Evangelio del día – Semana del 14/01/2019 al 19/01/2019 (Primera semana del Tiempo Ordinario)

dominicos

Evangelio del día y comentarios a la Palabra diaria

Primera semana del Tiempo Ordinario – Año Par

Del 14

al 19 de enero de 2019

Ver en el navegador
Descargar PDF
Descargar ePub

Ir a: lunes / martes / miércoles / jueves / viernes / sábado

 Lunes   14 de Enero de 2019  

“Convertíos y creed en el Evangelio”

Primera Lectura

Comienzo de la carta a los Hebreos 1,1-6:

En distintas ocasiones y de muchas maneras habló Dios antiguamente a nuestros padres por los profetas. Ahora, en esta etapa final, nos ha hablado por el Hijo, al que ha nombrado heredero de todo, y por medio del cual ha ido realizando las edades del mundo. Él es reflejo de su gloria, impronta de su ser. Él sostiene el universo con su palabra poderosa. Y, habiendo realizado la purificación de los pecados, está sentado a la derecha de su majestad en las alturas; tanto más encumbrado sobre los ángeles, cuanto más sublime es el nombre que ha heredado. Pues, ¿a qué ángel dijo jamás: «Hijo mío eres tú, hoy te he engendrado», o: «Yo seré para él un padre, y él será para mí un hijo»? Y en otro pasaje, al introducir en el mundo al primogénito, dice: «Adórenlo todos los ángeles de Dios.

Salmo

Sal 96,1.2b.6.7c.9 R/. Adorad a Dios, todos sus ángeles

El Señor reina, la tierra goza,se alegran las islas innumerables.Justicia y derecho sostienen su trono. R/.

Los cielos pregonan su justicia,y todos los pueblos contemplan su gloria.Ante él se postran todos los dioses. R/.

Porque tú eres, Señor,altísimo sobre toda la tierra,encumbrado sobre todos los dioses. R/.

Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Marcos 1,14-20

Cuando arrestaron a Juan, Jesús se marchó a Galilea a proclamar el Evangelio de Dios. Decía: «Se ha cumplido el plazo, está cerca el reino de Dios: convertíos y creed en el Evangelio.»Pasando junto al lago de Galilea, vio a Simón y a su hermano Andrés, que eran pescadores y estaban echando el copo en el lago.Jesús les dijo: «Venid conmigo y os haré pescadores de hombres.»Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron. Un poco más adelante vio a Santiago, hijo de Zebedeo, y a su hermano Juan, que estaban en la barca repasando las redes. Los llamó, dejaron a su padre Zebedeo en la barca con los jornaleros y se marcharon con él.

Reflexión del Evangelio del día

Ahora nos habla por el Hijo

La Carta a los Hebreos es un texto singular que, a su vez, tiene un comienzo solemne. Como si el autor contemplara desde una atalaya salvadora toda la historia de relación y misericordia de Dios con su pueblo; para afirmar con rotundidad que, ahora, en la plenitud de los tiempos, esta relación y misericordia tienen un nombre propio. Junto a Dios ha estado siempre el Hijo, de quien se afirma su procedencia divina y su igualdad con Dios.

Como palabra creadora ha sido el fundamento del origen del mundo y sigue siendo el centro del devenir de la historia. Pero el Hijo está presente con toda su gloria sobre todo en el momento culminante de la salvación, cuando ha llevado a plenitud la revelación divina. El Hijo es la única y definitiva palabra del Padre, heredero de todo y sentado a la derecha de su Majestad en las alturas.

Creed en el Evangelio

Primer sumario de Marcos en relación con el tiempo y el espacio del anuncio de Jesús. Después del arresto del Bautista, Jesús va a Galilea y comienza a proclamar el evangelio de Dios. ¿Lo esencial de este mensaje?: se ha cumplido el plazo, está cerca el reino de Dios: convertíos y creed en el Evangelio.

En el judaísmo del momento, la expresión reino de Dios resumía todo lo que Israel esperaba de los tiempos mesiánicos, como época de la manifestación definitiva de Dios. El reino es la buena noticia de que Dios interviene en nuestra historia misteriosamente para transformarlo todo. Es el anuncio de la salvación y del perdón, de la vida y de la paz, de la justicia y de la libertad que Dios dona a todos los hombres.

