Evangelio del día – Semana del 03/09/2018 al 08/09/2018 (Vigésimo segunda Semana del Tiempo Ordinario)

dominicos

Evangelio del día y comentarios a la Palabra diaria

Vigésimo segunda Semana del Tiempo Ordinario – Año Par

Del 3

al 8 de septiembre de 2018

Ver en el navegador
Descargar PDF
Descargar ePub

Ir a: lunes / martes / miércoles / jueves / viernes / sábado

 Lunes   3 de Septiembre de 2018  

“Me ha enviado para anunciar el Evangelio a los pobres”

Hoy celebramos: San Gregorio Magno (3 de Septiembre)

Primera Lectura

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios 2,1-5:

Yo, hermanos, cuando vine a vosotros a anunciaros el misterio de Dios, no lo hice con sublime elocuencia o sabiduría, pues nunca entre vosotros me precié de saber cosa alguna, sino a Jesucristo, y éste crucificado. Me presenté a vosotros débil y temblando de miedo; mi palabra y mi predicación no fue con persuasiva sabiduría humana, sino en la manifestación y el poder del Espíritu, para que vuestra fe no se apoye en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios.

Salmo

Sal 118,97.98.99.100.101.102 R/. ¡Cuánto amo tu voluntad, Señor!

¡Cuánto amo tu voluntad!:todo el día estoy meditando. R/.Tu mandato me hace más sabio que mis enemigos,siempre me acompaña. R/.Soy más docto que todos mis maestros,porque medito tus preceptos. R/.Soy más sagaz que los ancianos,porque cumplo tus leyes. R/.Aparto mi pie de toda senda mala,para guardar tu palabra. R/.No me aparto de tus mandamientos,porque tú me has instruido. R/.

Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Lucas 4,16-30

En aquel tiempo, fue Jesús a Nazaret, donde se había criado, entró en la sinagoga, como era su costumbre los sábados, y se puso en pie para hacer la lectura. Le entregaron el libro del profeta Isaías y, desenrollándolo, encontró el pasaje donde estaba escrito: «El Espíritu del Señor está sobre mí, porque él me ha ungido. Me ha enviado para anunciar el Evangelio a los pobres, para anunciar a los cautivos la libertad, y a los ciegos la vista; para dar libertad a los oprimidos, para anunciar el año de gracia del Señor.»Y, enrollando el libro, lo devolvió al que le ayudaba y se sentó. Toda la sinagoga tenía los ojos fijos en él. Y él se puso a decirles: «Hoy se cumple esta Escritura que acabáis de oír.» Y todos le expresaban su aprobación y se admiraban de las palabras de gracia que salían de sus labios. Y decían: «¿No es éste el hijo de José?» Y Jesús les dijo: «Sin duda me recitaréis aquel refrán: “Médico, cúrate a ti mismo”; haz también aquí en tu tierra lo que hemos oído que has hecho en Cafarnaún.» Y añadió: «Os aseguro que ningún profeta es bien mirado en su tierra. Os garantizo que en Israel había muchas viudas en tiempos de Elías, cuando estuvo cerrado el cielo tres años y seis meses, y hubo una gran hambre en todo el país; sin embargo, a ninguna de ellas fue enviado Elías, más que a una viuda de Sarepta, en el territorio de Sidón. Y muchos leprosos había en Israel en tiempos del profeta Elíseo; sin embargo, ninguno de ellos fue curado, más que Naamán, el sirio.»Al oír esto, todos en la sinagoga se pusieron furiosos y, levantándose, lo empujaron fuera del pueblo hasta un barranco del monte en donde se alzaba su pueblo, con intención de despeñarlo. Pero Jesús se abrió paso entre ellos y se alejaba.

Reflexión del Evangelio del día

“Fundamenten su fe,…en el poder de Dios”

Pablo, nos dice el texto, que llega a los cristianos de Corintio proclamando el misterio de Dios. Podemos preguntarnos: ¿Qué esconde este misterio? ¿De qué se trata? Para que no perdamos tiempo ni energías en discusiones vanas, el mismo Pablo lo contesta con una sencilla rotundidad, apelando a su forma de predicar. Es impresionante con que humildad y contundencia afirma:”no conozco otra cosa que a Jesucristo, y a éste crucificado”. ¡Qué experiencia de encuentro y de vida no tendría para hablar así! Y qué deseo de anunciar esta salvación para que otros pudieran hacer esta experiencia.

Podemos sentir que le urge hablar acerca de la esperanza que hay en la muerte y resurrección de Jesús, para que la fe de esa comunidad no sea como hojarasca que lleva el viento. Necesita dejar creyentes sólidos que puedan a su vez convertirse en seguidores de Cristo.

