Preparación de homilías – XIX Domingo del tiempo ordinario – 12/08/2018

dominicos

Homilía XIX Domingo del tiempo ordinario

12 de agosto de 2018 – Ciclo B

“El que cree tiene vida eterna”

Ver en el navegador
Descargar PDF
Descargar ePub

Ir a: Introducción / Lecturas
/ Comentario bíblico / Pautas para la homilía

  Introducción  

Mientras avanza el mes de agosto, verano en el hemisferio Norte, continuamos sumergiéndonos en el discurso del Pan de Vida que narra San Juan en el capítulo 6 del Evangelio, y que nos va a acompañar aún durante varias semanas. Tras la multiplicación de los panes que impactó y dejó saciados a más de cinco mil hombres en los días cercanos a la Pascua, Jesús siente la necesidad de explicar a sus oyentes el significado de lo sucedido: el ser humano tiene un hambre profunda, una necesidad de algo mayor, y solo Él puede convertirse en alimento auténtico. Comer el pan que Jesús ofrece significa entonces creer en su Palabra, anticipo de la Eucaristía. Esta afirmación suscitará una gran controversia entre sus oyentes.

También nos trae ecos de conflicto la experiencia vivida por Elías en su huída al Horeb, que relata la primera lectura. Ciertamente las dificultades no son ajenas al cristiano, pues forman parte de la vida humana y de las sociedades en las que estamos inmersos. Pero la Palabra nos ayuda a abordarlas y salir reforzados de ellas. La receta más sencilla la ofrece Pablo a los de Efeso: “Sed buenos… sed imitadores de Dios”.

Fr. Javier Garzón Garzón

Convento Santo Tomás de Aquino – “El Olivar” (Madrid)

Enviar comentario al autor/a

Volver arriba

  Lecturas  

Primera Lectura

Lectura del Libro primero de los Reyes 19, 4-8

En aquellos días, Elías llegó a Berseba de Judá y dejó allí a su criado.Continuó él por el desierto una jornada de camino, y al final se sentó bajo una retama, y se deseó la muerte diciendo:–Basta ya, Señor, quítame la vida, pues yo no valgo más que mis padres.Se echó debajo de la retama y se quedó dormido. De pronto un ángel lo tocó y le dijo:–Levántate, come.Miró Elías y vio a su cabecera un pan cocido en las brasas y una jarra de agua. Comió, bebió y volvió a echarse. Pero el ángel del Señor le tocó por segunda vez diciendo:–Levántate, come, que el camino es superior a tus fuerzas.Se levantó Elías, comió y bebió, y con la fuerza de aquel alimento caminó cuarenta días y cuarenta noches, hasta el Horeb, el monte de Dios.

Salmo

Sal. 33, 2-3. 4-5. 6-7. 8-9 R: Gustad y ved qué bueno es el Señor.

Bendigo al Señor en todo momento, su alabanza está siempre en mi boca.Mi alma se gloría en el Señor: que los humildes lo escuchen y se alegren.

Proclamad conmigo la grandeza del Señor, ensalcemos juntos su nombre.Yo consulté al Señor y me respondió, me libró de todas mis ansias.

Contempladlo y quedaréis radiantes, vuestro rostro no se avergonzará.Si el afligido invoca al Señor, él lo escucha y lo salva de sus angustias.

El ángel del Señor acampa en torno a sus fieles, y los protege.Gustad y ved qué bueno es el Señor, dichoso el que se acoge a él.

Segunda Lectura

Lectura de la carta del Apóstol San Pablo a los Efesios 4, 30–5, 2

Hermanos: No pongáis triste al Espíritu Santo. Dios os ha marcado con él para el día de la liberación final.Desterrad de vosotros la amargura, la ira, los enfados e insultos y toda la maldad. Sed buenos, comprensivos, perdonándoos unos a otros como Dios os perdonó en Cristo.Sed imitadores de Dios, como hijos queridos, y vivid en el amor como Cristo os amó y se entregó por nosotros como oblación y víctima de suave olor.

Evangelio del día

Lectura del santo Evangelio según San Juan (6, 41-52)

En aquel tiempo, criticaban los judíos a Jesús porque había dicho «yo soy el pan bajado del cielo», y decían:–¿No es éste Jesús, el hijo de José? ¿No conocemos a su padre y a su madre?, ¿cómo dice ahora que ha bajado del cielo?Jesús tomó la palabra y les dijo: –No critiquéis. Nadie puede venir a mí, si no lo trae el Padre que me ha enviado.Y yo lo resucitaré el último día.Está escrito en los profetas: «Serán todos discípulos de Dios».Todo el que escucha lo que dice el Padre y aprende, viene a mí.No es que nadie haya visto al Padre, a no ser el que viene de Dios: ése ha visto al Padre.Os lo aseguro: el que cree tiene vida eterna.Yo soy el pan de la vida. Vuestros padres comieron en el desierto el maná y murieron: éste es el pan que baja del cielo, para que el hombre coma de él y no muera.Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo: el que coma de este pan vivirá para siempre.Y el pan que yo daré es mi carne, para la vida del mundo.

