martes 21 Agosto 2018 : Evangelio según San Mateo 19,23-30.

Jesús dijo entonces a sus discípulos: “Les aseguro que difícilmente un rico entrará en el Reino de los Cielos.
Sí, les repito, es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja, que un rico entre en el Reino de los Cielos”.
Los discípulos quedaron muy sorprendidos al oír esto y dijeron: “Entonces, ¿quién podrá salvarse?”.
Jesús, fijando en ellos su mirada, les dijo: “Para los hombres esto es imposible, pero para Dios todo es posible”.
Pedro, tomando la palabra, dijo: “Tú sabes que nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido. ¿Qué nos tocará a nosotros?”.
Jesús les respondió: “Les aseguro que en la regeneración del mundo, cuando el Hijo del hombre se siente en su trono de gloria, ustedes, que me han seguido, también se sentarán en doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel.
Y el que a causa de mi Nombre deje casa, hermanos o hermanas, padre, madre, hijos o campos, recibirá cien veces más y obtendrá como herencia la Vida eterna.
Muchos de los primeros serán los últimos, y muchos de los últimos serán los primeros.

from EVANGELIO DEL DÍA https://ift.tt/Lm9VM1
via IFTTT

Publicado en Lecturas de la Misa del día | Etiquetado , | Deja un comentario

martes 21 Agosto 2018 : Commentary Juliana de Norwich

Cristo es nuestro camino (Jn 14:6). Con seguridad nos conduce en sus preceptos, en su cuerpo nos lleva al cielo con poder. He visto que teniéndonos a todos nosotros nos salvará, con devoción hace don de nosotros mismos a su Padre celestial, don que el Padre recibe con un gran reconocimiento y que entrega cortezmente a su Hijo Jesucristo. Ese don y ese gesto son alegría para el Padre, felicitado por el Hijo y regocijo para el Espíritu Santo. Entre todo lo que podemos hacer, no hay nada más agradable para nuestro Señor que vernos regocijarnos en esta alegría que tiene la Trinidad por nuestra salvación…

Sea lo que sea que sintamos-alegría o tristeza, fortunio o infortunio-Dios quiere que comprendamos y que creamos que estamos verdaderamente más en el cielo que sobre la tierra. Nuestra fe viene del amor natural que Dios ha puesto en nuestra alma, de la clara luz de nuestra razón y de la inteligencia inquebrantable que recibimos de su parte, desde el primer instante en que hemos sido creados. Al ser infundida nuestra alma en nuestro cuerpo volviéndolo sensible, la misericordia y la gracia comienzan su obra cuidando de nosotros y cuidándonos con piedad y con amor. Por esta operación el Santo Espíritu forma en nuestra fe la esperanza de regresar a nuestra substancia superior, al poder de Cristo desarrollado y llevado a la plenitud por el Espíritu Santo. Pues en el mismo instante en el que nuestra alma es creada sensible, se vuelve la ciudad de Dios, preparada para él desde la eternidad (Hb 11:16; Ap 21:2-3). Él viene a esta ciudad, no se irá de ella jamás pues jamás Dios está afuera del alma, en ella permanecerá en la bienaventuranza por siempre.

from EVANGELIO DEL DÍA https://ift.tt/Lm9VM1
via IFTTT

Publicado en Lecturas de la Misa del día | Etiquetado , | Deja un comentario

Mensajes del 17 al 19 de agosto

Mensajes de Dios Padre y de la Santísima Virgen

 

17 de Agosto del 2018

Mensaje Público

 

Maureen le preguntó a la Madre Santísima si se va a aparecer este año en Su fiesta del Santo Rosario, como en el pasado.  

 

La Santísima Virgen dice:  “Sí, lo haré. Esta es una festividad especial –la Fiesta del Santo Rosario–, y estaré feliz de pasar momentos de este día especial con todos Mis Hijos aquí.” 

 

La Fiesta del Santo Rosario es el 7 de octubre, domingo.

 

18 de Agosto del 2018

Mensaje Público

 

Nuevamente veo una gran llama que he llegado a reconocer como el Corazón de Dios Padre.  Dice: “La compasión es una forma de amor. El corazón compasivo muestra misericordia hacia su prójimo.  Quiere ayudar y auxiliar de todas las formas posibles.  La compasión más pura no toma en cuenta el costo para sí mismo.”

 

“Mi compasión es infinita y de generación en generación.  Mi misericordia pasa a través del Corazón de Mi Divino Hijo y no cuestiona al corazón verdaderamente arrepentido.  La reforma del alma es tan pura como lo es su fe en Mi misericordia.  La misericordia y la compasión son una sola.  Recen pidiendo ser contados entre las almas compasivas en los últimos momentos de su vida.”

 

Lean Judas 17-23

En cuanto a ustedes, queridos míos, acuérdense de lo que predijeron los Apóstoles de nuestro Señor Jesucristo.  Ellos les decían:  “En los últimos tiempos habrá gente que se burlará de todo y vivirá de acuerdo con sus pasiones impías”.  Estos son los que provocan divisiones, hombres sensuales que no poseen el Espíritu. Pero ustedes, queridos míos, edifíquense a sí mismos sobre el fundamento de su fe santísima, orando en el Espíritu Santo.  Manténganse en el amor de Dios, esperando la misericordia de nuestro Señor Jesucristo para la Vida eterna.  Traten de convencer a los que tienen dudas, y sálvenlos librándolos del fuego.  En cuanto a los demás, tengan piedad de ellos, pero con cuidado, aborreciendo hasta la túnica contaminada por su cuerpo.

 

19 de Agosto del 2018

Mensaje Público

 

Nuevamente veo una gran llama que he llegado a reconocer como el Corazón de Dios Padre.  Dice: “Cada momento presente acerca al mundo a Mi Ira.  Mi Justicia está aumentando, pero el hombre se enfoca en la tecnología moderna, en los escándalos políticos y en todos los temas que lo alejan de la verdad del lugar que tiene ante Mí.”

 

“La realidad es que nada es tan importante como la relación de la humanidad Conmigo.  Si consiguen un gran estatus en el mundo pero no reconocen Mi papel en su éxito, entonces no han logrado nada.  No busquen grandes elogios en el mundo, más bien busquen impresionarme a Mí. Obedezcan Mis mandamientos. Aspiren a la gloria eterna; después podrán estar en paz en cuanto a cómo vivieron cada momento presente.”

 

Lean 1ª Pedro 1:22-25

Por su obediencia a la verdad, ustedes se han purificado para amarse sinceramente como hermanos. Ámense constantemente los unos a los otros con un corazón puro, como quienes han sido engendrados de nuevo, no por un germen corruptible, sino incorruptible:  la Palabra de Dios, viva y eterna.  Porque toda carne es como hierba y toda su gloria como flor del campo: la hierba se seca y su flor se marchita, pero la Palabra del Señor permanece para siempre…

 

 

Amor Santo es: Amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo. Amor Santo es: el Inmaculado Corazón de María. Ver Mas…  

Si ya no desea recibir los mensajes, responda a cancelar@amorsanto.com​​

k Here to Unsubscribe​

Ministerios del Amor Santo

37137 Butternut Ridge Rd

North Ridgeville, Ohio 44039

Publicado en Amor Santo | Etiquetado , | Deja un comentario

lunes 20 Agosto 2018 : Libro de Ezequiel 24,15-24.