Jesús anuncia que el reino de Dios está cerca, que se ha iniciado y no ha llegado a su meta final, que para eso cuenta siempre con sus discípulos… y la fuerza del Espíritu.

 

Viniste a glorificar las lágrimas…no a enjugarlas…Viniste a abrir las heridas…no a cerrarlas.

Viniste a encender las hogueras…no a apagarlas…Viniste a decir:¡Que corra el llanto,la sangre y el fuego…como el agua!

(León Felipe)

Fr. Jesús Duque O.P.
Convento de Santo Domingo de Scala-Coeli (Córdoba)
Enviar comentario al autor/a

Volver arriba

 Martes   15 de Enero de 2019  

“La liberación que nos trae el Hijo de Dios”

Hoy celebramos: San Francisco Fernández de Capillas (15 de Enero)

Primera Lectura

Lectura de la carta a los Hebreos 2,5-12:

Dios no sometió a los ángeles el mundo venidero, del que estamos hablando; de ello dan fe estas palabras: «¿Qué es el hombre, para que te acuerdes de él, o el hijo del hombre, para que mires por él? Lo hiciste poco inferior a los ángeles, lo coronaste de gloria y dignidad, todo lo sometiste bajo sus pies.» En efecto, puesto a someterle todo, nada dejó fuera de su dominio. Pero ahora no vemos todavía que todo le esté sometido. Al que Dios habla hecho un poco inferior a los ángeles, a Jesús, lo vemos ahora coronado de gloria y honor por su pasión y muerte. Así, por la gracia de Dios, ha padecido la muerte para bien de todos. Dios, para quien y por quien existe todo, juzgó conveniente, para llevar a una multitud de hijos a la gloria, perfeccionar y consagrar con sufrimientos al guía de su salvación. El santificador y los santificados proceden todos del mismo. Por eso no se avergüenza de llamarlos hermanos, cuando dice: «Anunciaré tu nombre a mis hermanos, en medio de la asamblea te alabaré.»

Salmo

Sal 8,2a.5.6-7.8-9 R/. Diste a tu Hijo el mando sobre las obras de tus manos

¡Señor, dueño nuestro,qué admirable es tu nombre en toda la tierra!¿Qué es el hombre, para que te acuerdes de él,el ser humano, para darle poder? R/.

Lo hiciste poco inferior a los ángeles,lo coronaste de gloria y dignidad,le diste el mando sobre las obras de tus manos. R/.

Todo lo sometiste bajo sus pies:rebaños de ovejas y toros,y hasta las bestias del campo,las aves del cielo, los peces del mar,que trazan sendas por el mar. R/.

Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Marcos 1,21-28

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos entraron en Cafarnaún, y cuando el sábado siguiente fue a la sinagoga a enseñar, se quedaron asombrados de su doctrina, porque no enseñaba como los escribas, sino con autoridad.Estaba precisamente en la sinagoga un hombre que tenía un espíritu inmundo, y se puso a gritar: «¿Qué quieres de nosotros, Jesús Nazareno? ¿Has venido a acabar con nosotros? Sé quién eres: el Santo de Dios.»Jesús lo increpó: «Cállate y sal de él.» El espíritu inmundo lo retorció y, dando un grito muy fuerte, salió.Todos se preguntaron estupefactos: «¿Qué es esto? Este enseñar con autoridad es nuevo. Hasta a los espíritus inmundos les manda y le obedecen.»Su fama se extendió en seguida por todas partes, alcanzando la comarca entera de Galilea.

Reflexión del Evangelio del día

Inicio de la actividad pública de Jesús

Acabamos de concluir en la liturgia el ciclo de la Navidad. Jesús, por el Espíritu que ha recibido en su  Bautismo, inaugura su misión tal como le ha prescrito la voz del cielo. El espíritu inmundo reconoce en Jesús al profeta consagrado por Dios para su misión. El exorcismo es la primicia de la liberación que venía a traer al mundo. Jesús no vino sino a liberar a los hombres de la esclavitud del pecado y a reconciliarlos con Dios. Es el testigo de la verdad.