Les dejo una pregunta: ¿Qué le puede pasar a Pablo para que llegue a expresar esto? “Y estuve entre vosotros con debilidad, asustado y temblando de miedo” El era un hombre formado, con una doctrina clara y con experiencia de predicador. Quizás Pablo estaba abriendo aquí su propio corazón y nos permitió observar sus pensamientos más profundos y su manera de pensar ante este gran misterio. Para llegar a captar este mensaje, tómense un poco más de tiempo y oren con el capítulo 1º de esta carta.

Todo el mundo hablaba bien de Él

El evangelio de hoy nos habla de la visita de Jesús a Nazaret y de la presentación de su programa a la gente de su ciudad. En los dos versículos que preceden a la lectura de hoy,(V 14-15) Lucas resume el comienzo de la predicación de Jesús y la aureola con la que llega:“todo el mundo hablaba bien de Él”.

Se presenta en la sinagoga de la ciudad que le ha visto crecer, toma la palabra y al final de ella se va a producir el primer gran altercado con la gente que le escucha, se vislumbra un gran fracaso que contrasta excesivamente con lo dicho más arriba. ¿Qué ha podido pasar o qué ha dicho para que sus correligionarios cambien tanto en tan poco tiempo? ¡Ha tenido que ser algo muy fuerte!

Jesús ha escogido un texto de Isaías que habla de los pobres, de los presos, de los ciegos y de los oprimidos (Is 61,1-2ª). Este texto refleja la situación de la gente de Galilea en el tiempo de Jesús. La experiencia que Jesús ya tenía de Dios Padre, lleno de amor y misericordia, le daba una mirada nueva para observar la realidad. En nombre de Dios, Jesús toma postura en defensa de la vida y con las palabras del profeta, define su misión. se atreve a decir esto “¡Esta Escritura que acabáis de oír se ha cumplido hoy!” Para Él ya no hay vuelta atrás. El anuncio de la Buena Noticia está en marcha, y en el Reino que Él presenta, hay lugar para todos.

Haciendo suyas las palabras proféticas, Jesús les da un sentido pleno y definitivo, se declara mesías que viene a darla cumplimiento. Esta manera de actualizar el texto provoca una reacción de rabia entre los que se encuentran en la sinagoga. Quedan escandalizados y no quieren saber nada de él. Jesús con este modo de enseñar, de unir Palabra y Vida, ilumina y denuncia también hoy nuestra predicación y nuestra forma de vivir la fe. ¿Sobre qué está fundamentada hoy nuestra fe? ¿Somos coherentes con la Palabra que decimos?

Hoy celebramos, junto a toda la Iglesia, la Memoria de San Gregorio Magno, Papa y Doctor de la Iglesia y que con su vida y su obra enriqueció a la Iglesia. Que por su intercesión, toda la iglesia podamos llegar a decir “Hoy se ha cumplido éste pasaje de la Escritura”.

Hna. Virgilia León Garrido O.P.
Congregación Romana de Santo Domingo
Enviar comentario al autor/a

Volver arriba

 Martes   4 de Septiembre de 2018  

“¿Qué quieres de nosotros, Jesús Nazareno?”

Primera Lectura

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios 2,10b-16:

El Espíritu lo sondea todo, incluso lo profundo de Dios. ¿Quién conoce lo íntimo del hombre, sino el espíritu del hombre, que está dentro de él? Pues, lo mismo, lo íntimo de Dios lo conoce sólo el Espíritu de Dios. Y nosotros hemos recibido un Espíritu que no es del mundo, es el Espíritu que viene de Dios, para que tomemos conciencia de los dones que de Dios recibimos. Cuando explicamos verdades espirituales a hombres de espíritu, no las exponemos en el lenguaje que enseña el saber humano, sino en el que enseña el Espíritu, expresando realidades espirituales en términos espirituales. A nivel humano, uno no capta lo que es propio del Espíritu de Dios, le parece una necedad; no es capaz de percibirlo, porque sólo se puede juzgar con el criterio del Espíritu. En cambio, el hombre de espíritu tiene un criterio para juzgarlo todo, mientras él no está sujeto al juicio de nadie. «¿Quién conoce la mente del Señor para poder instruirlo?» Pues bien, nosotros tenemos la mente de Cristo.

Salmo

Sal 144, 8-9. 10-11. 12-13ab. 13cd-14 R/. El Señor es justo en todos sus caminos

El Señor es clemente y misericordioso,lento a la cólera y rico en piedad;el Señor es bueno con todos,es cariñoso con todas sus criaturas. R/.Que todas tus criaturas te den gracias, Señor,que te bendigan tus fieles;que proclamen la gloria de tu reinado,que hablen de tus hazañas. R/.Explicando tus hazañas a los hombres,la gloria y majestad de tu reinado.Tu reinado es un reinado perpetuo,tu gobierno va de edad en edad. R/.El Señor es fiel a sus palabras,bondadoso en todas sus acciones.El Señor sostiene a los que van a caer,endereza a los que ya se doblan. R/.

Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Lucas 4,31-37

En aquel tiempo, Jesús bajó a Cafarnaún, ciudad de Galilea, y los sábados enseñaba a la gente. Se quedaban asombrados de su doctrina, porque hablaba con autoridad. Había en la sinagoga un hombre que tenía un demonio inmundo, y se puso a gritar a voces: «¿Qué quieres de nosotros, Jesús Nazareno? ¿Has venido a acabar con nosotros? Sé quién eres: el Santo de Dios.»Jesús le intimó: «¡Cierra la boca y sal!»El demonio tiró al hombre por tierra en medio de la gente, pero salió sin hacerle daño. Todos comentaban estupefactos: «¿Qué tiene su palabra? Da órdenes con autoridad y poder a los espíritus inmundos, y salen.»Noticias de él iban llegando a todos los lugares de la comarca.

Reflexión del Evangelio del día

Criterios del Espíritu

Cuando uno vive alejado de Dios, toda acción salvífica le parece una necedad. Las cosas de Dios no tienen cabida en su vida, y renuncia a un encuentro serio y profundo con el misterio de Dios y el misterio humano.

San Pablo, en la primera carta a los Corintios, hace una distinción entre el saber humano y el saber del espíritu. Llega a decir que, a nivel humano, uno no capta lo que es propio del Espíritu de Dios, le parece una necedad; no es capaz de percibirlo, porque sólo se puede juzgar con el criterio del Espíritu. En cambio, el hombre de espíritu tiene un criterio para juzgarlo todo, mientras él no está sujeto al juicio de nadie.

Aquí no está reñido el saber científico con el teológico, sólo es que la perspectiva de la mirada es otra. Uno quizás se centre en el cómo suceden las cosas, y otro en cuál es el origen y el fin de cada acontecimiento.

Lo cierto es que hay una manera de hablar, de sentir y de comprender las cosas cuando tu camino está guiado por el Espíritu de Dios. Pero esto no se hace con facilidad. Se suceden en la vida muchos acontecimientos y la persona no termina de captar cómo la mano de Dios actúa en ellos. Sólo en el momento en que cada acontecimiento ha sido superado, podrá ver en qué medida Dios ha estado presente y actuando, y en qué medida el Espíritu de Dios le ha guiado hacia un camino y no otro. La vida del Espíritu no consiste en revelaciones extraordinarias que se dan en la vida del hombre de manera cotidiana. El Espíritu actúa, pero no siempre lo captamos con claridad. Quizás lo llegamos a intuir en las recapitulaciones que hacemos de nuestros pasos.

¿Qué tiene su palabra?

Jesús enseñaba a la gente, y es increpado por un hombre endemoniado, el cual le pregunta: ¿qué quieres de nosotros Jesús Nazareno? …Sabemos quién eres: El Santo de Dios.

Esta pregunta “Qué quieres de nosotros” la podemos comprender desde la acogida o desde el rechazo. Desde la acogida supone una apertura a las enseñanzas del Maestro, una acogida a Dios, un dejar sembrar en nosotros los valores del reino de Dios.

Pero también está la versión del rechazo. El endemoniado sentía miedo, y por eso le pregunta a Jesús: “¿Has venido acabar con nosotros?”. Un endemoniado es una persona poseída por el rechazo a Dios, descentrada, sin un horizonte claro, enferma, no hace uso de la palabra desde la razón, sino que vuelca su ira sobre lo que pronuncia, por eso grita. Grita ante lo que considera un peligro: un hombre de Dios.

Sé quién eres: el Santo de Dios. Sólo los endemoniados tienen conciencia de que Jesús es el hijo de Dios. Son los que confiesan su nombre, su mesianismo. Quizás por eso, no tuvo toda la credibilidad como Mesías. Pero esta confesión no está hecha desde la aceptación, sino desde el miedo, y el rechazo.

En el Evangelio, Jesús sólo pronuncia una frase: “Cierra la boca y sal” y el demonio salió sin hacerle daño aquel hombre.

En nosotros, existe esta misma posibilidad de comprender a Dios. Podemos hacerle la pregunta sobre qué quiere de nosotros de ambas versiones, desde la apertura o desde la cerrazón y el miedo.

Lo que cuestiona en este evangelio no es tanto el milagro, sino más bien lo que dice Jesús. Dice el Evangelio que todos comentaban estupefactos ¿Qué tiene su palabra?

Y es cierto, ¿Qué tiene su palabra que no pasa desapercibida para gente de todos los tiempos? ¿Qué tiene su palabra que a pesar de los contratiempos históricos y anti-testimonios sigue latiendo, cuestionando, consolando, curando a gente de todos los tiempos?

¿Qué tiene su palabra que se desprende de ella una autoridad inusual?

¿Qué tiene su palabra que tras tantos siglos sigue sanando y mostrándose como una oferta de salvación?