La palabra del Señor me llegó en estos términos:
Hijo de hombre, yo voy a arrebatarte de golpe la delicia de tus ojos, pero tú no te lamentarás, ni llorarás, ni derramarás lágrimas.
Suspira en silencio, no hagas ninguna clase de duelo, cíñete el turbante, cálzate con sandalias, no te cubras la barba ni comas pan de duelo.
Yo hablé al pueblo por la mañana, y por la tarde murió mi esposa; y a la mañana siguiente hice lo que se me había ordenado.
La gente me dijo: “¿No vas a explicarnos qué significa lo que haces?”.
Yo les dije: Las palabra del Señor me llegó en estos términos:
Di a la casa de Israel: Así habla el Señor: Yo voy a profanar mi Santuario, el orgullo de su fuerza, la delicia de sus ojos y la esperanza de sus vidas. Los hijos y las hijas que ustedes han dejado, caerán bajo la espada,
y ustedes harán lo mismo que yo: no se cubrirán la barba, no comerán el pan de duelo,
no se quitarán el turbante de la cabeza ni las sandalias de los pies, no se lamentarán, ni llorarán, sino que se consumirán a causa de sus culpas y gemirán unos con otros.
Ezequiel habrá sido para ustedes un presagio: ustedes harán lo mismo que él hizo, y cuando esto suceda sabrán que yo soy el Señor.

from EVANGELIO DEL DÍA https://ift.tt/Lm9VM1
via IFTTT

Publicado en Lecturas de la Misa del día | Etiquetado , | Deja un comentario

lunes 20 Agosto 2018 : Deuteronomio 32,18-19.20.21.

Despreciaste a la Roca que te engendró,
olvidaste al Dios que te hizo nacer.
Al ver esto, el Señor se indignó
y desechó a sus hijos y a sus hijas.
Entonces dijo: Les ocultaré mi rostro,
para ver en qué terminan.
Porque son una generación perversa,
hijos faltos de lealtad.
Provocaron mis celos con algo que no es Dios,
me irritaron con sus ídolos vanos;
yo provocaré sus celos con algo que no es un pueblo,
los irritaré con una nación insensata.

from EVANGELIO DEL DÍA https://ift.tt/Lm9VM1
via IFTTT

Publicado en Lecturas de la Misa del día | Etiquetado , | Deja un comentario

lunes 20 Agosto 2018 :

from EVANGELIO DEL DÍA https://ift.tt/Lm9VM1
via IFTTT

Publicado en Lecturas de la Misa del día | Etiquetado , | Deja un comentario

lunes 20 Agosto 2018 : Evangelio según San Mateo 19,16-22.

Luego se le acercó un hombre y le preguntó: “Maestro, ¿qué obras buenas debo hacer para conseguir la Vida eterna?”.
Jesús le dijo: “¿Cómo me preguntas acerca de lo que es bueno? Uno solo es el Bueno. Si quieres entrar en la Vida eterna, cumple los Mandamientos”.
“¿Cuáles?”, preguntó el hombre. Jesús le respondió: “No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no darás falso testimonio,
honrarás a tu padre y a tu madre, y amarás a tu prójimo como a ti mismo”.
El joven dijo: “Todo esto lo he cumplido: ¿qué me queda por hacer?”.
“Si quieres ser perfecto, le dijo Jesús, ve, vende todo lo que tienes y dalo a los pobres: así tendrás un tesoro en el cielo. Después, ven y sígueme”.
Al oír estas palabras, el joven se retiró entristecido, porque poseía muchos bienes.

from EVANGELIO DEL DÍA https://ift.tt/Lm9VM1
via IFTTT

Publicado en Lecturas de la Misa del día | Etiquetado , | Deja un comentario

lunes 20 Agosto 2018 : Commentary San Buenaventura

La pobreza es una virtud que hace cuerpo con la perfección, al punto de que nadie puede en lo absoluto ser perfecto sin ella; así lo atestigua la Palabra del Señor en el Evangelio: «si quieres ser perfecto, ve, vende todo lo que tienes y dalo a los pobres».

Nuestro Señor Jesucristo fue tan pobre en su nacimiento que no tuvo siquiera vivienda, ropa, ni comida sino un establo como morada, un miserable pedazo de tela para cubrirse y una leche virginal como alimento. Él se dio como ejemplo de pobreza por su manera de vivir en este mundo. Fue pobre hasta el punto que, a veces, no pudo encontrar vivienda y tuvo que dormir con sus apóstoles en las afueras de la ciudad, e incluso afuera de las casas en el campo. El Señor de los Ángeles fue pobre no solamente en su nacimiento, y pobre en su estilo de vida, sino también extremadamente pobre en su muerte a fin de hincharnos de amor por la pobreza. Oh todos ustedes, que se han dedicado a la pobreza, consideren y vean cuanto el Rey de los Cielos fue pobre a causa de nosotros en el instante de su muerte. En efecto, fue despojado de todo lo que podía tener: de su ropa por sus verdugos que se «repartieron sus vestidos echándolos a suertes» (Mt 27:35), de su cuerpo y de su alma cuando su alma fue violentamente arrancada de su cuerpo, de la gloria divina cuando por los sufrimientos de una muerte tan dolorosa en lugar de glorificarlo como Dios lo trataron como un malhechor, como lo afirma Job en sus quejidos: «me despojaron de mi gloria» (Job 19:9).

¡Oh Dios, rico para todos los hombres, oh buen Señor Jesús! ¿Quién puede dignamente expresar con su boca, concebir en su corazón, describir con su mano la gloria celestial que has prometido dar a los pobres? Por su pobreza voluntaria, ellos merecen contemplar la gloria de su Creador, entrar en el poder del Señor, en los tabernáculos eternos y en las moradas de luz. Ellos merecen convertirse en habitantes de la ciudad de la cual Dios es el arquitecto y el fundador. Tú mismo Señor, les has hecho esta promesa con tu bendita boca: «Felices los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos » (Mt 5:2).