Volver arriba

  Comentario bíblico  

Comentario bíblico de: Fray Miguel de Burgos Núñez

También puede ver el de: Fr. Gerardo Sánchez Mielgo

De la sabiduría a la Eucaristía

Iª Lectura: 1Reyes (19,4-8): La fuerza de Dios en el corazón del profeta

I.1. La primera lectura nos narra una de las escenas más maravillosas y excepcionales del profeta Elías, el prototipo del profetismo del Antiguo Testamento, quien en tiempo de Ajaz y la reina fenicia Jezabel, su esposa (en el reino del norte, Israel), luchó a muerte por el yahvismo (la religión judía) que la reina quería “sincretizar” con sus creencias paganas. El profeta Elías, un defensor a ultranza del monoteísmo (sólo existe un Dios, Yahvé, y ninguno más) y de sus exigencias éticas, se enfrenta con la reina y sus lacayos. Sabemos que, en el fondo, es una guerra de religión, un enfrentamiento de culturas, donde el profeta Elías había derrotado a espada a los profetas de Baal (dios cananeo-fenicio) y eso le hace huir hacia el Horeb, que es el monte Sinaí en una tradición bíblica.

I.2. Elías va al encuentro de las verdaderas raíces del yahvismo, como podemos encontrar en Ex 19. El ángel de Dios le anima, le pone un pan y agua para que prosiga en esta huida, como Moisés, hacia el monte de Dios (en el Horeb), para beber en la verdadera fuente del yahvismo. Hay mucho de simbólico en esta narración, como se ha reconocido en la interpretación de los expertos. No todo lo que hay en la historia de Elías y su lucha por el yahvismo es hoy aceptable desde el punto de vista teológico, aunque defender los principios de una religión que se fundamenta en la justicia, como hace Elías en otras ocasiones, sí es ejemplo de radicalidad. Dios viene en ayuda del profeta, porque la lucha es “a muerte”. Defender una causa justa en nombre de Dios, no es apologética o fundamentalismo, o no debe serlo al menos, sino que es humanizar la religión.

 

IIª Lectura: Efesios (4,30-5,2): Dios, inspirador de nuestra vida

II.1. La segunda lectura prosigue con la exhortación a la vida nueva que lleva consigo el sello del Espíritu que deben poseer los cristianos. Lo que el autor pide, como consecuencia de esta identidad cristiana en el Espíritu, es determinante para conocer lo que hay que hacer como cristianos; es lo que se llama la praxis: evitar la agresividad, el rencor, la ira, la indignación, las injurias, y toda esa serie de maldades o miserias.

II.2. La alternativa es ser imitadores de Dios, es decir, bondadosos, compasivos y perdonadores. No es un imposible lo que se propone en el sentido de que Él sea nuestra vara de medir, sino tener los mismos sentimientos que Dios, como Padre, tiene con todos nosotros; así los debemos tener los unos con los otros. Nos recuerda algunos aspectos del Cristo joánico: como el Padre me ha amado, así os amo yo.

 

Evangelio: Juan (6,41-51): “Yo soy” el pan de vida

III.1. El contraste entre la Ley del AT y la persona de Jesús es una constante en el evangelio de Juan. Frente a la Ley y su mundo, y especialmente frente a la interpretación y manipulación que hacían los judíos, el evangelio propone a Jesús como verdadera “verdad” de la vida. Por eso mismo, los autores de San Juan se inspiran en la Sabiduría divina a la hora de interpretar el AT y de lo que Jesús ha venido hacer como Palabra encarnada. En el AT se hablaba de la Sabiduría divina que habría de venir a este mundo (cf Pro 1,20ss; 8; 9,1ss; Eclo 24,3ss.22ss; Sab 7,22-8,8; 9,10.17) como Palabra para iluminar en enseñar la forma de llevar a cabo el proyecto salvífico de Dios. Por eso mismo, en este discurso de Jn 6 se tienen muy en cuenta estas tradiciones sapienciales como de más alto valor que el mismo cumplimiento de los preceptos de la Ley. Y en Jn 6 se está pensando que Jesús, la Palabra encarnada, es la realización de ese proyecto sapiencial de Dios.