El pueblo acostumbrado a escuchar en la sinagoga a los escribas reconoce espontáneamente en la enseñanza de Jesús su “autoridad”, porque está llena de vida. Podríamos decir que trae la resurrección del corazón. En él se hace presente el Bien absoluto y el mal pierde dominio, fuerza y terreno.

La identidad de Jesús, aun no revelada: el Santo de Dios

Sin embargo, el autor de la carta quiere acercar este Hijo de Dios a los hombres, hasta ponerlo a nuestra altura (un poco inferior a los ángeles) para que sintamos en él la fuerza de nuestro hermano. Es conveniente saber que el que nos quita el pecado y nos libera del temor de la muerte es nuestro hermano.

En la fe cristiana es tan importante confesar a Jesús como Hijo de Dios que como hermano nuestro, que se compadece de nosotros y da la vida por nosotros.  El, Jesús, es el que nos ha abierto el camino de la salvación.

En el marco de la celebración de hoy está S. Francisco  Fernández de Capillas, “El Santo Capillas” como llamaban a este misionero las comunidades cristianas de Filipinas y  beatificado como “protomártir de China”. S. Juan Pablo II en la homilía de canonización junto a otros mártires resaltó su valentía y coherencia. Haciendo eco de la Palabra  de hoy, destacaríamos su “autoridad” pues dar la vida es la máxima dignidad.

¿Somos testigos creíbles en medio del mundo, no solo por las palabras sino también por los gestos?

 

None Monjas Dominicas Contemplativas
Monasterio de Santo Domingo (Segovia)
Enviar comentario al autor/a

Volver arriba

 Miércoles   16 de Enero de 2019  

“Se acercó, la cogió de la mano y la levantó”

Primera Lectura

Lectura de la carta a los Hebreos 2,14-18:

Los hijos de una familia son todos de la misma carne y sangre, y de nuestra carne y sangre participó también Jesús; así, muriendo, aniquiló al que tenía el poder de la muerte, es decir, al diablo, y liberó a todos los que por miedo a la muerte pasaban la vida entera como esclavos. Notad que tiende una mano a los hijos de Abrahán, no a los ángeles. Por eso tenia que parecerse en todo a sus hermanos, para ser sumo sacerdote compasivo y fiel en lo que a Dios se refiere, y expiar así los pecados del pueblo. Como él ha pasado por la prueba del dolor, puede auxiliar a los que ahora pasan por ella.

Salmo

Sal 104,1-2.3-4.6-7.8-9 R/. El Señor se acuerda de su alianza eternamente

Dad gracias al Señor,invocad su nombre,dad a conocer sus hazañas a los pueblos.Cantadle al son de instrumentos,hablad de sus maravillas. R/.

Gloriaos de su nombre santo,que se alegren los que buscan al Señor.Recurrid al Señor y a su poder,buscad continuamente su rostro. R/.

¡Estirpe de Abrahán, su siervo;hijos de Jacob, su elegido!El Señor es nuestro Dios,él gobierna toda la tierra. R/.

Se acuerda de su alianza eternamente,de la palabra dada, por mil generaciones;de la alianza sellada con Abrahán,del juramento hecho a Isaac. R/.

Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Marcos 1,29-39

En aquel tiempo, al salir Jesús de la sinagoga, fue con Santiago y Juan a casa de Simón y Andrés. La suegra de Simón estaba en cama con fiebre, y se lo dijeron. Jesús se acercó, la cogió de la mano y la levantó. Se le pasó la fiebre y se puso a servirles. Al anochecer, cuando se puso el sol, le llevaron todos los enfermos y endemoniados. La población entera se agolpaba a la puerta. Curó a muchos enfermos de diversos males y expulsó muchos demonios; y como los demonios lo conocían, no les permitía hablar. Se levantó de madrugada, se marchó al descampado y allí se puso a orar.Simón y sus compañeros fueron y, al encontrarlo, le dijeron: «Todo el mundo te busca.»Él les respondió: «Vámonos a otra parte, a las aldeas cercanas, para predicar también allí; que para eso he salido.»Así recorrió toda Galilea, predicando en las sinagogas y expulsando los demonios.