¡Ese Reino de los cielos no es otra cosa que Tú mismo, Señor Jesucristo, Rey de Reyes, Señor de Señores! ¡Te darás tú mismo a ellos para ser su salario, su recompensa y su alegría!¡ Ellos gozarán de ti, estarán felices de Ti, serán saciados de ti! ¡Amén!

from EVANGELIO DEL DÍA https://ift.tt/Lm9VM1
via IFTTT

Publicado en Lecturas de la Misa del día | Etiquetado , | Deja un comentario

¡NO ESPEREN! DEBEN INICIAR EL CAMBIO EN ESTE MISMO INSTANTE. SU JESÚS

From: revelacionesmarianas@zoho.com

Subject: ¡NO ESPEREN! DEBEN INICIAR EL CAMBIO EN ESTE MISMO INSTANTE. SU JESÚS

First Attachment: https://ift.tt/19fNRe4 Date: August 19, 2018 at 03:19AM

¡NO ESPEREN! DEBEN INICIAR EL CAMBIO EN ESTE MISMO INSTANTE. SU JESÚS

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , | Deja un comentario

Evangelio del día – Semana del 20/08/2018 al 25/08/2018 (Vigésima semana del Tiempo Ordinario)

dominicos

Evangelio del día y comentarios a la Palabra diaria

Vigésima semana del Tiempo Ordinario – Año Par

Del 20

al 25 de agosto de 2018

Introducción a la semana

En esta semana sigue ofreciéndonos la liturgia textos del profeta Ezequiel. En esta semana son textos conocidos que se utilizan ampliamente en la Liturgia y en la predicación, como los que se refieren a los malos pastores de Israel, los que anuncian el corazón y espíritu nuevo que infundirá Dios, o los que nos hablan de cómo a huesos secos se les cubrirá de carne viva. Los textos de san Mateo muestra a Jesús dirigiéndose a diversas personas, a un joven rico, a los discípulos, a sumos sacerdotes y senadores del pueblo, a fariseos, a la gente. Bien a través de parábolas, o de modo más directo desgrana sus enseñanzas. A veces duras, como cuando ante la gente y los discípulos denuncia la actitud hipócrita y dura con la gente de los fariseos y letrados.

Ver en el navegador
Descargar PDF
Descargar ePub

Ir a: lunes / martes / miércoles / jueves / viernes / sábado

 Lunes   20 de Agosto de 2018  

“Vende lo que tienes y luego vente conmigo”

Hoy celebramos: San Bernardo de Claraval (20 de Agosto)

Primera Lectura

Lectura de la profecía de Ezequiel 24,15-24:

Me vino esta palabra del Señor: «Hijo de Adán, voy a arrebatarte repentinamente el encanto de tus ojos; no llores ni hagas duelo ni derrames lágrimas; aflígete en silencio como un muerto, sin hacer duelo; líate el turbante y cálzate las sandalias; no te emboces la cara ni comas el pan del duelo.»Por la mañana, yo hablaba a la gente; por la tarde, se murió mi mujer; y, a la mañana siguiente, hice lo que se me había mandado.Entonces me dijo la gente: «¿Quieres explicarnos qué nos anuncia lo que estás haciendo?»Les respondí: «Me vino esta palabra del Señor: “Dile a la casa de Israel: ‘Así dice el Señor: Mira, voy a profanar mi santuario, vuestro soberbio baluarte, el encanto de vuestros ojos, el tesoro de vuestras almas. Los hijos e hijas que dejasteis caerán a espada. Entonces haréis lo que yo he hecho: no os embozaréis la cara ni comeréis el pan del duelo; seguiréis con el turbante en la cabeza y las sandalias en los pies, no lloraréis ni haréis luto; os consumiréis por vuestra culpa y os lamentaréis unos con otros. Ezequiel os servirá de señal: haréis lo mismo que él ha hecho. Y, cuando suceda, sabréis que yo soy el Señor.»

Salmo

Dt 32,18-19.20.21 R/. Despreciaste a la Roca que te engendró

Despreciaste a la Roca que te engendró,y olvidaste al Dios que te dio a luz.Lo vio el Señor, e irritadorechazó a sus hijos e hijas. R/.Pensando: «Les esconderé mi rostroy veré en qué acaban,porque son una generación depravada,unos hijos desleales.» R/.«Ellos me han dado celos con un dios ilusorio,me han irritado con ídolos vacíos;pues yo les daré celos con un pueblo, ilusoriolos irritaré con una nación fatua.» R/.

Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Mateo 19,16-22

En aquel tiempo, se acercó uno a Jesús y le preguntó: «Maestro, ¿qué tengo que hacer de bueno para obtener la vida eterna?»Jesús le contestó: «¿Por qué me preguntas qué es bueno? Uno solo es Bueno. Mira, si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos.»Él le preguntó: «¿Cuáles?» Jesús le contestó: «No matarás, no cometerás adulterio, no robarás, no darás falso testimonio, honra a tu padre y a tu madre, y ama a tu prójimo como a ti mismo.»El muchacho le dijo: «Todo eso lo he cumplido. ¿Qué me falta?» Jesús le contestó: «Si quieres llegar hasta el final, vende lo que tienes, da el dinero a los pobres –así tendrás un tesoro en el cielo– y luego vente conmigo.» Al oír esto, el joven se fue triste, porque era rico.

Reflexión del Evangelio del día

Voy a profanar mi santuario… el encanto de vuestros ojos

Después de varias lecturas, confieso mi dificultad para percibir el mensaje del texto del profeta Ezequiel. Leo los capítulos anteriores para situarme en el contexto. El Señor tiene sobrados motivos de queja contra su pueblo. Como tantas otras veces a lo largo de la historia, casi todo lo que forma parte de la vida se constituye en prioridad y pasa por delante de la relación, el vínculo, la Alianza con el Señor. Ese abandono aparece expresado en términos de prostitución, con expresiones muy duras que reflejan la traición al Señor.

Pero quizá el pueblo no tiene conciencia de ello, porque cumple sus ritos, ofrece sus sacrificios y tiene un Templo que le da seguridad, que es “el encanto de sus ojos…”, del que se siente orgulloso. Falsa ilusión que el Señor va a quebrar de la manera más inesperada y sorprendente. La experiencia vital de Ezequiel, que pierde a su mujer y no debe expresar su dolor ni realizar los ritos del duelo, se convierte en vehículo del mensaje que el Señor envía al pueblo. Él mismo les va a arrebatar lo que creen que tienen, va a profanar el santuario, lo va a despojar de su carácter sagrado… y no deben lamentarse, ni realizar ningún duelo. Porque nada de lo que viven en el ámbito de lo sagrado tiene verdadero sentido cuando la vida de cada día está entregada a otros dioses, cuando lo que realmente ocupa y preocupa son nuestras cosas y no las de Dios, cuando los afanes, los deseos y las motivaciones no nacen de la experiencia del don recibido al que se desea responder.

Si el texto de Ezequiel se sitúa en estas claves quizá tenemos que convenir en su actualidad. Y discernir ante el Señor dónde está nuestro corazón, qué buscamos realmente en nuestra vida.