III.2. El evangelio de hoy nos introduce en un segundo momento del discurso del pan de vida. Como es lógico, Juan está discutiendo con los «judíos» que no aceptan el cristianismo, y el evangelista les propone las diferencias que existen, no solamente ideológicas, sino también prácticas. Su cristología pone de manifiesto quién fue Jesús: un hombre de Galilea, de Nazaret, hijo de José según se creía ¿cómo puede venir del cielo? Es la misma oposición que Jesús encuentra cuando fue a Nazaret y sus paisanos no lo aceptaron (Mc 6,1ss). Las protestas de los oyentes le da ocasión al Jesús joánico, no de responder directamente a las objeciones, sino de profundizar más en el significado del pan de vida (que al final se definirá como la eucaristía). Pero ahí aparece una de las fórmulas teológicas joánicas de más densidad: yo soy el pan de vida. Y así, el discurso sapiencial se hace discurso eucarístico.

III.3. La presencia personal de Jesús en la eucaristía, pues, es la forma de ir a Jesús, de vivir con El y de El, y que nos resucite en el último día. El pan de vida nos alimenta, pues, de la vida que Jesús tiene ahora, que es una vida donde ya no cabe la muerte. Y aunque se use una terminología que nos parece inadecuada, como la carne, la «carne» representa toda la historia de Jesús, una historia de amor entregada por nosotros. Y es en esa historia donde Dios se ha mostrado al hombre y les ha entregado todo lo que tiene. Por eso Jesús es el pan de vida. Harían falta muchas más páginas para poder exponer todo lo que el texto del evangelio de hoy proclama como “discurso de revelación”. El pan de vida, hace vivir. Esta es la consecuencia lógica. Casi todos los autores reconocen que estamos ya ante la parte eucarística de Jn 6.

III.4. Aparece aquí, además, uno de los puntos más discutidos de la teología joánica: la escatología, que es presentista y futura a la vez. La vida ya se da, ya se ha adelantado para los que escuchan y “comen” la “carne” (participación eucarística”). Pero se dice, a la vez, que será “en el último día”. Esto ha traído de cabeza a muchos a la hora de definir qué criterios escatológicos se usan. Pero podemos, simplificando, proponiendo una cosa que es muy importante. La vida que se nos da en la eucaristía como participación en la vida, muerte y resurrección de Jesús no es un simulacro de vida eterna, sino un adelanto real y verdadero. Nosotros no podemos gustarla en toda su radicalidad por muchas circunstancias de nuestra vida histórica. La eucaristía, como presencia de la vida nueva que Jesús tiene como resucitado, es un adelanto sacramental en la vida eterna. Tendremos que pasar por la muerte biológica, pero, desde la fe, consideramos que esta muerte es el paso a la vida eterna. Y en la eucaristía se puede “gustar” este misterio.

Fray Miguel de Burgos Núñez

Maestro y Doctor en Teología. Licenciado en Sagrada Escritura

Enviar comentario al autor/a

Volver arriba

Este comentario está incluido en el libro: Sedientos de su Palabra. Comentarios bíblicos a las lecturas de la liturgia dominical. Ciclos A, B y C. Editorial San Esteban, Salamanca 2009.

  Pautas para la homilía  

A veces nos visita el conflicto

Y no podemos hacer nada por evitarlo. Forma parte de la condición humana, y en mayor o menor medida nos afecta. Hay conflictos de todo tipo y de distintos grados; los que nos tocan individualmente, y los que se mueven a escala internacional. El profeta Elías, perseguido por la reina Jezabel tras defender la fe monoteísta de Israel, huye al Horeb, el monte del encuentro con Dios. Jesús, experto en conflictos a lo largo de todo el Evangelio, se ve confrontado ahora por los judíos a los que acaba de alimentar y que no entienden el sentido del signo realizado. Quizás, lo cómodo sería escapar de esas realidades que cuestionan, duelen y traen sufrimiento. Pero lo más humano, lo evangélico, es servirse de ellas para crecer, acogerlas como una oportunidad. Utilizar el diálogo y la escucha, la palabra y hasta la fe, para atravesarlas con confianza. Tenemos en lo humano herramientas para superar las dificultades de forma victoriosa. Tal vez el primer paso sea quitarnos el miedo, confiar en el poder de la palabra y en la bondad intrínseca de todas las personas.