¿Qué tiene su palabra?

Fr. Alexis González de León O.P.
Convento de San Pablo y San Gregorio (Valladolid)
Enviar comentario al autor/a

Volver arriba

 Miércoles   5 de Septiembre de 2018  

“También a los otros pueblos tengo que anunciarles el Reino de Dios”

Hoy celebramos: Aniversario de los amigos y bienhechores difuntos (5 de Septiembre)

Primera Lectura

Lectura de la primera carta del Apóstol San Pablo a los Corintios 3, 1 9

Hermanos, no pude hablaros como a hombres de espíritu, sino como a gente carnal, como a niños en Cristo. Por eso os alimenté con leche, no con comida, porque no estabais para más. Por supuesto, tampoco ahora, que seguís los instintos carnales. Mientras haya entre vosotros envidias y contiendas, es que os guían los instintos carnales y que procedéis según lo humano. Cuando uno dice «yo soy de Pablo» y otro, «yo de Apolo», ¿no estáis procediendo según lo humano? En fin de cuentas, ¿qué es Apolo y qué es Pablo? Ministros que os llevaron a la fe, cada uno como le encargó el Señor. Yo planté, Apolo regó, pero fue Dios quien hizo crecer; por tanto, el que planta no significa nada ni el que riega tampoco; cuenta el que hace crecer, o sea, Dios. El que planta y el que riega son una misma cosa; si bien cada uno recibirá el salario según lo que haya trabajado. Nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros campo de Dios, edificio de Dios.

Salmo

Sal 32, 12 13. 14 15. 20 21 R. Dichoso el pueblo que el Señor se escogió como heredad.

Dichosa la nación cuyo Dios es el Señor, el pueblo que él escogió como heredad. El Señor mira desde el cielo, se fija en todos los hombres. R.Desde su morada observa a todos los habitantes de la tierra: él modeló cada corazón y comprende todas sus acciones. R.Nosotros aguardamos al Señor: él es nuestro auxilio y escudo; con él se alegra nuestro corazón, en su santo nombre confiamos. R.

Evangelio de hoy

Lectura del santo Evangelio según San Lucas 4, 38 44

En aquel tiempo, al salir Jesús de la sinagoga, entró en casa de Simón. La suegra de Simón estaba con fiebre muy alta y le pidieron que hiciera algo por ella. El, de pie a su lado, increpó a la fiebre, y se le pasó; ella, levantándose enseguida, se puso a servirles.Al ponerse el sol, los que tenían enfermos con el mal que fuera, se los llevaban; y él, poniendo las manos sobre cada uno, los iba curando. De muchos de ellos salían también demonios, que gritaban:–Tú eres el Hijo de Dios.Los increpaba y no les dejaba hablar, porque sabían que él era el Mesías.Al hacerse de día, salió a un lugar solitario.La gente lo andaba buscando; dieron con él e intentaban retenerlo para que no se les fuese.Pero él les dijo:–También a los otros pueblos tengo que anunciarles el reino de Dios, para eso me han enviado. Y predicaba en las sinagogas de Judea.

Reflexión del Evangelio del día

“Mientras haya entre vosotros envidias y contiendas, es que os guían los bajos instintos”

La comunidad de Corinto se encuentra dividida y enfrentada, debido a que unos quieren seguir las enseñanzas de Pablo y otros prefieren seguir lo que les ha predicado Apolo, y esto provocaba rencillas entre ellos.

Pablo, tratándolos como inmaduros por este proceder, les intenta inculcar que tanto él, como Apolo, son meros instrumentos que Dios ha utilizado para hacerles llegar el reino de Dios, y pone el símil gráfico que uno planta, y el otro riega, pero en realidad es Dios quien hace crecer, arraigar y fructificar la palabra que se sembró y abonó.

Muchas veces nos dejamos arrastrar por los medios que Dios utiliza para que llegue a nosotros su palabra, dándoles una importancia suprema, cuando lo realmente importante, no son los medios con los que nos llega, sino, el contenido y el significado de esa palabra.

En cuantas ocasiones vemos como la gente se deja impresionar por la puesta en escena, o por los medios tecnológicos utilizados para difundir algo, pero la mayoría de las veces son incapaces de entender el verdadero mensaje que se quiere transmitir.

Hagamos como nos dice el salmo 32: “Nosotros aguardamos al Señor, Él es nuestro auxilio y escudo; con Él se alegra nuestro corazón, en su santo nombre confiamos.

“Ella, levantándose se puso a servirles”

Lucas nos refiere el episodio en que Jesús, al salir de la sinagoga de Cafarnaúm, donde había estado enseñando a la gente con autoridad, y había hecho salir al diablo del interior de un endemoniado, con la misma autoridad, se dirige, pues, a la casa de Simón, y se encuentra a la suegra de Pedro en cama, con fiebre muy alta, Jesús se compadece y, situándose junto a ella, increpa a la fiebre y ésta desaparece, dice Lucas que la suegra de Pedro, inmediatamente, levantándose, les servía.