Vente conmigo

Nos encontramos de nuevo con uno de los relatos evangélicos que llamamos del “joven rico”. Hace dos meses coincidió también en un lunes el relato de Marcos. Hoy nos llega la versión de Mateo. Un hombre joven, que se dirige a Jesús buscando respuesta a su preocupación personal de asegurarse la vida eterna. Como en los demás textos que nos cuentan esta misma historia, llama poderosamente la atención que el protagonista, a diferencia de otros muchos personajes que aparecen en los evangelios, no manifiesta ningún interés de “contactar” con Jesús. En todo caso, Jesús puede servir a sus intereses… y no son unos intereses que podamos considerar perversos, sino muy al contrario.

Por contraste con la primera lectura, el muchacho no se encuentra en la situación del pueblo prostituido que traiciona al Señor. Es un fiel cumplidor de la Ley y desea lo bueno… para él. En el fondo, Dios a mi servicio.

Jesús lo mira con cariño, pero sabe que no ha descubierto lo esencial. Y le lanza su propuesta: te falta una cosa. Una cosa que implica un cambio radical (desde la raíz), porque supone transformar la mentalidad. La vida auténtica se te va a ir dando a medida que puedas ir “dejando lo tuyo” y estando absolutamente disponible a acoger la invitación de Dios, consista en lo que consista. Y se concreta en ese poderoso, sugerente y tajante ¡VENTE CONMIGO! que te “da la vuelta” para poder vivir, como Jesús, únicamente en clave de entrega.

Y ahí andamos, quiera Dios que tratando de aprender día tras día lo que supone responder a esa voz que resuena en lo más íntimo y de tantas maneras diferentes: ¡vente conmigo!

Hna. Gotzone Mezo Aranzibia O.P.
Congregación Romana de Santo Domingo
Enviar comentario al autor/a

Volver arriba

 Martes   21 de Agosto de 2018  

“El que por mí deja todo recibirá cien veces más”

Hoy celebramos: San Pío X (21 de Agosto)

Primera Lectura

Lectura de la profecía de Ezequiel 28,1-10:

Me vino esta palabra del Señor: «Hijo de Adán, di al príncipe de Tiro: “Así dice el Señor: Se hinchó tu corazón, y dijiste: ‘Soy Dios, entronizado en solio de dioses en el corazón del mar’, tú que eres hombre y no dios; te creías listo como los dioses. ¡Si eres más sabio que Daniel!; ningún enigma se te resiste. Con tu talento, con tu habilidad, te hiciste una fortuna; acumulaste oro y plata en tus tesoros. Con agudo talento de mercader ibas acrecentando tu fortuna, y tu fortuna te llenó de presunción. Por eso, así dice el Señor: Por haberte creído sabio como los dioses, por eso traigo contra ti bárbaros pueblos feroces; desenvainarán la espada contra tu belleza y tu sabiduría, profanando tu esplendor. Te hundirán en la fosa, morirás con muerte ignominiosa en el corazón del mar. Tú, que eres hombre y no dios, ¿osarás decir: ‘Soy Dios’, delante de tus asesinos, en poder de los que te apuñalen? Morirás con muerte de incircunciso, a manos de bárbaros. Yo lo he dicho.”» Oráculo del Señor.

Salmo

Dt 32,26-27ab.27cd-28.30.35cd-36ab R/. Yo doy la muerte y la vida

Yo pensaba: «Voy a dispersarlos y a borrar su memoria entre los hombres.» Pero no; que temo la jactancia del enemigo y la mala interpretación del adversario. R/.Que diría: «Nuestra mano ha vencido, no es el Señor quien lo ha hecho.» Porque son una nación que ha perdido el juicio. R/.¿Cómo es que uno persigue a mil, y dos ponen en fuga a diez mil? ¿No es porque su Roca los ha vendido, porque el Señor los ha entregado? R/.El día de su perdición se acerca, y su suerte se apresura. Porque el Señor defenderá a su pueblo y tendrá compasión de sus siervos. R/.

Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Mateo 19,23-30

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Os aseguro que difícilmente entrará un rico en el reino de los cielos. Lo repito: Más fácil le es a un camello pasar por el ojo de una aguja que a un rico entrar en el reino de Dios.» Al oírlo, los discípulos dijeron espantados: «Entonces, ¿quién puede salvarse?» Jesús se les quedó mirando y les dijo: «Para los hombres es imposible; pero Dios lo puede todo.»Entonces le dijo Pedro: «Pues nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido; ¿qué nos va a tocar?» Jesús les dijo: «Os aseguro: cuando llegue la renovación, y el Hijo del hombre se siente en el trono de su gloria, también vosotros, los que me habéis seguido, os sentaréis en doce tronos para regir a las doce tribus de Israel. El que por mí deja casa, hermanos o hermanas, padre o madre, mujer, hijos o tierras, recibirá cien veces más, y heredará la vida eterna. Muchos primeros serán últimos y muchos últimos serán primeros.»

Reflexión del Evangelio del día

El libro del profeta Ezequiel recoge este pensamiento: Se hinchó tu corazón, y dijiste: ‘Soy Dios, entronizado en solio de dioses en el corazón del mar’, tú que eres hombre y no dios; te creías listo como los dioses.

A veces la arrogancia, nos hace creer que tenemos un gran poder en esta vida por encima de todo y de todos: nos creemos más listos que otros, o más sabios, creemos que por tener experiencia de algo ya lo sabemos todo y dejamos de escuchar a Dios y a los hombres, y creemos que nuestro trono está en medio de la inmensidad del mar.

Erramos cuando nos dejamos guiar por esa arrogancia. Algo en la vida nos hará situarnos en nuestra pequeñez. Ni la juventud con su ímpetu y fuerza, ni la vida adulta con su experiencia podrán superar la inmensidad del mar. Ni siquiera somos poseedores de una ínfima parte de ese mar, todo se escapa de nuestras manos. Nos pavoneamos engreídos porque creemos en nuestras solas fuerzas sin necesidad de Dios.

Sin embargo, cuando viene la debilidad, cuando la vida se muestra con toda su crudeza en la precariedad laboral, en la enfermedad, en las turbulencias violentas de las relaciones nos sentimos desgraciados, sin fuerzas, precarios. ¿A quién acudirás para encontrarte? ¿No es Dios una posibilidad para tu salvación? ¿No estás dispuesto? ¿Quién estará para ayudar a salir de tu error?

Tras muchas de nuestras arrogancias se esconden muchos trastornos de la personalidad, que paradójicamente despersonalizan al ser humano. Detrás de estos trastornos se esconden una reafirmación personal alimentados por el miedo. Se huye de Dios por miedo, y se niega a Dios por miedo. Otras veces la razón de esta huida es una visión egoísta del desamparo: como Dios no me ha ayudado como yo quería… o no he visto que Dios me salvara en tal situación…

¿Cuántas veces Dios ha estado salvando y ayudando sin que nos hayamos percatado de ello? A veces renunciamos a la fe, porque alguien de la Iglesia no ha dado el testimonio suficiente para mantenerme en ella. Pero eso es echar balones fuera de mi responsabilidad a la hora de creer. La fe es una adhesión libre a Dios. El verdadero reto está en decir, a pesar de todo, CREO. Pero la fe no es un pesar, es más bien el ejercicio libre y liberador de los pesares. El pasado no se resuelve enterrándolo simplemente, sino en liberarme del dolor y el sufrimiento que en mi vida ha provocado. El pasado liberado es un presente reconciliado con una visión positiva de la vida. Dios me sigue amando, porque Él es fiel.

