jueves 6 Septiembre 2018 : Commentary Santa Teresa del Niño Jesús

Aquella noche de luz (de Navidad, a los catorce años) comenzó el tercer período de mi vida, el más hermoso de todos, el más lleno de gracias del cielo… Yo podía decirle, igual que los apóstoles: «Señor, me he pasado la noche  bregando, y no he cogido nada». Y más misericordioso todavía conmigo que con los apóstoles, Jesús mismo cogió la red, la echó y la sacó repleta de peces… Hizo de mí un pescador de almas, y sentí un gran deseo de trabajar por la conversión de los pecadores, deseo que no había sentido antes con tanta intensidad…

También resonaba continuamente en mi corazón el grito de Jesús en la cruz: «¡Tengo sed!» (Jn 19, 28). Estas palabras encendían en mí un ardor desconocido y muy vivo… Quería dar de beber a mi Amado, y yo misma me sentía devorada por la sed de almas…

Y para avivar mi celo, Dios me mostró que mis deseos eran de su agrado. Oí hablar de un gran criminal que acababa de ser condenado a muerte por  unos crímenes horribles. Todo hacía pensar que moriría impenitente. En el fondo de mi corazón yo tenía la plena seguridad de que nuestros deseos serían escuchados. Pero para animarme a seguir rezando por los pecadores, le dije a Dios que estaba completamente segura de que perdonaría al pobre infeliz de Pranzini, y que lo creería aunque no se confesase ni diese muestra alguna de arrepentimiento, tanta confianza tenía en la misericordia infinita de Jesús; pero que, simplemente para mi consuelo, le pedía tan sólo «una señal» de arrepentimiento… Mi oración fue escuchada al pie de la letra…

A partir de esta gracia sin igual, mi deseo de salvar almas fue creciendo día en día. Me parecía oír a Jesús decirme como a la Samaritana: «¡Dame de beber!» (Jn 4,7) Era un verdadero intercambio de amor: yo daba a las almas la sangre de Jesús, y a Jesús le ofrecía esas mismas almas refrescadas por su rocío divino. Así me parecía que aplacaba su sed. Y cuanto más le deba de beber, más crecía la sed de mi pobre alma, y esta sed ardiente que él me daba era la bebida más deliciosa de su amor…

from EVANGELIO DEL DÍA https://ift.tt/Lm9VM1
via IFTTT

Esta entrada fue publicada en Lecturas de la Misa del día y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s