Reflexión del Evangelio del día

“Por eso tenía que parecerse en todo a sus hermanos”

Nuestro texto pertenece a la carta a los Hebreos, un magnifico sermón sobre el sacerdocio de Cristo que aparece con el nombre de carta, dirigido a unos cristianos que ya han recorrido un camino en la fe pero están necesitados de formación: “Pues, debiendo vosotros ser ya maestros, por razón del tiempo, seguís necesitando que alguien os vuelva a enseñar los primeros rudimentos de los oráculos divinos; y estáis necesitados de leche y no de alimento sólido” (Hb 5,12).

El pasaje que nos ocupa alude a la solidaridad humana de Jesús. Él es un ser humano como nosotros y ha compartido nuestra existencia. Porque está hecho de la misma pasta, puede comprender y solidarizarse con el ser humano con sus luces y sus sombras, incluso en la tentación, puesto que Él mismo ha sido tentado. Y esa solidaridad de Jesús con lo humano ha llegado hasta tal extremo que le ha conducido hasta la muerte.

Sin embargo, Jesús muriendo ha matado a la muerte, no sólo la muerte biológica que nos llegará un día, sino que ha aniquilado todas nuestras muertes, la muerte del desánimo y del abatimiento, la muerte del sinsentido, la muerte del egoísmo y la insolidaridad, la muerte de la inhumanidad. Ahora, en nuestras vidas sólo tiene poder la Vida, la vida de la esperanza, la vida del encuentro con otros, la vida de la fraternidad y la solidaridad con los hermanos, los de cerca y los de lejos. “Vi la muerte muerta”, dice un himno de vísperas, “Celebra la Vida”.

“Y se puso a servirles”

El evangelio de hoy lo encontramos al inicio del relato de Marcos, formando parte de la narración de una jornada en la vida de Jesús. El Maestro ha hecho su presentación en la sinagoga y ahora necesita reponer fuerzas. Sale de allí y se encamina con sus discípulos a casa de Simón y Andrés. La casa en el evangelio de Marcos es el lugar de estancia de Jesús y de los discípulos, y escenario de su actuación. La casa se convierte en el ámbito donde se instruye a los discípulos (Mc 7,17; 9,28.33; 10,10). La suegra de Simón estaba en cama con fiebre y son los discípulos quienes, en esta ocasión, salen al paso de la necesidad, aunque la actuación será de Jesús.  

Con tres verbos de movimiento el Señor realiza la curación. En primer lugar, Jesús se acerca, en él existe la voluntad de sanar, para eso ha venido, pero toma la iniciativa, no espera a que el enfermo se acerque, él se encamina, va al encuentro. En segundo lugar, la toma de la mano, gesto de cercanía y amistad, rasgos de un Jesús muy humano, que se preocupa de la situación de cada persona, que realiza gestos para infundir ánimo, esperanza. Ninguna persona puede sentirse “postrada”, abandonada, si Jesús está con ella.

El tomar la mano entre las suyas es un signo de amor y de encuentro personal. El tercer verbo de movimiento es levantarla, Jesús la levanta. Le ayuda a ponerse en pie, a sentirse estable y segura, no la deja sola, acompaña todo el proceso de curación. Jesús sana mediante la fuerza que posee y que irradia a su alrededor.

En seguida, la fiebre desaparece, la persona deja de estar postrada para ponerse de pie. Desaparece la aflicción corporal que, al igual que la opresión del espíritu impuro, van contra la voluntad de Dios. Todo ello desaparece con la llegada de Jesús. Eso es lo que expresara Marcos a continuación extendiendo la sanación a otros: “curó a muchos enfermos de diversos males y expulsó muchos demonios” (v.34). La respuesta de la mujer no se demora, inmediatamente se pone a servirles. Lo esencial del discipulado rabínico era el servicio, o lo que es lo mismo ser discípulo era servir.

Marcos nos está diciendo que esa mujer se levanta, se pone de pie y se convierte en seguidora de Jesús. La actitud que adopta la suegra de Pedro, es la misma que debe asumir cualquier discípulo de Jesús. El seguimiento del Maestro, implica ir tras sus pasos que “ha venido a servir y no a ser servido” (Mc 10,45).