Cabe destacar la actitud de servicio de esta mujer, que, en vez de quedarse pasivamente como convaleciente, inmediatamente se levante y se pone al servicio de los demás.

Es encomiable la disponibilidad para ayudar a todos que demuestra esta mujer. Espíritu de servicio como el que demostró durante toda su vida Santa Teresa de Calcuta, la entrañable Madre Teresa, que las dificultades y las carencias no eran obstáculo para estar siempre dispuesta a ofrecer su ayuda, y cuando carecía de todo, nunca faltaba una sonrisa en su boca y una caricia en su mano, para manifestar su amor por los más débiles y desheredados de la tierra.

Jesús cura a todos los que le llevaron ese día tras la puesta del sol, no negando a nadie su ayuda, por eso la gente no quería que se fuera de allí, pero Él los apaciguó indicándoles que su misión era anunciar el reino de Dios al resto de la gente, que para eso había sido enviado, y, por eso, tenía que marchar.

La Orden de predicadores, al igual que la suegra de Pedro, que, agradecida se puso a servirles, quiere en este día ofrecer sus oraciones por los Amigos y Bienhechores que la han favorecido, y la Orden, agradecida, celebra esta memoria.

¿Nos enfrascamos en discusiones materiales y olvidamos realmente el núcleo del anuncio del Reino? ¿Es nuestra vida una actitud de servicio constante? ¿Ofrecemos una sonrisa o la escucha, cuando no podemos dar otra cosa?

D. José Vicente Vila Castellar, OP
Fraternidad Laical Dominicana Torrent (Valencia)
Enviar comentario al autor/a

Volver arriba

 Jueves   6 de Septiembre de 2018  

“Dejándolo todo, lo siguieron”

Primera Lectura

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios 3, 18-23:

Hermanos:Que nadie se engañe. Si alguno de vosotros se cree sabio en este mundo, que se haga necio para llegar a ser sabio.Porque la sabiduría de este mundo es necedad ante Dios, como está escrito: «Él caza a los sabios en su astucia. » Y también: «El Señor penetra los pensamientos de los sabios y conoce que son vanos.»Así, pues, que nadie se gloríe en los hombres, pues todo es vuestro: Pablo, Apolo, Cefas, el mundo, la vida, la muerte, lo presente, lo futuro. Todo es vuestro, vosotros de Cristo, y Cristo de Dios.

Salmo

Sal 23, 1-2. 3-4ab. 5-6 R. Del Señor es la tierra y cuanto la llena

Del Señor es la tierra y cuanto la llena,el orbe y todos sus habitantes:él la fundó sobre los mares,él la afianzó sobre los ríos. R.¿Quién puede subir al monte del Señor?¿Quién puede estar en el recinto sacro?El hombre de manos inocentesy puro corazón,que no confía en los ídolos. R.Ése recibirá la bendición del Señor,le hará justicia el Dios de salvación.Éste es el grupo que busca al Señor,que viene a tu presencia, Dios de Jacob. R.

Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Lucas 5, 1-11

En aquel tiempo, la gente se agolpaba alrededor de Jesús para oír la palabra de Dios, estando él a orillas del lago de Genesaret. Vio dos barcas que estaban junto a la orilla; los pescadores habían desembarcado y estaban lavando las redes.Subió a una de las barcas, la de Simón, y le pidió que la apartara un poco de tierra. Desde la barca, sentado, enseñaba a la gente.Cuando acabó de hablar, dijo a Simón:-«Rema mar adentro, y echad las redes para pescar.»Simón contestó:-«Maestro, nos hemos pasado la noche bregando y no hemos cogido nada; pero, por tu palabra, echaré las redes.»Y, puestos a la obra, hicieron una redada de peces tan grande que reventaba la red. Hicieron señas a lo socios de la otra barca, para que vinieran a echarles una mano. Se acercaron ellos y llenaron las dos barcas, que casi se hundían. Al ver esto, Simón Pedro se arrojó a los pies de Jesús diciendo:-«Apártate de mi, Señor, que soy un pecador.»Y es que el asombro se había apoderado de él y de los que estaban con él, al ver la redada de peces que habían cogido; y lo mismo les pasaba a Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, que eran compañeros de Simón.Jesús dijo a Simón:-«No temas; desde ahora serás pescador de hombres.»Ellos sacaron las barcas a tierra y, dejándolo todo, lo siguieron.

Reflexión del Evangelio del día

Somos de Cristo

Un primer contacto con la primera lectura de hoy, nos puede desconcertar como si San Pablo estuviese en contra de la inteligencia humana, pues es uno de los grandes dones que Dios nos ha regalado. Con ella nos ha dado la capacidad de llegar a la verdad. Pero tenemos que reconocer con San Pablo que nuestra inteligencia es humana, limitada, no es infalible y se puede equivocar en su intento de descubrir la verdad.

