martes 11 Septiembre 2018 : Commentary San Ambrosio

“En aquellos días, Jesús se retiró al monte para orar, y pasó la noche en oración.” Los que oran no todos suben al monte…, sino los que oran bien, los que se elevan de los bienes terrestres a los bienes superiores, suben hasta las cimas de la vigilancia y del amor de lo alto. Los que se preocupan de las riquezas del mundo o de los honores no suben al monte; el que codicia las tierras de otro, no sube al monte. Suben los que buscan a Dios; los que suben implorando la ayuda del Señor para su camino. Todas las almas grandes, todas las almas elevadas suben al monte, porque no es al primero que llega que el profeta dice: “Súbete a lo alto de un monte, heraldo de Sión, alza con fuerza la voz, heraldo de Jerusalén, álzala, no temas” (Is 40,9). Porque no se trata de una gesta física, sino que es por las acciones elevadas que tú escalarás este monte. Sigue a Cristo…; busca en el Evangelio, y encontrarás que sólo los discípulos has subido al monte con el Señor.

from EVANGELIO DEL DÍA https://ift.tt/Lm9VM1
via IFTTT

Esta entrada fue publicada en Lecturas de la Misa del día y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s