¿Qué me hace hoy estar postrado/a en cama? Jesús también quiere sanar mis “enfermedades”. Hoy se acerca a mí, me toma de la mano y me levanta. Me “empodera” y me devuelve mi dignidad. Toca servir. ¿Estoy dispuesto a vivir desde esta nueva condición de seguidor/a de Jesús?

 

Hna. Mariela Martínez Higueras O.P.
Congregación de Santo Domingo
Enviar comentario al autor/a

Volver arriba

 Jueves   17 de Enero de 2019  

“Si quieres, puedes limpiarme”

Hoy celebramos: San Antonio Abad (17 de Enero)

Primera Lectura

Lectura de la carta a los Hebreos 3,7-14:

Como dice el Espíritu Santo: «Si escucháis hoy su voz, no endurezcáis el corazón, como cuando la rebelión, cuando la prueba del desierto, donde me pusieron a prueba vuestros padres y me tentaron, a pesar de haber visto mis obras durante cuarenta años; por eso me indigné contra aquella generación, y dije: “Siempre tienen el corazón extraviado; no han conocido mis caminos, por eso he jurado en mi cólera que no entrarán en mi descanso.”» ¡Atención, hermanos! Que ninguno de vosotros tenga un corazón malo e incrédulo, que lo lleve a desertar del Dios vivo. Animaos, por el contrario, los unos a los otros, día tras día, mientras dure este «hoy», para que ninguno de vosotros se endurezca, engañado por el pecado. En efecto, somos partícipes de Cristo, si conservamos firme hasta el final la actitud del principio.

Salmo

Sal 94,6-7.8-9.10-11 R/. Ojalá escuchéis hoy la voz del Señor: «No endurezcáis vuestro corazón»

Entrad, postrémonos por tierra,bendiciendo al Señor, creador nuestro.Porque él es nuestro Dios,y nosotros su pueblo, el rebaño que él guía. R/.

Ojalá escuchéis hoy su voz:«No endurezcáis el corazón como en Meribá,como el día de Masa en el desierto;cuando vuestros padres me pusieron a prueba y me tentaron,aunque habían visto mis obras.» R/.

«Durante cuarenta años aquella generación me asqueó,y dije: “Es un pueblo de corazón extraviado,que no reconoce mi camino;por eso he jurado en mi cóleraque no entrarán en mi descanso.”» R/.

Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Marcos 1,40-45

En aquel tiempo, se acercó a Jesús un leproso, suplicándole de rodillas: «Si quieres, puedes limpiarme.»Sintiendo lástima, extendió la mano y lo tocó, diciendo: «Quiero: queda limpio.» La lepra se le quitó inmediatamente, y quedó limpio.Él lo despidió, encargándole severamente: «No se lo digas a nadie; pero, para que conste, ve a presentarte al sacerdote y ofrece por tu purificación lo que mandó Moisés.»Pero, cuando se fue, empezó a divulgar el hecho con grandes ponderaciones, de modo que Jesús ya no podía entrar abiertamente en ningún pueblo; se quedaba fuera, en descampado; y aun así acudían a él de todas partes.

Reflexión del Evangelio del día

No endurezcáis vuestros corazones

Un corazón endurecido es el que se muestra indiferente o indolente ante las desgracias humanas. Indiferente ante la pobreza, la violencia, el odio, la venganza, las guerras. Ante todo acontecimiento de dolor, hemos de buscar lo que la carta a los Hebreos nos exhorta: «ánimaos los unos a los otros, cada día, mientras dure este hoy, para que ninguno de vosotros se endurezca».

Los acontecimientos de cada cristo sufriente han de ser un revulsivo para nuestra conciencia; no podemos mostrar indiferencia, como tampoco podemos abocarnos a la increencia. Cristo será quien nos provoque un cambio de mentalidad. Es el hoy de nuestra esperanza, el presente de nuestra fe es lo que ha de conducirnos a Cristo firmes en el caminar como al principio.

