“Este es el que bautiza en el Espíritu Santo”

Evangelio del día
¿Señor, a quién iremos?. Tú tienes palabras de vida eterna. Jn 6, 68

Ver evangelio en línea – Calendario ordinario
https://evangeliodeldia.org/SP/gospel?utm_source=newsletter

Jueves, 3 De Enero

Feria de tiempo de Navidad (3 ene.)

Santísimo Nombre de Jesús

Santísimo Nombre de Jesús

Más… https://evangeliodeldia.org/SP/saints/01-03?utm_source=newsletter

——————————————-

Epístola I de San Juan (2,29.3,1-6.)
Hijos míos:
Si ustedes saben que él es justo,
sepan también que todo el que practica la justicia
ha nacido de él.
¡Miren cómo nos amó el Padre!
Quiso que nos llamáramos hijos de Dios,
y nosotros lo somos realmente.
Si el mundo no nos reconoce,
es porque no lo ha reconocido a Él.
Queridos míos,
desde ahora somos hijos de Dios,
y lo que seremos no se ha manifestado todavía.
Sabemos que cuando se manifieste,
seremos semejantes a Él,
porque lo veremos tal cual es.
El que tiene esta esperanza en Él,
se purifica, así como Él es puro.
El que comete el pecado comete también la iniquidad,
porque el pecado es la iniquidad.
Pero ustedes saben que Él se manifestó
para quitar los pecados,
y que Él no tiene pecado.
El que permanece en Él, no peca,
y el que peca no lo ha visto ni lo ha conocido.

Salmo (98(97),1.3cd-4.5-6.)
Canten al Señor un canto nuevo,
porque él hizo maravillas:
su mano derecha y su santo brazo
le obtuvieron la victoria.

Los confines de la tierra han contemplado
el triunfo de nuestro Dios.
Aclame al Señor toda la tierra,
prorrumpan en cantos jubilosos.

Canten al Señor con el arpa
y al son de instrumentos musicales;
con clarines y sonidos de trompeta
aclamen al Señor, que es Rey.

Evangelio según San Juan (1,29-34.)
Al día siguiente, Juan vio acercarse a Jesús y dijo: “Este es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.
A él me refería, cuando dije: Después de mí viene un hombre que me precede, porque existía antes que yo.
Yo no lo conocía, pero he venido a bautizar con agua para que él fuera manifestado a Israel”.
Y Juan dio este testimonio: “He visto al Espíritu descender del cielo en forma de paloma y permanecer sobre él.
Yo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: ‘Aquel sobre el que veas descender el Espíritu y permanecer sobre él, ese es el que bautiza en el Espíritu Santo’.
Yo lo he visto y doy testimonio de que él es el Hijo de Dios”.

Extraído de la Biblia: Libro del Pueblo de Dios.

——————————————-

San Jerónimo (347-420)

sacerdote, traductor de la Biblia, doctor de la Iglesia

Sobre Isaías, cap… 11

“Este es el que bautiza en el Espíritu Santo”

«Saldrá un renuevo del tronco de Jessé (padre de David), un vástago brotará de sus raíces. Sobre él reposará el espíritu del Señor” (Is 11,1-2). Toda esta profecía concierne al Cristo… La rama y la flor que salen de la cepa de Jessé, los judíos lo interpretan del Señor mismo: para ellos la rama es el símbolo del cetro real; la flor, la de su belleza. Nosotros los cristianos, vemos en la rama nacida de la cepa de Jessé a la Virgen Santísima, a quien ninguno se unió para hacerla fecunda. Es a ella quien designaba bien alto el mismo profeta: “He aquí que la Virgen concebirá y dará a luz un hijo» (7,14) Y en la flor reconocemos al Señor nuestro Salvador que dice en el Cántico de los cánticos: “Soy la flor de los campos y la azucena de los valles” (Ct 2,1)…
Sobre esta flor que brota de repente de la cepa y de la raíz de Jessé por la Virgen María, va a reposar el Espíritu del Señor, “Porque en él reside toda la Plenitud de la Divinidad corporalmente” (Col. 2,9). No de manera fragmentaria, como sobre otros santos, pero según lo que se lee en el evangelio de Mateo: “He aquí a mi Siervo. a quien escogí, mi Amado, en quien me complazco. Pondré mi Espíritu sobre él y anunciará el juicio a las n acciones.» (Mt 12,18; Is 42,1). Aplicamos esta profecía al Salvador en quien el Espíritu del Señor reposó, lo que quiere decir que establece en él su morada eterna… Así como lo demuestra Juan Bautista, desciende para quedar sin cesar sobre él: “Ví el Espíritu descender del cielo como una paloma y quedarse sobre él. No lo conocía, sino el que me envió a bautizar en el agua me dijo: ‘ aquel sobre el que verás el Espíritu descender y quedar, es ése el que bautiza en el Espíritu Santo ‘ “… Este Espíritu se llama Espíritu de sabiduría y de inteligencia, Espíritu de consejo y de fuerza, Espíritu de ciencia, de piedad y de temor al Señor ” (Is 11,2)… Es la fuente única y misma de todos los dones.”

Si no deseas recibir más correos electrónicos https://evangeliodeldia.org/SP/settings/subscription?utm_source=newsletter.

Esta entrada fue publicada en Lecturas de la Misa del día. Guarda el enlace permanente.