El Evangelio de Mateo Jesús advierte a los ricos que ponen su corazón y su felicidad en las riquezas, porque empequeñecen su vida y su capacidad de amar. No todo en esta vida son riquezas.

Pedro se pregunta, ¿entonces quién puede salvarse? En el Evangelio se dice que, aquellos que han sido capaces de dejarlo todo, esos recibirán cien veces más.

En este Evangelio no es que se impida la felicidad a los ricos, ni tampoco se niega su salvación. Jesús propone un reto para todos. ¿Quién es capaz de dejarlo todo por mí y el Reino de Dios? Dejarlo todo es dejar no sólo lo que me impide acceder a Dios, sino también toda actitud que me impide acceder a los hermanos como la arrogancia. También puede negar el acceso a Dios el pasado no superado. La vida no consiste en negar el pasado sino en superarlo.

En las redes sociales se encuentra de todo, muchas veces basura, pero hoy me encontré en una red social con este pensamiento de Cohen que nos puede valer también para Dios: “No borres ningún día de tu vida. Los días bellos te han dado felicidad. Los malos te han dado experiencia. Y los peores te han enseñado a vivir”. ¿Por qué queremos borrar a Dios de nuestra vida? ¿Eres capaz de vivir con Dios sin negarlo?

Fr. Alexis González de León O.P.
Convento de San Pablo y San Gregorio (Valladolid)
Enviar comentario al autor/a

Volver arriba

 Miércoles   22 de Agosto de 2018  

“Los últimos serán los primeros”

Hoy celebramos: Santa María Reina (22 de Agosto)

Primera Lectura

Lectura de la profecía de Ezequiel (34,1-11):

Me vino esta palabra del Señor: «Hijo de Adán, profetiza contra los pastores de Israel, profetiza, diciéndoles: “¡Pastores!, esto dice el Señor: ¡Ay de los pastores de Israel que se apacientan a sí mismos! ¿No son las ovejas lo que tienen que apacentar los pastores? Os coméis su enjundia, os vestís con su lana; matáis las más gordas, y las ovejas no las apacentáis. No fortalecéis a las débiles, ni curáis a las enfermas, ni vendáis a las heridas; no recogéis a las descarriadas, ni buscáis las perdidas, y maltratáis brutalmente a las fuertes. Al no tener pastor, se desperdigaron y fueron pasto de las fieras del campo. Mis ovejas se desperdigaron y vagaron sin rumbo por montes y altos cerros; mis ovejas se dispersaron por toda la tierra, sin que nadie las buscase, siguiendo su rastro. Por eso, pastores, escuchad la palabra del Señor: ‘¡Lo juro por mi vida! –oráculo del Señor–. Mis ovejas fueron presa, mis ovejas fueron pasto de las fieras del campo, por falta de pastor; pues los pastores no las cuidaban, los pastores se apacentaban a sí mismos; por eso, pastores, escuchad la palabra del Señor. Así dice el Señor: Me voy a enfrentar con los pastores; les reclamaré mis ovejas, los quitaré de pastores de mis ovejas, para que dejen de apacentarse a si mismos los pastores; libraré a mis ovejas de sus fauces, para que no sean su manjar. Así dice el Señor Dios: “Yo mismo en persona buscaré a mis ovejas, siguiendo su rastro.”»

Salmo

Sal 22,1-3a.3b-4.5.6 R/. El Señor es mi pastor, nada me falta

El Señor es mi pastor, nada me falta:en verdes praderas me hace recostar;me conduce hacia fuentes tranquilasy repara mis fuerzas. R/.Me guía por el sendero justo,por el honor de su nombre.Aunque camine por cañadas oscuras,nada temo, porque tú vas conmigo:tu vara y tu cayado me sosiegan. R/.Preparas una mesa ante mí,enfrente de mis enemigos;me unges la cabeza con perfume,y mi copa rebosa. R/.Tu bondad y tu misericordiame acompañan todos los días de mi vida,y habitaré en la casa del Señorpor años sin término. R/.

Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Mateo 20,1-16

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos esta parábola: «El reino de los cielos se parece a un propietario que al amanecer salió a contratar jornaleros para su viña. Después de ajustarse con ellos en un denario por jornada, los mandó a la viña. Salió otra vez a media mañana, vio a otros que estaban en la plaza sin trabajo, y les dijo: “Id también vosotros a mi viña, y os pagaré lo debido.” Ellos fueron. Salió de nuevo hacia mediodía y a media tarde e hizo lo mismo. Salió al caer la tarde y encontró a otros, parados, y les dijo: “¿Cómo es que estáis aquí el día entero sin trabajar?” Le respondieron: “Nadie nos ha contratado.” Él les dijo: “Id también vosotros a mi viña.” Cuando oscureció, el dueño de la viña dijo al capataz: “Llama a los jornaleros y págales el jornal, empezando por los últimos y acabando por los primeros.” Vinieron los del atardecer y recibieron un denario cada uno. Cuando llegaron los primeros, pensaban que recibirían más, pero ellos también recibieron un denario cada uno. Entonces se pusieron a protestar contra el amo: “Estos últimos han trabajado sólo una hora, y los has tratado igual que a nosotros, que hemos aguantado el peso del día y el bochorno. Él replicó a uno de ellos: “Amigo, no te hago ninguna injusticia. ¿No nos ajustamos en un denario? Toma lo tuyo y vete. Quiero darle a este último igual que a ti. ¿Es que no tengo libertad para hacer lo que quiera en mis asuntos? ¿O vas a tener tú envidia porque yo soy bueno?” Así, los últimos serán los primeros y los primeros los últimos.»

Reflexión del Evangelio del día

Estamos llamados a ayudar

Al leer este texto es muy fácil que identifiquemos a los pastores con los sacerdotes, con los curas, con los consagrados…pero ¿Y si no fuera así? ¿Y sí yo soy uno de los llamados a guiar a las ovejas? ¿Y si, por casualidad, Dios me está llamando a ser pastor desde mi condición, desde mi trabajo, desde mi círculo de amigos? No olvidemos que todos estamos llamados a ser apóstoles, a predicar la Buena Nueva ¿De qué me sirve conocer la Palabra si no la difundo, si no la comparto? Sería muy egoísta por nuestra parte tener en nuestra mano las claves de la felicidad y guardárnoslas para nosotros, celosamente, como el avaro que cuenta sus monedas en soledad.