La increencia deja a un lado valores importantes para la vida como el respeto, la consideración de la vida como un don que hay que preservar, la confianza en Dios y en la humanidad, el sacrificio, el esfuerzo, la bondad, la misericordia de Dios. Dejar fuera a Dios de nuestras vidas implica una ausencia de amor.

Por eso, es importante el ánimo mutuo que encarna la misericordia de Dios que brota de la fe. La fe llama a la ternura, muestra a un Dios que es oferta de amor para todos, y ante una sociedad hostil, el testimonio de amor resulta imprescindible.

Si quieres, puedes limpiarme

En el Evangelio destaca la actitud de humildad del leproso que se acerca a Jesús de rodillas y le pide que lo limpie de su enfermedad. Destaca también una actitud que cuenta con la libertad de Jesús. El leproso no le impone a Jesús ser un Dios milagroso o todopoderoso. El leproso no sólo pone su confianza en él, sino que además le invita a que en su libertad considere la posibilidad de limpiarlo.

En el Evangelio también destaca la afirmación de Jesús: “Quiero, queda limpio”. Y es que la voluntad de Dios no es que esté la gente postrada o de rodillas. La voluntad de Dios es que la gente esté sana, y pueda caminar con la dignidad integrada y restablecida, que la gente salga de las periferias de la vida, y camine como miembros del pueblo de Dios con toda dignidad.

Otro dato a destacar es la alegría que siente el hombre sanado de la lepra. No puede callar, ha de alabar y bendecir a Dios, ha de contar lo sucedido.

El encuentro con Cristo ha de provocar esa alegría, el desbordar de gozo por la salvación encontrada implica el testimonio, la predicación, la bendición.

Sintámonos invitados como Jesús en nuestra libertad para limpiar lo que no está sano en nuestra vida; vivamos la humildad y la confianza de aquel que acude a Jesús para limpiarlo, porque tenemos necesidad de la acción salvadora de Dios que restablece nuestra dignidad como miembros del pueblo de la fe, y vivamos la alegría de sentirnos sanados por la mano que se extiende y nos toca de parte de Dios en nuestra debilidad, para que en la reconciliación nos encontremos la alegría de la vida.

Fr. Alexis González de León O.P.
Convento de San Pablo y San Gregorio (Valladolid)
Enviar comentario al autor/a

Volver arriba

 Viernes   18 de Enero de 2019  

“Levántate, toma la camilla y vete a tu casa”

Hoy celebramos: Semana de oración por la unidad de los cristianos (18 de Enero)

Primera Lectura

Lectura de la carta a los Hebreos 4,1-5.11:

Temamos, no sea que, estando aún en vigor la promesa de entrar en su descanso, alguno de vosotros crea que ha perdido la oportunidad. También nosotros hemos recibido la buena noticia, igual que ellos; pero el mensaje que oyeron de nada les sirvió, porque no se adhirieron por la fe a los que lo habían escuchado. En efecto, entramos en el descanso los creyentes, de acuerdo con lo dicho: «He jurado en mi cólera que no entrarán en mi descanso», y eso que sus obras estaban terminadas desde la creación del mundo. Acerca del día séptimo se dijo: «Y descansó Dios el día séptimo de todo el trabajo que había hecho.» En nuestro pasaje añade: «No entrarán en mi descanso.» Empeñémonos, por tanto, en entrar en aquel descanso, para que nadie caiga, siguiendo aquel ejemplo de rebeldía.

Salmo

Sal 77,3.4bc.6c-7.8 R/. No olvidéis las acciones de Dios

Lo que oímos y aprendimos,lo que nuestros padres nos contaron,lo contaremos a la futura generación:las alabanzas del Señor, su poder. R/.

Que surjan y lo cuenten a sus hijos,para que pongan en Dios su confianzay no olviden las acciones de Dios,sino que guarden sus mandamientos. R/.

Para que no imiten a sus padres,generación rebelde y pertinaz;generación de corazón inconstante,de espíritu infiel a Dios. R/.

Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Marcos 2,1-12

Cuando a los pocos días volvió Jesús a Cafarnaún, se supo que estaba en casa. Acudieron tantos que no quedaba sitio ni a la puerta. Él les proponía la palabra. Llegaron cuatro llevando un paralítico y, como no podían meterlo, por el gentío, levantaron unas tejas encima de donde estaba Jesús, abrieron un boquete y descolgaron la camilla con el paralítico.Viendo Jesús la fe que tenían, le dijo al paralítico: «Hijo, tus pecados quedan perdonados.» Unos escribas, que estaban allí sentados, pensaban para sus adentros: «Por qué habla éste así? Blasfema. ¿Quién puede perdonar pecados, fuera de Dios?» Jesús se dio cuenta de lo que pensaban y les dijo: «¿Por qué pensáis eso? ¿Qué es más fácil: decirle al paralítico “tus pecados quedan perdonados” o decirle “levántate, coge la camilla y echa a andar”? Pues, para que veáis que el Hijo del hombre tiene potestad en la tierra para perdonar pecados … » Entonces le dijo al paralítico: «Contigo hablo: Levántate, coge tu camilla y vete a tu casa.» Se levantó inmediatamente, cogió la camilla y salió a la vista de todos. Se quedaron atónitos y daban gloria a Dios, diciendo: «Nunca hemos visto una cosa igual.»

Reflexión del Evangelio del día

Entraremos en su descanso

Esta es la promesa que Dios hace a su pueblo, a aquellos que creen en Él. Pero tenemos que estar vigilantes, pues, aunque Dios es misericordia y comprende las debilidades humanas, quiere una respuesta de su pueblo. Y para ello le ofrece unos mandamientos para ayudarlos en su camino de fe.

Como nos dice en esta carta a los hebreos: “temamos”. Este llamamiento nos tiene que despertar y ponernos en vigilia, preguntarnos si somos dignos y merecedores de ese descanso que Dios nos ofrece, si cumplimos con la voluntad de Dios, si el amor es el motor de toda nuestra existencia.

“Levántate, toma la camilla y vete a tu casa”

Este pasaje de San Marcos nos lleva a reflexionar sobre el perdón, la potestad que tiene Jesús de perdonar nuestros pecados.

Pero destacaremos en este pasaje la actitud del currado: “cogió la camilla y se salió a la vista de todos”. En muchos pasajes del evangelio vemos esta actitud de “salir”, de “ponerse en camino”. Si realmente nos sentimos perdonados por Dios, tenemos que ponernos en camino. Después de la experiencia del perdón de Dios, nada puede ser igual, algo tiene que cambiar, si no, esa reconciliación no nos ha servido, o al menos no con la intensidad que debiera hacerlo.

Sabemos que en ese camino nos encontraremos con otras piedras, otras camillas, que de nuevo nos paralizarán. Pero la fe en Dios nos tiene que acercar a su amor para cada día volver a coger nuestras camillas y renovar nuestra vocación cristiana.

Hoy comienza el octavario de oración por la unidad de los cristianos. El deseo de Jesús en su oración al Padre fue “que todos sean uno”, y nosotros, atendiendo a esa oración, debemos vivir la unidad en la diversidad, para, de esta forma, dar testimonio de nuestra fe común en Cristo Jesús.

Dña. Rosa María García O.P. y D. José Llópez O.P.
Fraternidad Laical de Santo Domingo de Torrent, Valencia.
Enviar comentario al autor/a

Volver arriba

 Sábado   19 de Enero de 2019  

“No he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores”

Hoy celebramos: Beato Andrés de Peschiera (19 de Enero)

Primera Lectura

Lectura de la carta a los Hebreos 4,12-16:

La palabra de Dios es viva y eficaz, más tajante que espada de doble filo, penetrante hasta el punto donde se dividen alma y espíritu, coyunturas y tuétanos. Juzga los deseos e intenciones del corazón. No hay criatura que escape a su mirada. Todo está patente y descubierto a los ojos de aquel a quien hemos de rendir cuentas. Mantengamos la confesión de la fe, ya que tenemos un sumo sacerdote grande, que ha atravesado el cielo, Jesús, Hijo de Dios. No tenemos un sumo sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades, sino que ha sido probado en todo exactamente como nosotros, menos en el pecado. Por eso, acerquémonos con seguridad al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y encontrar gracia que nos auxilie oportunamente.

