hermosos son sobre los montes los pies del mensajero que anuncia la paz, que trae la Buena Nueva, que pregona la victoria, que dice a Sión: «Tu Dios es rey»! Escucha: tus vigías gritan, cantan a coro, porque ven cara a cara al Señor, que vuelve a Sión. Romped a cantar a coro, ruinas de Jerusalén, que el Señor consuela a su pueblo, rescata a Jerusalén; el Señor desnuda su santo brazo a la vista de todas las naciones, y verán los confines de la tierra la victoria de nuestro Dios.

Salmo

Sal 95, 1-2. 3. 7-8a. 10 R/. Contad a todos los pueblos las maravillas del Señor.

Cantad al Señor un cántico nuevo,cantad al Señor, toda la tierra;cantad al Señor, bendecid su nombre,proclamad día tras día su victoria. R/.

Contad a los pueblos su gloria,sus maravillas a todas las naciones. R/.

Familias de los pueblos, aclamad al Señoraclamad la gloria y el poder del Señoraclamad la gloria del nombre del Señor. R/.

Decid a los pueblos: «El Señor es rey,él afianzó el orbe, y no se moverá;él gobierna a los pueblos rectamente.» R/.

Segunda Lectura

De la segunda carta del apóstol san Pablo a Timoteo 4, 1-8

Querido hermano:Ante Dios y ante Cristo Jesús, que ha de juzgar a vivos y muertos, te conjuro por su venida en majestad: proclama la palabra, insiste a tiempo y a destiempo, reprende, reprocha, exhorta, con toda paciencia y deseo de instruir.Porque vendrá un tiempo en que la gente no soportará la doctrina sana, sino que, para halagarse el oído, se rodearán de maestros a la medida de sus deseos y, apartando el oído de la verdad, se volverán a las fábulas.Tú estate siempre alerta; soporta lo adverso, cumple tu tarea de evangelizador, desempeña tu ministerio.Yo estoy a punto de ser sacrificado, y el momento de mi partida es inminente.He combatido bien mi combate, he corrido hasta la meta, he mantenido la fe.Ahora me aguarda la corona merecida, con la que el Señor, juez justo, me premiará en aquel día; y no sólo a mi, sino a todos los que tienen amor a su venida.

Evangelio del día

Conclusión del santo evangelio según san Mateo 28, 16-20

En aquel tiempo, los once discípulos se fueron a Galilea, al monte que Jesús les había indicado.Al verlo, ellos se postraron, pero algunos vacilaban.Acercándose a ellos, Jesús les dijo:-«Se me ha dado pleno poder en el cielo y en la tierra.Id y haced discípulos de todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo; y enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado.Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.»

Volver arriba

  Comentario bíblico  

Comentario bíblico de: Fray Miguel de Burgos Núñez

Os ofrecemos únicamente los comentarios bíblicos de la primera lectura y del Evangelio de los que ofrecemos hoy como posibles para la Solemnidad de Santo Domingo:

Iª Lectura: Isaías (52,7-10): Los pies del mensajero de paz

Este es un himno que el profeta, quien sea, porque estamos leyendo el Deuteroisaías, compone porque en su mente aparece un mensajero que trae los pies cansados. Pero son esos pies, benditos, los que traen la gran noticia, al pueblo, a la ciudad a Sión: paz, salvación. Más aún: Dios reina. Cuando Dios reina todo es distinto. Los reyes de este mundo no saben reinar, porque no son capaces de sellar la paz. Cuando lo han hecho ha sido una paz a medias, no dilatada en el tiempo y en la eternidad. Es eso lo que el profeta proclama ahora a Sión que ha pasado por lo peor. Jerusalén será liberada, el profeta es el vigía del mensajero que llega, un mensajero idílico de la victoria de Dios.

Evangelio (Mt 28,16-20): Yo estaré con vosotros siempre

1. El evangelio de este día es el final del evangelio de Mateo y se quiere poner de manifiesto lo que Lucas ya nos ha expresado con la presentación de la «Ascensión»: es el momento de los discípulos, de sus seguidores, que tienen que llevar el evangelio allí donde Jesús no pudo ir: a todo el mundo. Desde lo alto de un monte, con todo el simbolismo que esto tiene en la Biblia, Jesús les otorga a los suyos un poder comunicador de salvación y de gracia.

2. El bautismo en su nombre, será por otra parte, el sacramento de iniciación de los que quieran llevar una vida nueva en este mundo. Mateo ya había elegido un monte para la enseñanza de Jesús que ha pasado a la historia como el «sermón de la montaña» (Mt 5-7). Con ello se quería ir más allá del monte Sinaí y de la ley del Antiguo Testamento, la ley del la Alianza. Para culminar la teología de una Alianza nueva dada en una enseñanza nueva, ahora Mateo, en Galilea, nos presenta al Resucitado corroborando, con un nuevo poder, lo que ya les había trasmitido en el sermón de la montaña.