Dios, a través del Profeta Ezequiel, nos describe gráficamente cual debe ser nuestra actitud con quienes nos rodean: de entrega, de compartir lo que ya conocemos, de guías en este mundo tan confuso. Tú, que en este momento estás leyendo estas líneas, que acabas de leer la Palabra, al igual que yo estás llamado a ser testigo de Cristo en la tierra, en la medida de tus posibilidades, con los medios a tu alcance, sin miedo porque Dios está a tu lado para ayudarte. Hay muchas ovejas deseando ser cuidadas y conducidas por esos caminos y todos los que, de una manera u otra, tenemos la oportunidad de conocer a Dios estamos obligados a llevarlas a su lado. Seamos buenos pastores ayudando a Dios a llevar su plan a cabo para con el hombre. Es muy sencillo: solo tenemos que compartir lo que llevamos en nuestro corazón.

Todos somos iguales ante Dios

Cuántas veces le enmendamos la plana a Dios, cuántas veces, en nuestra pequeñez, pensamos que se ha equivocado con nosotros, que merecemos mucha mejor suerte que éste o aquél. Y es que no entendemos sus acciones, las vemos con los ojos del mundo. Todos somos semejantes ante Él, da igual cómo y cuándo le hayamos conocido, cuándo nos hayamos unido a su pueblo. Él es Padre, y para un padre todos los hijos son iguales. Hermosa parábola en labios de Cristo. Siempre que la leo termino sonriendo al comprobar lo equivocado que estoy, por mucho que crea que lo sé todo de Dios, de mi vida, de mis destinos…

Hay una frase que me parece clave: “¿O vas a tener tú envidia porque yo soy bueno?” La envidia ensucia el alma, la vuelve turbia, la embota. Siempre andamos comparándonos con los demás, valorando la suerte ajena, lamentándonos de la nuestra y no nos damos cuenta de que tenemos un tesoro entre las manos y no lo disfrutamos: ¡Somos hijos de Dios! ¡Todos por igual! Cristo vino a salvarnos a todos sin excepción, nos abrió las puertas de la Gloria de par en par ¡a todos! Al final este pasaje del Evangelio lo podemos resumir en una cosa: la afición que tenemos de juzgar según nuestro criterio, sin pensar en que ha podido llevar a alguien a actuar de una determinada manera. Y con nuestro Padre Dios nos equivocamos, sencillamente no podemos llegar a entender sus planes; pero podemos estar completamente seguros de que son los mejores para nosotros.

Hoy celebramos a La Virgen María Reina ¿Acaso crees que ella entendió del todo lo que Dios le proponía? Y sin embargo no se cuestionó nada y ahí la tenemos: Reina y Madre de toda la humanidad. Pues sigamos su ejemplo y dejémonos llevar por lo que Dios quiere para nosotros.

D. Luis Maldonado Fernández de Tejada, OP
Fraternidad Laical de Santo Domingo, de Almagro
Enviar comentario al autor/a

Volver arriba

 Jueves   23 de Agosto de 2018  

“Tengo preparado el banquete”

Hoy celebramos: Santa Rosa de Lima (23 de Agosto)

Primera Lectura

Lectura de la profecía de Ezequiel 36,23-28:

Así dice el Señor: «Mostraré la santidad de mi nombre grande, profanado entre los gentiles, que vosotros habéis profanado en medio de ellos; y conocerán los gentiles que yo soy el Señor –oráculo del Señor–, cuando les haga ver mi santidad al castigaros. Os recogeré de entre las naciones, os reuniré de todos los países, y os llevaré a vuestra tierra. Derramaré sobre vosotros un agua pura que os purificará: de todas vuestras inmundicias e idolatrías os he de purificar. Y os daré un corazón nuevo, y os infundiré un espíritu nuevo; arrancaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne. Os infundiré mi espíritu, y haré que caminéis según mis preceptos, y que guardéis y cumpláis mis mandatos. Y habitaréis en la tierra que di a vuestros padres. Vosotros seréis mi pueblo, y yo seré vuestro Dios.»

Salmo

Sal 50,12-13.14-15.18-19 R/. Derramaré sobre vosotros un agua pura que os purificará de todas vuestras inmundicias

Oh Dios, crea en mi un corazón puro, renuévame por dentro con espíritu firme; no me arrojes lejos de tu rostro, no me quites tu santo espíritu. R/. Devuélveme la alegría de tu salvación, afiánzame con espíritu generoso: enseñaré a los malvados tus caminos, los pecadores volverán a ti. R/.

Los sacrificios no te satisfacen: si te ofreciera un holocausto, no lo querrías. Mi sacrificio es un espíritu quebrantado; un corazón quebrantado y humillado, tú no lo desprecias.R/.

Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Mateo 22,1-14

En aquel tiempo, de nuevo tomó Jesús la palabra y habló en parábolas a los sumos sacerdotes y a los ancianos del pueblo: «El reino de los cielos se parece a un rey que celebraba la boda de su hijo. Mandó criados para que avisaran a los convidados a la boda, pero no quisieron ir. Volvió a mandar criados, encargándoles que les dijeran: “Tengo preparado el banquete, he matado terneros y reses cebadas, y todo está a punto. Venid a la boda.” Los convidados no hicieron caso; uno se marchó a sus tierras, otro a sus negocios; los demás les echaron mano a los criados y los maltrataron hasta matarlos. El rey montó en cólera, envió sus tropas, que acabaron con aquellos asesinos y prendieron fuego a la ciudad. Luego dijo a sus criados: “La boda está preparada, pero los convidados no se la merecían. Id ahora a los cruces de los caminos, y a todos los que encontréis, convidadlos a la boda.” Los criados salieron a los caminos y reunieron a todos los que encontraron, malos y buenos. La sala del banquete se llenó de comensales. Cuando el rey entró a saludar a los comensales, reparó en uno que no llevaba traje de fiesta y le dijo: “Amigo, ¿cómo has entrado aquí sin vestirte de fiesta?” El otro no abrió la boca. Entonces el rey dijo a los camareros: “Atadlo de pies y manos y arrojadlo fuera, a las tinieblas. Allí será el llanto y el rechinar de dientes.” Porque muchos son los llamados y pocos los escogidos.»

Reflexión del Evangelio del día

Os daré un corazón de carne

Dios es Dios, no es como los hombres. Dios es amor y no sabe más que amar. Los hombres sabemos amar y lo contrario. Pero Dios siempre es fiel a su entraña más íntima, al amor. Hace una alianza de amor con su pueblo. El pueblo no es fiel a ese pacto. Da la espalda a Dios y se va detrás de otros dioses. Pero Dios no dejará de amar a su pueblo. Le recordará sus fallos, se enfadará con él, pero siempre guiado por el amor. Más allá de su enfado hará todo lo posible para que el pueblo vuelva a él, vuelva al pacto de amor que han sellado. “Derramaré sobre vosotros un agua pura que os purificará: de todas vuestras inmundicias e idolatrías os he de purificar”. Y no se contentará con lavar sus delitos. Les va a cambiar el corazón, su corazón de piedra por uno de carne, que sepa amar, y les regalará su espíritu para que impulsado por él sean capaces de seguir sus indicaciones y preceptos que les llevará a vivir en el amor y la alegría. “Vosotros seréis mi pueblo y yo seré vuestro Dios”.