Salmo

Sal 18.8.9.10.15 R/. Tus palabras, Señor, son espíritu y vida

La ley del Señor es perfectay es descanso del alma;el precepto del Señor es fiele instruye al ignorante. R/.

Los mandatos del Señor son rectosy alegran el corazón;la norma del Señor es límpiday da luz a los ojos. R/.

La voluntad del Señor es puray eternamente estable;los mandamientos del Señor son verdaderosy enteramente justos. R/.

Que te agraden las palabras de mi boca,y llegue a tu presencia el meditar de mi corazón,Señor, roca mía, redentor mío. R/.

Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Marcos 2,13-17

En aquel tiempo, Jesús salió de nuevo a la orilla del lago; la gente acudía a él, y les enseñaba.Al pasar, vio a Leví, el de Alfeo, sentado al mostrador de los impuestos, y le dijo: «Sígueme.»Se levantó y lo siguió. Estando Jesús a la mesa en su casa, de entre los muchos que lo seguían un grupo de publicanos y pecadores se sentaron con Jesús y sus discípulos.Algunos escribas fariseos, al ver que comía con publicanos y pecadores, les dijeron a los discípulos: «¡De modo que come con publicanos y pecadores!»Jesús lo oyó y les dijo: «No necesitan médico los sanos, sino los enfermos. No he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores.»

Reflexión del Evangelio del día

“La Palabra de Dios es viva, eficaz, tajante, penetrante…”

La Palabra de Dios además de ser viva, eficaz, tajante, penetrante… es buena, busca nuestro bien. Por eso, sin ningún temor, hemos de acudir a ella para que penetre en nuestro corazón y lo cambie, lo cristianice de manera tajante y eficaz y nos llene de vida, de vida humana y vida divina, de vida de hijos y hermanos, de hijos de Dios y hermanos de todos los hombres.

Sabemos que la Palabra de Dios, por antonomasia, es Jesús de Nazaret. “Y la Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros”. Dejemos que Cristo penetre hasta lo más íntimo de nuestro ser y cristianice nuestras personas, nuestras acciones, nuestro deseos, nuestros valores, nuestras palabras… así nunca hemos de temer ante a “Aquel, a quien hemos de rendir cuentas”. Más bien, hemos de acercarnos a él “para alcanzar misericordia y encontrar gracia que nos auxilie oportunamente”.

Gente de mala fama se sentó con Jesús y sus discípulos

Ya desde el principio, el evangelio nos presenta a Jesús acercándose a los pecadores y “gente de mala fama”, ante el escándalo de los “bienpensantes” de entonces. Jesús siempre se defiende de la misma manera: “No necesitan médico los sanos, sino los enfermos. No he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores”. Y Jesús fue capaz de llamar a Leví, uno de esos pecadores oficiales, recaudador de impuestos, para que formase parte del grupo de sus amigos más íntimos.  

Aunque esta actitud de Jesús la hemos oído un millón de veces… nos tiene que seguir llenando de alegría y de consuelo, porque todos engrosamos las filas de los pecadores… y gracias a él también las filas de los perdonados. Ojalá este evangelio nos haga romper para siempre la imagen de un Dios castigador y severo que solo busca castigarnos por nuestros pecados.

Fray Manuel Santos Sánchez
Convento de Santo Domingo (Oviedo)
Enviar comentario al autor/a

Volver arriba

¿Te ha gustado? Compártelo en:

twitter
facebook

Estás suscrito al servicio del Evangelio del día del portal de los dominicos (Orden de Predicadores).

Este email se ha enviado a tu correo manuelalc@gmail.com. ¿Por qué lo he recibido?

Si no deseas seguir recibiendo estos correos, puedes darte de baja cancelando la suscripción.

También puedes actualizar las preferencias de suscripción.

No respondas a este correo. Esta dirección de email no admite respuestas.

Puedes ponerte en contacto con nosotros para cualquier duda o sugerencia a través del formulario de contacto.

dominicos
Dominicos · c/ Juan de Urbieta, 51 · Madrid, Madrid 28007 · Spain

Enviado a través de:

Esta entrada fue publicada en Predicación Dominicos y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s