Nosotros tenemos un criterio bien claro para saber cuándo “la sabiduría humana” se equivoca. Nosotros “somos de Cristo”, al que hemos descubierto como el Hijo de Dios, el que siempre nos ofrece la verdad, el que no se puede equivocar, el que acierta al señalarnos la senda a seguir en nuestro caminar por la vida. “Yo soy el camino, la verdad y la vida”. Cuando haya conflicto entre la “sabiduría de Jesús” y la “sabiduría de este mundo”, siempre nos quedaremos con Jesús, nuestro Maestro y Señor y… acertaremos. “Somos de Cristo”.

“Es que el asombro se había apoderado de él”

Es cierto que en la vocación de cada seguidor de Jesús siempre hay algo personal que se da solo en él. Pero también es cierto que hay algo común. El evangelio nos relata la reacción de Pedro, de Juan y de Santiago ante una acción prodigiosa de Jesús, ante la pesca más que abundante que recogieron gracias a las indicaciones de Jesús, después que ellos, con sus propios conocimientos de experimentados pescadores, no habían cogido nada en toda la noche: “Rema mar adentro y echad las redes para pescar”.

Pedro, Juan, y Santiago quedaron con la boca abierta y el corazón tocado por Jesús, y el asombro inundó sus personas. Cayeron en la cuenta de que estaban ante alguien muy superior a ellos. En ese instante, y poco a poco en su trato posterior con él, descubrieron que Jesús era, con lenguaje de hoy, de otra galaxia, era de la galaxia divina. “Al ver esto, Simón Pedro se arrojó a los pies de Jesús, diciendo: “Apártate de mí, Señor, que soy un pecador”. Pero Jesús, en lugar de apartarse de Pedro, de Juan y de Santiago les propuso seguirle y hacerles pescadores de hombres en su compañía. “Ellos sacaron las barcas a tierra y, dejándolo todo, lo siguieron”. 

Todo seguidor de Jesús ha tenido esta misma experiencia. Jesús sale a nuestro encuentro y se las arregla para hacer una pesca milagrosa delante de nosotros, dejarnos asombrados y deslumbrados con sus palabras, sus promesas, su inmenso amor… su persona, y convencernos de que además de ser hombre es Dios. Por eso, gozosamente nos rendimos a él: “Te seguiré donde quiera que vayas”.

Fray Manuel Santos Sánchez
Convento de Santo Domingo (Oviedo)
Enviar comentario al autor/a

Volver arriba

 Viernes   7 de Septiembre de 2018  

“A vino nuevo, odres nuevos”

Primera Lectura

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios 4, 1-5

Hermanos: Que la gente sólo vea en nosotros servidores de Cristo y administradores de los misterios de Dios. Ahora, en un administrador, lo que se busca es que sea fiel. Para mi, lo de menos es que me pidáis cuentas vosotros o un tribunal humano; ni siquiera yo me pido cuentas. La conciencia, es verdad, no me remuerde; pero tampoco por eso quedo absuelto: mi juez es el Señor. Así, pues, no juzguéis antes de tiempo: dejad que venga el Señor. Él iluminará lo que esconden las tinieblas y pondrá al descubierto los designios del corazón; entonces cada uno recibirá la alabanza de Dios.

Salmo

Sal 36, 3-4. 5-6. 27-28. 39-40 R. El Señor es quien salva a los justos

Confía en el Señor y haz el bien, habita tu tierra y practica la lealtad; sea el Señor tu delicia, y él te dará lo que pide tu corazón. R. Encomienda tu camino al Señor, confía en él, y él actuará: hará tu justicia como el amanecer, tu derecho como el mediodía. R. Apártate del mal y haz el bien, y siempre tendrás una casa; porque el Señor ama la justicia y no abandona a sus fieles. R. El Señor es quien salva a los justos, él es su alcázar en el peligro; el Señor los protege y los libra, los libra de los malvados y los salva porque se acogen a él. R.

Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Lucas 5, 33-39

En aquel tiempo, dijeron a Jesús los fariseos y los escribas: -«Los discípulos de Juan ayunan a menudo y oran, y los de los fariseos también; en cambio, los tuyos, a comer y a beber.» Jesús les contestó: -«¿Queréis que ayunen los amigos del novio mientras el novio está con ellos? Llegará el día en que se lo lleven, y entonces ayunarán. » Y añadió esta parábola: -«Nadie recorta una pieza de un manto nuevo para ponérsela a un manto viejo; porque se estropea el nuevo, y la pieza no le pega al viejo. Nadie echa vino nuevo en odres viejos; porque el vino nuevo revienta los odres, se derrama, y los odres se estropean. A vino nuevo, odres nuevos. Nadie que cate vino añejo quiere del nuevo, pues dirá: “Está bueno el añejo.”»