Invitados al banquete de Cristo Jesús

Nos encontramos con una parábola de difícil interpretación en todos sus detalles, en los que no podemos entrar en estas pocas líneas: la reacción fuerte del rey ante los que no quisieron aceptar su invitación, el castigo intenso del que entró sin el traje de fiesta…

Pero sí queda patente la invitación del rey a su banquete, tanto a los primeros llamados como a los segundos. A la vista de la predicación y vida de Jesús, podemos afirmar que Jesús invita al banquete de su amistad a todos, la invitación al reino de Dios por él predicado es universal, a todos ofrece el regalo de que Dios sea su Rey y Señor. Jesús invita a este banquete porque sabe que ahí está el camino de salvación para todo hombre de todos los tiempos, ahí encontrará cualquier hombre el camino de vivir con sentido, con esperanza, con alegría. Los hombres tenemos la capacidad y la libertad de aceptar el regalo de Jesús o de rechazarlo. 

Santa Rosa nació en Lima en 1586 y murió en 1617. Fue canonizada en 1668, siendo la primera santa del continente americano. Desde muy joven siguió a Cristo Jesús, como a  su único Maestro y Señor, ante cierta oposición de sus padres. A los veinte años entró en la tercera Orden de Santo Domingo. Tuvo una intensa vida de oración. Principalmente, el  pueblo peruano la tiene una gran devoción.    

Fray Manuel Santos Sánchez
Convento de Santo Domingo (Oviedo)
Enviar comentario al autor/a

Volver arriba

 Viernes   24 de Agosto de 2018  

“Ven y verás”

Hoy celebramos: San Bartolomé (24 de Agosto)

Primera Lectura

Lectura del libro del Apocalipsis 21,9b-14:

El ángel me habló así: «Ven acá, voy a mostrarte a la novia, a la esposa del Cordero.» Me transportó en éxtasis a un monte altísimo, y me enseñó la ciudad santa, Jerusalén, que bajaba del cielo, enviada por Dios, trayendo la gloria de Dios. Brillaba como una piedra preciosa, como jaspe traslúcido. Tenía una muralla grande y alta y doce puertas custodiadas por doce ángeles, con doce nombres grabados: los nombres de las tribus de Israel. A oriente tres puertas, al norte tres puertas, al sur tres puertas, y a occidente tres puertas. La muralla tenía doce basamentos que llevaban doce nombres: los nombres de los apóstoles del Cordero.

Salmo

Sal 144,10-11.12-13ab.17-18 R/. Que tus fieles, Señor, proclamen la gloria de tu reinado

Que todas tus criaturas te den gracias, Señor, que te bendigan tus fieles; que proclamen la gloria de tu reinado, que hablen de tus hazañas. R/. Explicando tus hazañas a los hombres, la gloria y la majestad de tu reinado. Tu reinado es un reinado perpetuo, tu gobierno va de edad en edad. R/. El Señor es justo en todos sus caminos, es bondadoso en todas sus acciones; cerca está el Señor de los que lo invocan, de los que lo invocan sinceramente. R/.

Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Juan 1,45-51

En aquel tiempo, Felipe encuentra a Natanael y le dice: «Aquel de quien escribieron Moisés en la Ley y los profetas, lo hemos encontrado: Jesús, hijo de José, de Nazaret.» Natanael le replicó: «¿De Nazaret puede salir algo bueno?» Felipe le contestó: «Ven y verás.» Vio Jesús que se acercaba Natanael y dijo de él: «Ahí tenéis a un israelita de verdad, en quien no hay engaño.» Natanael le contesta: «¿De qué me conoces?» Jesús le responde: «Antes de que Felipe te llamara, cuando estabas debajo de la higuera, te vi.» Natanael respondió: «Rabí, tú eres el Hijo de Dios, tú eres el Rey de Israel.» Jesús le contestó: « ¿Por haberte dicho que te vi debajo de la higuera, crees? Has ver cosas mayores.» Y le añadió: «Yo os aseguro: veréis el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre.»

Reflexión del Evangelio del día

Los doce apóstoles del Cordero 

El lenguaje del texto acentúa la novedad del horizonte: cielo, tierra, monte… nuevos. La también nueva Jerusalén encierra un fecundo simbolismo. Con cierto sabor a expresiones del profeta Ezequiel, la fe de los cristianos perseguidos se ve alentada con esta esperanza de la nueva Jerusalén que no escatima grandiosidad para decirnos que grande será siempre la protección de Dios sobre los suyos. El número doce (tribus de Israel, apóstoles de Jesús) evoca al pueblo de Dios desde su origen en el pueblo elegido hasta la presente realidad de ser el Pueblo de Dios, concretada en los doce apóstoles de Jesús. La Jerusalén celestial se caracteriza por la ausencia de santuario, pues no hace falta erigir en ella templo alguno por la sencilla razón que el Señor Dios y el Cordero son su templo. La reiteración del número doce en el conteo de los elementos que la construyen no hace sino resaltar la fundamentación apostólica de la nueva Jerusalén; en ella Dios no será objeto de culto, sino el mismo lugar de culto. La nueva Jerusalén se ha convertido en templo, es decir, presencia viva de Dios con sus elegidos; y en este templo, el Cordero, el Cristo muerto y resucitado, el punto de encuentro de Dios con los hombres.

Ven y verás

Natanael (don de Dios) tiene una presentación por parte de Jesús bastante atinada. La apretada vivencia de llamada, seguimiento, fe, promesa van decantándose en el encuentro con el mismo Jesús de Nazaret. De Natanael se dice que es auténtico israelita, para a continuación dar espacio a la fe y a la confesión de la misma, con esa sugerente promesa la gloria de Dios. Natanael es descrito como buen creyente; ha respondido presto a la llamada y se ha integrado al grupo de las promesas. Como buen seguidor del Maestro, manifiesta una fe que va más allá de lo que ve, que se consolida con la fuerza y gracia del encuentro con quien le ha llamado. Una vez más, Jesús de Nazaret funge como pontífice, puente entre Dios y los hombres, a los que lleva el recado de gracia y misericordia para que todo el que busca al Señor pueda vivir de la Palabra salvadora. Cristo, ruta de ida y vuelta entre Dios y los hombres por la que transitamos todos los que, por necesitados de gracia, buscamos la ternura misericorde de Dios que nos restaura y anima. ¿Condiciones previas para el apostolado y el servicio? Estar a la escucha, ser llamado y responder con todas las energías para empeñarnos en traducir en la historia diaria la Palabra salvadora. No otra cosa es la gloria de Dios desde nuestra condición de seguidores del Maestro.   