3. Mas no podemos menos de resaltar que a la promesa de hacer discípulos en todo el mundo (aquí el evangelio de Mateo se hace absolutamente universalista), corresponde la promesa del mismo Jesús de estar con los suyos siempre. Muchos autores resaltan con razón que aquí se retoma el significado de “Emmanuel” (Dios con nosotros) como cumplimiento de la profecía de Is 7 y del anuncio a José (Mt. 1,23). Como el nombre que recibió fue Jesús, no concretamente “Emmanuel”, y Jesús significa “Dios salva”, quiere decir que la promesa se cumple porque la salvación de Dios con la humanidad no tendrá límites. Y esto, prometido al final, como Señor resucitado que tiene todo el poder, en el “monte”, es de una importancia teológica irrepetible.

Fray Miguel de Burgos Núñez

Maestro y Doctor en Teología. Licenciado en Sagrada Escritura

Enviar comentario al autor/a

Volver arriba

Este comentario está incluido en el libro: Sedientos de su Palabra. Comentarios bíblicos a las lecturas de la liturgia dominical. Ciclos A, B y C. Editorial San Esteban, Salamanca 2009.

  Pautas para la homilía  

Los pies del mensajero

Este texto de Isaías, recogido en la última parte de su obra, es un elogio a los pies de aquel mensajero que viene trayendo noticias de paz, anuncio de victoria. Los destinatarios de este texto necesitaban esa buena noticia. Ya ha pasado el tiempo de la prueba, de la dificultad, del destierro, las ruinas de Jerusalén se estremecen. El Señor viene a consolar a su pueblo, a ser “su Rey”, a rescatarlo y a mostrar los portentos de su brazo, de su fuerza bondadosa a favor de su pueblo. Todos serán testigos de ese amor que lleva a la victoria.

Santo Domingo encarna la figura de este heraldo abriendo en su tiempo, con el anuncio vivo del Evangelio, caminos de esperanza, de salvación y de paz.

Contad las maravillas del Señor

El amor bondadoso del Señor, que obra maravillas en nosotros y en nuestra vida, hay que anunciarlo a todos. Contad, cantad, bendecid… Es la experiencia del salmista. Laudare, Benedicere, Praedicare es justo nuestro lema, el cual es, en definitiva, la vida y la experiencia de Domingo.

Proclama la Palabra, insiste, exhorta, instruye

Magistral la exhortación de Pablo a Timoteo. El ministerio apostólico es un ministerio profético: proclamar con insistencia, reprender, reprochar, exhortar…verbos que suenan a Jeremías, pero con una clave fundamental: “con toda paciencia y deseo de instruir”… con delicadeza, con amor. Predicar no es halagar oídos, es proclamar la Verdad: “doctrina sana”, contraria a fábulas y cuentos a la medida y gusto de cada uno. Es una tarea encomendada: “cumple tu tarea, desempeña tu ministerio”. Una tarea que empieza en el mismo predicador: “estate siempre alerta, soporta lo adverso, combátelo, corre hasta la meta, mantén la fe…” el ejemplo del mismo Pablo que tuvo muy presente N. P. Santo Domingo.

Sal y luz

Sal de la tierra y luz del mundo. Tarea e identidad del cristiano, tal como indica Jesús en este texto del evangelio según San Mateo. La sal da sabor, conserva y ayuda a curar las heridas con sus propiedades cicatrizantes. Pero la sal “sosa” no sirve para nada. La luz es vida, la oscuridad muerte. La luz sirve para iluminar, por eso escondida no sirve. Enraizados en el Evangelio somos sal y luz: portadores de una fuerza sazonadora, sanadora, luminosa, capaz de transformar el mundo. Santo Domingo, desde su amor al Evangelio, dio sabor y luz. Esa es nuestra tarea hoy. Renovemos nuestro compromiso.

Fray Juan Carlos González del Cerro O.P.

Real Convento de Santo Domingo (Jerez de la Frontera)

Enviar comentario al autor/a

Volver arriba

¿Te ha gustado? Compártelo en:
twitter
facebook

Estás suscrito al servicio de Homilías del portal de los dominicos (Orden de Predicadores).

Este email se ha enviado a tu correo manuelalc@gmail.com. ¿Por qué lo he recibido?

Si no deseas seguir recibiendo estos correos, puedes darte de baja cancelando la suscripción.

También puedes actualizar las preferencias de suscripción.

No respondas a este correo. Esta dirección de email no admite respuestas.

Puedes ponerte en contacto con nosotros para cualquier duda o sugerencia a través del formulario de contacto.

dominicos
Dominicos · c/ Juan de Urbieta, 51 · Madrid, Madrid 28007 · Spain

Enviado a través de:

Esta entrada fue publicada en Predicación Dominicos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s