Cuando el conflicto se convierte en problema

Suele ser lo más habitual. En los contextos cercanos hay dificultades no resueltas o enquistadas que terminan en fracaso. Sucede a nivel comunitario o familiar, e incluso en los ámbitos políticos o de relaciones institucionales. Cuando las sospechas son mayores que la confianza, o los intereses ocultos que la necesidad del diálogo, nos enfrentamos con problemas complejos. Hay actitudes que dinamitan las vías del encuentro y frenan las posibilidades de seguir caminando. Parar es una tentación, tirarlo todo por la borda: es lo que vive Elías cuando ve mermadas sus fuerzas. Y lo es vivir cerrado a la novedad del otro, a lo que puede aportar más allá de los prejuicios: lo experimentan los judíos, que encasillan a Jesús, pues “conocen a su padre y a su madre” (Jn 6,42). Es tentador, a la vez que habitual, vivir sin hambre, sin un deseo profundo de algo más, sin una puerta abierta que culmine en la fe, en la experiencia vital de Dios, o al menos aceptar esa realidad en el otro: los mismos judíos, presos de una religiosidad alejada de la vida, se cierran a la oferta de Jesús. Cuando falta la actitud de acogida y respeto, falla el encuentro.

Alimentarse y vivir lo eterno

En el Horeb, en medio de su desolación, Elías se sintió alimentado y recobró las fuerzas. Fue algo más que una torta cocida y un poco de agua. Quizás la ayuda de Dios por medio de su ángel. El Pan de la Eucaristía, prefigurado ya en aquella experiencia, ha sido fortaleza para multitud de personas a lo largo de la Historia. Y el alimento de la Palabra de Dios ha puesto en pie a generaciones de cristianos, que han reconocido en Jesús al verdadero Pan de Vida. La “comida rápida” no ha llegado solo a nuestras mesas, también amenaza a nuestra manera de vivir la fe. No nos vale cualquier alimento, sino aquel que la Iglesia reconoce en Jesús, ese que fortalece en el presente y se nos asegura como prenda de eternidad. Somos invitados a buscar lo que llena y da vida, un manjar de autenticidad y plenitud que denuncia nuestras frágiles búsquedas y los alimentos fugaces. En nuestro interior hay una sed de eternidad honda que solo en Jesús podemos colmar por completo.

Tener fe y seguir caminando

“Yo no tengo fe”, escuchamos con frecuencia en aquellos que no han estado en contacto con la experiencia cristiana, pero también en bautizados. ¿Dónde está el secreto? ¿Será que hay ausencia de deseo en la persona? ¿Que nos fallan las mediaciones necesarias para que se produzca el encuentro? Jesús define la fe como una atracción: “nadie viene a mí si el Padre no lo atrae” (Jn 6, 44) . La experiencia religiosa se asienta sobre un Dios atrayente y atractivo, siempre abierto al encuentro, que toca lo afectivo desde la seducción. Y esa experiencia de ser cautivados no es estática, sino que pone en marcha, invita a seguir caminando, a jugarse la vida por un proyecto. Una fe, una seducción, que se pide, se desea y se vive junto a otros.

Sed buenos

Es la invitación de Pablo a los efesios. Como el consejo que dan las madres de todos los tiempos a sus hijos, la llave que abre la puerta de la felicidad. La bondad “a imitación de Dios” (Ef 5,1) es actitud para resolver conflictos (no por rendirse, sino por seguir intentándolo con confianza), pero también es vía de acceso al encuentro con Dios, a la experiencia de la fe. “Ser buenos” -que no es meta, sino inicio- es una manera de pasar por la vida disfrutando del encuentro, comprometiéndose con la realidad, entrando en la sintonía de Dios. Él, todo Bueno, llevará a plenitud los actos de bondad del ser humano

Fr. Javier Garzón Garzón

Convento Santo Tomás de Aquino – “El Olivar” (Madrid)

Enviar comentario al autor/a

Volver arriba

¿Te ha gustado? Compártelo en:
twitter
facebook

Estás suscrito al servicio de Homilías del portal de los dominicos (Orden de Predicadores).

Este email se ha enviado a tu correo manuelalc@gmail.com. ¿Por qué lo he recibido?

Si no deseas seguir recibiendo estos correos, puedes darte de baja cancelando la suscripción.

También puedes actualizar las preferencias de suscripción.

No respondas a este correo. Esta dirección de email no admite respuestas.

Puedes ponerte en contacto con nosotros para cualquier duda o sugerencia a través del formulario de contacto.

dominicos
Dominicos · c/ Juan de Urbieta, 51 · Madrid, Madrid 28007 · Spain

Enviado a través de:

Esta entrada fue publicada en Predicación Dominicos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s