Bartolomé, introducido por el también apóstol Felipe, era natural de Caná de Galilea; varias tradiciones dicen de él que predicó en la India y convirtió al rey Armenia. Con su vida ratificó el seguimiento fiel del Señor.

Según el ven y verás ¿recelamos de que nos conozcan como somos o preferimos cultivar la imagen, el postureo?

Fr. Jesús Duque O.P.
Convento de Santo Domingo de Scala-Coeli (Córdoba)
Enviar comentario al autor/a

Volver arriba

 Sábado   25 de Agosto de 2018  

“El mayor entre vosotros será quien sirva a los demás”

Primera Lectura

Lectura de la profecía de Ezequiel 43,1-7a:

En aquellos días, el ángel me condujo a la puerta oriental: vi la gloria del Dios de Israel que venia de oriente, con estruendo de aguas caudalosas: la tierra reflejó su gloria. La visión que tuve era como la visión que había contemplado cuando vino a destruir la ciudad, como la visión que había contemplado a orillas del río Quebar. Y caí rostro en tierra. La gloria del Señor entró en el templo por la puerta oriental. Entonces me arrebató el espíritu y me llevó al atrio interior. La gloria del Señor llenaba el templo.Entonces oí a uno que me hablaba desde el templo –el hombre seguía a mi lado–, y me decía: «Hijo de Adán, éste es el sitio de mi trono, el sitio de las plantas de mis pies, donde voy a residir para siempre en medio de los hijos de Israel.»

Salmo

Sal 84,9ab.10.11-12.13-14 R/. La gloria del Señor habitará en nuestra tierra

Voy a escuchar lo que dice el Señor:«Díos anuncia la paz a su pueblo y a sus amigos. »La salvación está ya cerca de sus fieles,y la gloria habitará en nuestra tierra. R/.La misericordia y la fidelidad se encuentran,la justicia y la paz se besan;la fidelidad brota de la tierra,y la justicia mira desde el cielo. R/.El Señor nos dará la lluvia,y nuestra tierra dará su fruto.La justicia marchará ante él,la salvación seguirá sus pasos.R/.

Evangelio de hoy

Lectura del santo evangelio según san Mateo 23,1-12

En aquel tiempo, Jesús habló a la gente y a sus discípulos, diciendo: «En la cátedra de Moisés se han sentado los escribas y los fariseos: haced y cumplid lo que os digan; pero no hagáis lo que ellos hacen, porque ellos no hacen lo que dicen. Ellos lían fardos pesados e insoportables y se los cargan a la gente en los hombros, pero ellos no están dispuestos a mover un dedo para empujar. Todo lo que hacen es para que los vea la gente: alargan las filacterias y ensanchan las franjas del manto; les gustan los primeros puestos en los banquetes y los asientos de honor en las sinagogas; que les hagan reverencias por la calle y que la gente los llame maestros. Vosotros, en cambio, no os dejéis llamar maestro, porque uno solo es vuestro maestro, y todos vosotros sois hermanos. Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra, porque uno solo es vuestro Padre, el del cielo. No os dejéis llamar consejeros, porque uno solo es vuestro consejero, Cristo. El primero entre vosotros será vuestro servidor. El que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.»

Reflexión del Evangelio del día

Habitaré para siempre en medio de los israelitas

Durante estas últimas semanas venimos escuchando al profeta Ezequiel. Sus relatos, en forma de visiones, tienen por centro el templo de Jerusalén, lugar por exelencia, según las creencias de su tiempo, de la presencia de Dios: La gloria de Dios, en expresión suya.

Ezequiel recibió del Señor la misión de consolar al pueblo cautivo en Babilonia, prometiéndoles un porvenir mejor, de prever el fin del destierro. Y como hemos leido hoy, Dios le comunicó la gran promesa: habitaré para siempre en medio de los israelitas. Promesa que Dios cumplirá en la persona de su Hijo. Jesús es el “Dios con nosotros”. Es “el sol que nace de lo alto”, es la gloria de Dios que entra en el templo “por la puerta oriental”. Él nos hizo la misma promesa que Yahvé hizo a los israelitas, “yo estaré con vosotros todos los días hasta el fin del mundo”.

Cristo, en quien creemos y a quien seguimos, es el nuevo Templo, donde habita la Gloria de Dios. Cada día viene a nosotros en la Eucaristía y nos da la oportunidad de recibirlo en  la Palabra y en su Cuerpo y Sangre, como alimento para una vida nueva.

Israel recibió el anuncio del fin del exilio y la reconstrucción del templo, sin hacer nada de su parte. Igual nosotros, sea cual sea la situación en que nos encontremos, personal o comunitaria, tenemos que confiar siempre en que, al menos por parte de Dios, la historia puede recomenzar cada vez.

El mayor entre vosotros será quien sirva a los demás

Jesús es duro al criticar la hipocresía de los fariseos y los maestros de la ley, que cuidan más las apariencias que el ser y que todo lo hacen para ser honrados y aplaudidos.

Jesús advierte a sus discípulos, y nos advierte a nosotros, para que no caigamos en la misma tentación de vivir una doble vida. Jesús quiere que sus seguidores sean auténticos, que sus palabras estén avaladas con su vida. El mundo necesita testigos, no maestros, como decía el Beato Pablo VI: “el hombre contemporáneo escucha más agusto a los que dan testimonio que a los que enseñan”. Y no nos engañemos, la gente tiene un “olfato muy fino”, aunque no sean creyentes, distinguen muy bien cuando se habla de teoría y cuando se habla desde la experiencia de vida.

Jesús, en el evangelio de hoy, nos enseña el camino a seguir para ser verdaderos discípulos suyos. Su lógica es totalmente opuesta a la de los fariseos. Para Jesús la verdadera grandeza en la comunidad cristiana consiste en ser pequeño, y la verdadera gloria, en servir con humildad. Todos somos hermanos. Cristo es el único Maestro, y Dios es nuestro Padre.

Que el Señor nos ayude a descubrir lo que en nuestra vida hay de hipocresía y nos dé la gracia de buscar humildemente la Verdad y vivirla fielmente en el Amor.

None MM. Dominicas
Monasterio de Sta. Ana (Murcia)
Enviar comentario al autor/a

Volver arriba

¿Te ha gustado? Compártelo en:

twitter
facebook

Estás suscrito al servicio del Evangelio del día del portal de los dominicos (Orden de Predicadores).

Este email se ha enviado a tu correo manuelalc@gmail.com. ¿Por qué lo he recibido?

Si no deseas seguir recibiendo estos correos, puedes darte de baja cancelando la suscripción.

También puedes actualizar las preferencias de suscripción.

No respondas a este correo. Esta dirección de email no admite respuestas.

Puedes ponerte en contacto con nosotros para cualquier duda o sugerencia a través del formulario de contacto.

dominicos
Dominicos · c/ Juan de Urbieta, 51 · Madrid, Madrid 28007 · Spain

Enviado a través de:

Publicado en Predicación Dominicos | Etiquetado , | Deja un comentario