Reflexión del Evangelio del día

Lo que se busca en el administrador es que sea fiel  

El acoso, por una parte, y la sospecha, por otra, que sufre Pablo en su servicio evangelizador le lleva a tener que defenderse más de una vez. En este caso su defensa descansa en algo que, para él, es evidente. Los misterios de Dios no son de nadie, y los que los predican y anuncian son meros administradores de los mismos, nunca dueños de los mismos.

Los juicios que se emiten sobre cualquier actividad humana, la predicación también, son necesarios y convenientes; porque las decisiones evangelizadoras no siempre son acertadas, el modo humano incurre en errores e imperfecciones notables e inevitables. Por eso bueno es recurrir al misterio de amor de nuestro Dios que como Padre nunca se equivoca al querernos y perdonarnos.

Este debe ser siempre el prioritario mensaje del predicador: Dios Padre-Madre es de todos, y a todos perdona y acoge. Roza, por tanto, el ridículo cuando cada apóstol reclama su mensaje como propio y, lo que es peor, como mejor que el de otro apóstol. Eso sin caer en la cuenta que el dador de las gracias y carismas es nuestro Dios; por tanto huelga presumir de éste o aquel carisma; hacerlo es negar la cariñosa providencia de nuestro Padre. Hagamos todo lo posible en disfrutar de las gracias que se nos conceden y de engrandecerlas en el servicio evangélico. 

A vino nuevo, odres nuevos 

No es de extrañar que por ser el ayuno uno de los mejores exponentes de la religiosidad para el piadoso judío, sobre él versen no pocas de las cuestiones que escribas y fariseos dirigen a Jesús. Y más cuando, al parecer, sus discípulos no ayunan.

El Maestro aprovecha la ocasión para dejar bien claro cuál es el perfil del Reino de Dios, el proyecto siempre comparado con un banquete nupcial donde la tristeza no cabe en la fiesta. Porque no nos salvará ni el ayuno ni cualquier otra práctica religiosa por respetables que sean, sino la presencia entusiasta del esposo, Jesús el Señor.

El único dolor permitido, si cabe esta expresión, es el que produce su ausencia. Jesús es la mejor garantía de que lo nuevo está presente con nosotros, como vino nuevo y, por tanto, la antigua alianza no puede hacer valer sus leyes. Toda la alegre esperanza que en su momento expresaron los profetas se expresa a la perfección en Jesús.

Por eso bien haríamos las comunidades en comprometernos a pesar de las ciertas y sangrantes llagas de nuestro mundo en vivir un seguimiento del Maestro con jovialidad, con el mejor estilo, bien convencidos que la fuente de nuestra alegría, la tensión de nuestra constancia y el encanto de nuestro mensaje está en el evangelio de Jesús y en Jesús como evangelio. Dejemos, pues, que el Señor y su Espíritu hagan nuevas nuestras pobres presencias, y demostremos que el Pueblo de Dios sigue siendo de su exclusiva propiedad.

La novedad de nuestra Iglesia ¿dependerá de nuestros modos y métodos pastorales o de la persistente referencia al evangelio de Jesús?

Fr. Jesús Duque O.P.
Convento de Santo Domingo de Scala-Coeli (Córdoba)
Enviar comentario al autor/a

Volver arriba

 Sábado   8 de Septiembre de 2018  

“Dará a luz un hijo”

Hoy celebramos: Natividad de Nuestra Señora (8 de Septiembre)

Primera Lectura

Lectura de la profecía de Miqueas 5, 1-4a

Así dice el Señor: «Pero tú, Belén de Efrata, pequeña entre las aldeas de Judá, de ti saldrá el jefe de Israel. Su origen es desde lo antiguo, de tiempo inmemorial. Los entrega hasta el tiempo en que la madre dé a luz, y el resto de sus hermanos retornará a los hijos de Israel. En pie, pastoreará con la fuerza del Señor, por el nombre glorioso del Señor, su Dios. Habitarán tranquilos, porque se mostrará grande hasta los confines de la tierra, y éste será nuestra paz.»

Salmo

Sal 12 R. Desbordo de gozo con el Señor

Porque yo confío en tu misericordia:alegra mi corazón con tu auxilio. R.Y cantaré al Señorpor el bien que me ha hecho. R.

Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Mateo 1,1-16.18-23

El nacimiento de Jesucristo fue de esta manera: María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obra del Espíritu Santo.José, su esposo, que era justo y no quería denunciarla, decidió repudiarla en secreto. Pero, apenas había tomado esta resolución, se le apareció en sueños un ángel del Señor que le dijo:-«José, hijo de David, no tengas reparo en llevarte a María, tu mujer, porque la criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo. Dará a luz un hijo, y tú le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de los pecados.»Todo esto sucedió para que se cumpliese lo que había dicho el Señor por el Profeta:«Mirad: la Virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrá por nombre Enmanuel, que significa “Díoscon-nosotros”.»

