“Estad despiertos y orad en todo tiempo”

Evangelio del día
¿Señor, a quién iremos?. Tú tienes palabras de vida eterna. Jn 6, 68

Ver evangelio en línea – Calendario ordinario
https://evangeliodeldia.org/SP/gospel?utm_source=newsletter

Sábado, 1 De Diciembre

Sábado de la trigésima cuarta semana del tiempo ordinario

Beata Clementina Nengapeta Anuarite

Beata Clementina Nengapeta Anuarite

Más… https://evangeliodeldia.org/SP/saints/12-01?utm_source=newsletter

——————————————-

Apocalipsis (22,1-7.)
El Angel me mostró un río de agua de vida, claro como el cristal, que brotaba del trono de Dios y del Cordero,
en medio de la plaza de la Ciudad. A ambos lados del río, había arboles de vida que fructificaban doce veces al año, una vez por mes, y sus hojas servían para curar a los pueblos.
Ya no habrá allí ninguna maldición. El trono de Dios y del Cordero estará en la Ciudad, y sus servidores lo adorarán.
Ellos contemplarán su rostro y llevarán su Nombre en la frente.
Tampoco existirá la noche, ni les hará falta la luz de las lámparas ni la luz del sol, porque el Señor Dios los iluminará, y ellos reinarán por los siglos de los siglos.
Después me dijo: “Estas palabras son verdaderas y dignas de crédito. El Señor Dios que inspira a los profetas envió a su mensajero para mostrar a sus servidores lo que tiene que suceder pronto.
¡Volveré pronto! Feliz el que cumple las palabras proféticas de este Libro”.

Salmo (95(94),1-2.3-5.6-7.)
¡Vengan, cantemos con júbilo al Señor,
aclamemos a la Roca que nos salva!
¡Lleguemos hasta él dándole gracias,
aclamemos con música al Señor!

Porque el Señor es un Dios grande,
el soberano de todos los dioses:
en su mano están los abismos de la tierra,
y son suyas las cumbres de las montañas;
suyo es el mar, porque él lo hizo,
y la tierra firme, que formaron sus manos.

¡Entren, inclinémonos para adorarlo!
¡Doblemos la rodilla ante el Señor que nos creó!
Porque él es nuestro Dios,
y nosotros, el pueblo que él apacienta,
las ovejas conducidas por su mano.

Ojalá hoy escuchen la voz del Señor:

Evangelio según San Lucas (21,34-36.)
Jesús dijo a sus discípulos:
“Tengan cuidado de no dejarse aturdir por los excesos, la embriaguez y las preocupaciones de la vida, para que ese día no caiga de improviso sobre ustedes
como una trampa, porque sobrevendrá a todos los hombres en toda la tierra.
Estén prevenidos y oren incesantemente, para quedar a salvo de todo lo que ha de ocurrir. Así podrán comparecer seguros ante el Hijo del hombre”.

Extraído de la Biblia: Libro del Pueblo de Dios.

——————————————-

San Bernardo (1091-1153)

monje cisterciense y doctor de la Iglesia

Sermón 86 sobre el Cantar de los Cantares

“Estad despiertos y orad en todo tiempo”

El que quiere orar en paz debe tener en cuenta no sólo el lugar, sino también el tiempo. El momento del descanso es el más favorable y cuando el sueño de la noche hace que todo permanezca en un silencio profundo, la oración se hace más libre y más pura. “Levántate durante la noche, al comienzo de la vigilia, y derrama tu corazón como el agua delante del Señor” (Lm 2,19). ¡Con que seguridad la oración sube durante la noche, cuando sólo Dios es el testigo de ella, juntamente con el ángel que la recibe para ir a presentarla al altar celestial! Es agradable y luminosa, teñida de pudor. Es tranquila, apacible, cuando ningún ruido, ningún grito viene a interrumpirla. Es pura y sincera, cuando el polvo de las preocupaciones de la tierra no la puede ensuciar. No hay ningún espectador que pueda exponerla a la tentación por sus elogios y adulaciones.
Por eso la Esposa [del Cántico de los Cánticos] actúa con tanta sabiduría como pudor al escoger la soledad nocturna de su cuarto para orar, es decir, para buscar al Verbo, porque todo es uno. Oras si, al orar, no buscas otra cosa que no sea el Verbo, la Palabra de Dios, o si el objeto de tu oración no tiene más relación que con el Verbo. Porque en él lo encuentras todo: el remedio a tus heridas, la ayuda a tus necesidades, la enmienda de tus defectos, la fuente de tu progreso, en pocas palabras, todo lo que un hombre puede y debe desear. No hay ninguna razón para pedir al Verbo otra cosa que no sea Él mismo, puesto que él es todas las cosas. Si, como es necesario, parece que pedimos ciertos bienes concretos, y si, como debemos, los deseamos relacionados con el Verbo, no son las cosas en sí mismas que pedimos, sino a aquel que es la causa de nuestra oración.

Si no deseas recibir más correos electrónicos https://evangeliodeldia.org/SP/settings/subscription?utm_source=newsletter.

Esta entrada fue publicada en Lecturas de la Misa del día. Guarda el enlace permanente.