Reflexión del Evangelio del día

“Hasta el tiempo en que la madre dé a luz”

El profeta Miqueas nos adentra en la más maravillosa e importante de las profecías. El Maravilloso anuncio de la próxima venida del Mesías. Una profecía que llena de esperanza al todo el pueblo. Dios nos envía a quien nos salvara del mal, del pecado, a ese que cumplirá su misión de Pastor y nos dará la Paz.

El profeta Miqueas también nos deja ver donde nacerá ese niño. La ciudad de Belén, que precisamente fue el lugar donde nació el Rey David.

La ciudad de Belén, escogida para el nacimiento de un Rey, el rey David, pero que también nacerá otro gran Rey, Jesús el Nazareno, cuando los descendientes de David nacieron casi todos en Jerusalén. Dios escoge esta ciudad porque Dios siempre deseo lo sencillo, para su Hijo.

Y así en  este anuncio nos pone a María, una mujer que desde la pequeñez, la sencillez la escoge para ser madre del Mesías, y Él es la Paz que tanto necesita el pueblo que no cesa de llorar su destierro. Y ese llanto cesara cuando nazca el Hijo de Dios.

“La criatura que hay en ella viene del Espíritu Santo”

Mateo en el evangelio nos da a conocer ya la profecía que fue hecha por Miqueas 700 años atrás. Nos va contando la genealogía de Jesús. genealogía en la que Dios nos llena de alegría al darnos a Jesús su hijo, el Verbo echo carne, el Amor de Dios se desborda en la historia de nuestro raza. Jesús se hace “Dios con nosotros”, a pesar de que en toda la genealogía vayan apareciendo algunos descendientes pecadores.

En el anuncio del ángel a José, nos pone ya ante el nacimiento de Jesús, teniendo como protagonistas a Dios y a su Espíritu, contando con una muy humilde familia, José y María.

Y pensar en este nacimiento de María me lleva a sentir que sin Su Sí, no tendríamos a Jesús, aunque Él sea siempre el centro, sin ella, María esta gran historia de Amor no se hubiese contado, no hubiese sido posible, no continuaríamos viviéndola.

María pobre, humilde, fue llena de gracia desde el mismo momento de su nacimiento, fue la elegida por Dios para darnos a su hijo. Con el texto del evangelio de hoy podemos llenarnos da alegría , ha sido el inicio de la salvación, María nació para llenar el mundo de esperanza, porque nos traería la Luz.

María nacida de Joaquín y Ana, que habían vivido unos veinte años sin tener hijos, permaneció estéril durante mucho tiempo. Y cuando ya habían perdido su esperanza de tener hijos Dios le llena de Gracia con el nacimiento de dar a Luz a la que será Madre del Mesías.

El silencio de Dios actuando en María una joven que se deja guiar por el Espíritu Santo. ¿Hay mayor y más grande misterio que la Encarnación del Hijo de Dios?

María siempre en un segundo lugar detrás de su Hijo, pero presente en los momentos más importantes de su Vida, sabiendo que nunca nos daría solos, nos dejó a su Madre como madre nuestra.

La ternura de Dios, se acerca a nosotros, quiere habitar en nosotros mostrándose en lo pequeño, en lo sencillo, en lo escondido, en el silencio. Habita en nosotros, en medio de nuestro dolor, de nuestros vacíos, de nuestras limitaciones, en la tienda de nuestro corazón roto. Para llenarlo de Vida, y de Luz.

Este es el misterio de la Natividad de María, “He aquí que la Virgen concebirá y dará a Luz un hijo al que pondrán por nombre Emmanuel”(Mt 1,23). María una pequeña gran mujer, que dio un SI a Dios, que nos dio a la VIDA.

None Monasterio Sta. María la Real – MM. Dominicas
Bormujos (Sevilla)
Enviar comentario al autor/a

Volver arriba

¿Te ha gustado? Compártelo en:

twitter
facebook

Estás suscrito al servicio del Evangelio del día del portal de los dominicos (Orden de Predicadores).

Este email se ha enviado a tu correo manuelalc@gmail.com. ¿Por qué lo he recibido?

Si no deseas seguir recibiendo estos correos, puedes darte de baja cancelando la suscripción.

También puedes actualizar las preferencias de suscripción.

No respondas a este correo. Esta dirección de email no admite respuestas.

Puedes ponerte en contacto con nosotros para cualquier duda o sugerencia a través del formulario de contacto.

dominicos
Dominicos · c/ Juan de Urbieta, 51 · Madrid, Madrid 28007 · Spain

Enviado a través de:

Esta entrada fue publicada en Predicación Dominicos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s